¿Indignarse porque Luis Suárez dice que «el fútbol es para hombres»? No es para tanto

"Reconozcamos lo casposo y anacrónico de la expresión", apunta en esta columna Ana Rosa Maza, integrante de Detacón, el colectivo que busca visibilizar el fútbol en femenino.

Luis Suárez

La masculinidad troglodita de Luis Suárez: callar ante la violencia que ocurre en el campo de juego, porque "los hombres" de verdad no la verbalizan. Así es el fútbol "para hombres" del jugador del Barça. Foto: Cordon Press

“Esto es fútbol PA-RA-HOM-BRES, a ver si queda claro, para hombres, y queda todo ahí”. La frase no tiene desperdicio. En general estas declaraciones del futbolista Luis Suárez son un intento poco elaborado de responder a las preguntas de los periodistas sobre la foto que Filipe Luis colgó en su cuenta de Instagram, en relación a un patadón que el uruguayo le propinó durante el partido. (Bienvenidos al Nuevo nuevo periodismo). Al margen del interés mediático del asunto, no es de extrañar que Suárez respondiera como lo hizo. Imagino que, como tantos otros hombres y mujeres, Suárez habrá escuchado toda la vida cosas como “esto es para hombres”, “aquello es de mujeres”, “los hombres pueden”, “las mujeres deben”. Normal.

De todo este asunto casi lo que menos me molesta es la literalidad de las palabras del uruguayo. Cuando vi el vídeo, en mi cabeza aparecía la imagen de Suárez diciendo “el fútbol es PA-RA-HOM-BRES” y a continuación un grito gutural en modo hombre de las cavernas “uuuuuuuuuhhhuuuhh”. Será que estamos en época de berrea…

Es como si mi cerebro hubiera caricaturizado el objeto de la polémica (la frase) para centrarse en otros elementos que subyacen y que son igual o más importantes.

Como no conozco a Luis Suárez voy a concederle el beneficio de la duda y presuponer que no es machista y que en realidad no cree que el fútbol sea sólo una cosa de tíos (“uuuuuuuuuhhhuuuhh”). Partiendo de este supuesto, la única opción que queda es que no pensó antes de hablar. Dado el tiempo que lleva expuesto a los medios de comunicación, debería tener más que aprendida esta regla de oro, aplicable, por otra parte, a todos los aspectos de la vida. Y no es tan difícil. De hecho, no tenía ni que formular una idea que sustituyera a LA FRASE. Era tan sencillo como no decirla. Si prueban a eliminarla de las declaraciones que hace el jugador, comprobarán que no aporta nada en absoluto y que el mensaje con o sin frase es el mismo…

Era de esperar que las declaraciones tuvieran una respuesta por parte de las futbolistas. Reconozcamos lo casposo y anacrónico de la expresión. Como se ha dicho estos días que en pleno siglo XXI el discurso esté en este nivel resulta descorazonador.

Brenda Pérez, jugadora del Espanyol, respondió al jugador con un mensaje por Twitter.

 

Las respuestas que cosechó el tuit de la jugadora son sobrecogedoras, la facilidad con la que se le ataca: justificaciones a las declaraciones de Suárez, amonestaciones a Pérez por exagerada, acusaciones de querer hacerse famosa a costa de la polémica, insultos, que no quiso decir eso, que fue sólo una expresión, que si no lo entiende que se lo haga mirar.

De Twitter a otros medios de comunicación: webs, prensa deportiva, los informativos del mediodía. Al margen de algún que otro artículo, por lo general el fútbol femenino (el club Santa Teresa también respondió al uruguayo) aparece en los titulares como el responsable de fomentar la polémica: Luis Suárez se lleva un tirón de orejas del fútbol femenino, Una jugadora del Espanyol carga contra Luis Suárez, Luis Suárez está en el ‘ojo del huracán’ por declarar: El fútbol es para hombres, El fútbol femenino se rebela contra las palabras de Luis Suárez. ¡Qué exageración! Si fue sólo una forma de responder a Filipe Luis.

Lo más fácil hubiera sido no responder, como Zidane. Que cuando le preguntaron en rueda de prensa por las declaraciones de Suárez, confesó tener un “bruf” en la cabeza y que aunque lo fácil era no contestar, no lo iba a hacer; para terminar con unas risitas y carcajada generalizada en la sala de prensa.

Mejor dejarlo pasar, debió pensar también el club, que en esos mismos momentos andaba ocupado en responder, esta vez sí, a las declaraciones de Bauza acerca de Messi y sobre si lo hacen jugar demasiado y luego llega tocado a los partidos con la selección. Con qué facilidad se hacen declaraciones cuando el tema interesa.

La misma facilidad que existe para no significarse cuando no conviene, para ser compadres, en una especie de corporativismo de café, copa y puro por el que yo no digo nada sobre algo polémico en lo que tú te veas envuelto, no vaya a ser que algún día me toque a mí y me vaya a quedar con el culo al aire y sin nadie que me cubra.

Porque total, si no tenía ninguna intención, no quiso decir eso, no es para tanto.

*Ana Rosa Maza es integrante de DETACÓN, el proyecto que persigue un cambio de perspectiva en torno a los discursos de las mujeres y el fútbol y la creación de una identidad común en el fútbol femenino. Su libro, ‘Remontada’, visibiliza a esos 40 millones de mujeres futbolistas y un 40% de la afición femenina, con historias de jugadoras y entrenadoras, de aficiones entregadas y madres imbatibles. Se puede comprar, aquí.

Portada de 'Remontada', el libro del colectivo DETACÓN.

Portada de ‘Remontada’, el libro del colectivo DETACÓN. Foto: libros.com

 

Etiquetas: |
  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa