La reválida de las hormonas

Han vuelto. Un estudio estadounidense demonizó algunas de estas sustancias en 2002. Pero nuevas investigaciones las defienden. Entre otras cosas, ayudan a conciliar el sueño y atrasan el envejecimiento.

Hormonas, pastillas

Foto: Gtres

La alarma saltó hace un decenio. Un trabajo del Women’s Health Initiative (WHI) relacionó la Terapia Hormonal Sustitutiva (THS) con el cáncer. «Pero esos informes procedían de EE UU donde se tomaba otro tipo de preparados y donde hay un índice de obesidad más alto», matiza Ignacio Cristóbal García, jefe de Obstetricia y Ginecología del Hospital Sanitas de La Zarzuela. La obesidad, por cierto, se relaciona con una mayor probabilidad de cáncer.

«Las hormonas que empleaban en EE UU eran de origen animal. No eran muy efectivas. En Europa se fabrican sintéticas desde hace años. Nuestras sustancias son naturales e idénticas a las humanas. Su nombre técnico es estradiol», informa Antonio Gosálvez, jefe de la Unidad de Ginecología Reproductiva del Hospital Quirón de Madrid. «Pero el informe demonizó la THS y se dejó de emplear en medio mundo», afirma García.

Han vuelto. Y no solo las relacionadas con la menopausia. La melatonina, conocida como la hormona del sueño, es uno de los secretos de las famosas. No solo permite dormir mejor; también atrasa el envejecimiento cutáneo. «Estamos en el momento perfecto. La medicina es como un péndulo. Antes del informe de 2002, se administraba la THS a casi todas las mujeres menopáusicas. Después, se abandonó. Y hoy, con más información, se recomienda solo en algunos casos y en dosis más bajas», informa García.

Lo mismo sucede al otro lado del Atlántico. La presentadora Oprah Winfrey defiende una «nueva» terapia; la bioidéntica. «Son hormonas sintéticas como las europeas. Pero se han rebautizado bioidénticas porque suena mejor», explica Gosálvez. El futuro pinta bien: la Universidad de Pisa, por ejemplo, acaba de elaborar una píldora para luchar contra la pérdida del apetito sexual.

01. A DORMIR CON MELATONINA

La Agencia Española del Medicamento aprobó su uso en 2007. «No sé cómo sería mi vida sin melatonina. La tomo desde hace siete años», asegura Carmen Barriga, catedrática de Fisiología en la Universidad de Extremadura. También la investiga. «Solo se libera a oscuras y sirve para que hasta la última célula de nuestro cuerpo sepa que es de noche». Hay más. «Consolida la memoria, estimula la respuesta inmunológica y elimina los radicales libres; es decir, rejuvenece».

02. UNA RECETA CENTENARIA

El deterioro hormonal se frena no solo a base de pastillas, parches y cremas. Los médicos no se cansan de repetirlo: una dieta sana ayuda. Además, algunos alimentos tienen propiedades hormonales. «Los cereales, el tomate, el pescado o los frutos secos luchan contra el insomnio, tienen melatonina», indica Barriga. ¿Y el clásico vaso de leche con miel? «También. La leche es rica en triptófano, el aminoácido encargado de sintetizar esta sustancia», asegura.

03. ADIÓS, TRISTEZA

El síndrome premenstrual es uno de los grandes desconocidos. Hasta la década de los 50, y gracias a las investigaciones de Katharina Dalton que lo desmintió, se pensaba que era fruto de la imaginación de las mujeres. La Universidad de Umeå (Suecia) acaba de poner una pica en Flandes. Sus científicos han identificado la hormona responsable del trastorno: la allopregnanolone. «Es el primer paso para desarrollar un tratamiento», asegura el doctor Timby.

04. ¿LA VIAGRA FEMENINA?

El 98% de las mujeres asegura que tomarían un fármaco si existiera para combatir su inapetencia sexual, según un informe de la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva. Un grupo de investigadores de la Universidad de Pisa publicó el pasado diciembre un estudio muy esperanzador en la revista de la Sociedad Internacional de la Menopausia. Los científicos demostraron que la hormona DHEA mejora la vida sexual.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa