La homofobia que ahoga a Hollywood

Un estudio denuncia la caricaturización de la comunidad LGBT en las películas y censura la irrelevancia de los personajes homosexuales en las grandes producciones.

coverok

Foto: Cordon Press

La fábrica de sueños que santifica los finales felices se rige por las mismas normas sociales y clichés de gran parte de la sociedad. Así lo asegura al menos el informe que cada año publica GLAAD (Gay and Lesbian Alliance Against Defamation), la organización estadounidense que desde 1985 vela por "el adecuado tratamiento de la diversidad en los medios de comunicación y la industria del entretenimiento". En su último análisis denuncia la falta de rigor de las grandes productoras a la hora de representar a la comunidad LGBT y censura la intrascendencia de los personajes homosexuales en las tramas. Estas conclusiones llegan tras haber analizado el fondo y la forma del centenar de películas estrenadas en 2013 por las siete grandes compañías que dominan el 90% del negocio (Fox, Lionsgate, Disney, Paramount, Universal, Sony Columbia y Warner).

Según el informe de GLAAD, de los 102 filmes estrenados por los citados estudios, tan solo diecisiete cuentan con personajes homosexuales, bisexuales o transgénero. Esta inclusión, sin embargo, no garantiza nada, pues la mayoría de los papeles constituyen una "vergonzosa representación que raya en la difamación". Muchas de estas películas solo tocan de forma tangencial la realidad LGBT: el transexual encarcelado en La gran revancha o el mayordomo al que pilla en plena orgía Leonardo DiCaprio en El lobo de Wall Street. En ambos casos, el arquetipo no puede ser más desacertado. Otros ejemplos comprenden al policía gay y la pareja heterocuriosa de Somos los Miller, o el atormentado jefe de campaña de La Trama.

GLAAD también señala cuáles son las honrosas excepciones que esquivan su crítica. No se aceptan devoluciones, del mexicano Eugenio Derbez, habla de la batalla que libra un matrimonio divorciado por la custodia de su hija. La madre, lesbiana, y su pareja son las antagonistas, pero el tratamiento que reciben, según el informe, es correcto. Las películas de superhéroes son un erial para la diversidad sexual, aunque en la segunda entrega de Kick Ass, por ejemplo, uno de los personajes, el Hombre Insecto (Robert Emms), habla sin tapujos sobre su homosexualidad. Resacón 3, por el contrario, contraviene todos los preceptos inclusivos por culpa de Leslie Chow, el personaje interpretado por el actor Ken Jeong.

hollywood

Leslie Chow (Ken Jeong), segundo por la derecha, con el reparto de ‘Resacón 3’.

Cordon Press

El informe se sirve del test Vito Russo, que mide el grado de normalidad en base a los criterios que propuso hace dos décadas el cofundador de GLAAD y activista neoyorquino que da nombre al examen: los filmes que pasan la criba deben contar con algún papel homosexual o transgénero que tenga sentido no solo por su condición sino porque desempeña una labor fundamental en el argumento. Además de señalar los aciertos y desaciertos de las producciones, se atreven con algunas recomendaciones: "No basta con incorporar un número sustancial de papeles de corte LGBT, también se deben equilibrar las fuerzas entre el hombre y la mujer, proteger la diversidad racial y cultivar la disparidad de orígenes o clase social".

El análisis suscribe las conclusiones de otros informes publicados recientemente con relación al tratamiento sesgado que reciben las minorías o las mujeres en el cine de Hollywood. Ya lo dijeron la UCLA y la escuela de periodismo Annenberg de la Universidad de Southern California, que el sexo femenino no goza del mismo protagonismo que el masculino; y que negros, hispanos y orientales ocupan un puesto residual a la hora de diseñar un casting. Afortunadamente el cine independiente puede presumir de haber sabido expiar la falta de tacto de los grandes estudios. Que se lo pregunten a Jared Leto, quien en su discurso de agradecimiento tras obtener el Oscar al mejor actor de reparto por Dallas Buyers Club dedicó la estatuilla "a todas aquellas personas que han sido discriminadas por razones afectivas o de identidad". Por no hablar del esfuerzo que lleva a cabo la televisión, que en este caso muestra algo más de sensibilidad a la hora de abordar esas realidades. Hace dos semanas nominaron a la actriz transgénero Laverne Cox a un premio Emmy por su papel en Orange is the new black. A la vista está que la batalla en Hollywood se presenta ardua. Quizás encuentren la respuesta si no se desvían del camino de las baldosas amarillas.

laverne cox

La actriz transgénero Laverne Cox ha sido nominada al Emmy por su papel en ‘Orange is the new black’.

Cordon Press

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa