Julio Romero de Torres pintó a la mujer Laguna

Una procesión de vestidos largos y negros, asimétricos, con filigranas de cristales, flores y volantes.

Laguna

Suenan las trompetas por Hannibal Laguna y resuenan unos compases que suenan a Semana Santa; así, de entrada, empieza la procesión de vestidos largos y negros, asimétricos, con filigranas de cristales, flores y volantes empastados sobre los hombros.

Entonces aparecen las mantillas joya, y el palmeo, y hasta a la danesa Iris Strubegger se le van las caderas aunque vaya de viuda negra. Es raro, pero poco aplaude un front row que normalmente se epata ante el corte y rasga de Laguna. Extraño porque sus vestidos empiezan a ganar volumen y descocarse, poco a poco se superponen texturas y descuelgan. Los faldones ya caen en cascada, las colas se rizan sin llegar a arrastrarse y el color oro hace su entrada triunfal en bordadas piezas.

Laguna

Gtres

Laguna

Gtres

Laguna

Gtres

Laguna

Gtres

Laguna

Gtres

Laguna

Gtres

Laguna

Gtres

Laguna

Gtres

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa