La historia detrás del ‘tea dress’, el vestido de abuela que arrasa este verano

Las marcas más cool han convertido al vestido vintage por excelencia en la prenda fetiche del momento. Su curioso origen no tiene nada ver con el verano: se llevaba para tomar el té.

tea dress

Foto: Reformation

Huele a vintage y evoca cierta elegancia del pasado, pero de antiguo solo tiene el diseño. Por su escote en pico, las mangas o el talle ajustado es imposible no rescatar de la memoria las fotos de tu abuela en su juventud. Y es precisamente ese vestido delicado el que han decidido convertir las marcas más imitadas del momento en el fetiche del verano.

Tras haber llevado sus cómodos zapatos, no era de extrañar que acabásemos por desempolvar del armario de la yaya el llamado ‘tea dress’, una de sus prendas más versátiles y favorecedoras. Firmas como Reformation lo saben muy bien: más allá de sus invitadas de boda, la enseña norteamericana propone creaciones con las que no es difícil imaginarse por la campiña francesa o disfrutando del ‘dolce far niente’. Además de los tonos lisos, incluye el omnipresente vichy y deliciosos estampados como lunas o cerezas.

tea dress

Los diseños con cerezas son muy comunes , como muestran HVN y Reformation.

tea dress

Diseños de HVN, Réalisation y Reformation.

Las it-girls y sus respectivas marcas también han sabido ver el filón en el vestido de abuela. Las flores y los lunares son dos motivos presentes en las prendas de Réalisation, al igual que los diseños que se pueden encontrar en la tienda online de Rouje. Desde su firma, Harley Viera-Newton ha conseguido que celebrities como Selena Gómez, Katy Perry o Emily Ratajkowski no se quiten sus piezas caracterizadas por pequeños y coloridos ‘prints’ retro.  Aunque más tímidamente, el low-cost también ha querido apostar al caballo ganador con vestidos lisos y estampados que pueden encontrarse en Zara, Mango o Topshop.

tea dress

De izq. a dcha. : Mango, Zara y Topshop.

Los 40, sus años dorados

La década de los 40 supuso una de las épocas más significativas para el tea dress. En Making vintage 1940’s clothes for womenSarah Magill explica que los ‘tea dresses’ incluían una pieza de tela a la cintura que unía la falda y el cuerpo del vestido, a veces «fruncidos».  Este diseño varía influido en enorme medida por la Segunda Guerra Mundial, que acabó por dar forma a esos vestidos de Marilyn Monroe, Rita Hayworth o Liz Taylor.

tea dress

De izq. a dcha: Ava Gardner, Marilyn Monroe y Liz Taylor. Foto: Getty

En 1940 entró en vigor la limitación de suministros, que regulaba la cantidad de tejido que se podía utilizar en la producción textil. Con las cartillas de racionamiento y los cupones presentes, se creó una una moda utilitaria de inspiración militar cuya máxima aspiración era ser práctica. Hasta la Cámara de Comercio británica pidió a la Sociedad de Diseñadores de moda de Londres su colaboración para crear una línea utilitaria a fin de convencer a las mujeres de que la austeridad podía ser chic. Norman Hartnell, el maestro del armario real de la reina Isabel II, fue uno de los creadores  que acabó diseñando elegantes vestidos utilitarios.

Entre las medidas, se prohibieron las cremalleras, que se sustituyeron por corchetes o ganchos, se acortaron las faldas y se utilizaron estampados pequeños para hacer casar más fácilmente las costuras, lo que permitía ahorrar metros de tela.

tea dress

A finales de los 40 la cintura de los vestidos se estrechará todavía más por influencia del ‘New Look’ de Dior. Foto: Getty

El debilitamiento de la moda parisina dio paso al surgimiento del ‘look americano’ con nombres como Claire McCardell, conocida como la «madre de la moda deportiva estadounidense». Su máxima era la practicidad, y creó bellas prendas funcionales que se adaptasen al estilo de vida de la mujer. Uno de sus mayores éxitos fue el ‘pop-over dress‘, un vestido definido como «utilitario» con el que respondió en 1942 a la petición de Harper’s Bazaar: una prenda que fuese apta tanto para las labores del hogar como para salir a la calle.

tea dress

La guerra y la escasez obligó a una moda utilitaria caracterizada por prendas funcionales como las que creó Claire McCardell en EEUU (dcha). Foto: Getty

tea dress

Vestido y figurín de la década de los 40. Foto: Getty

Esa misma intención impregnó los vestidos de posguerra, momento en el que la mujer volvió a asumir el papel de ama de casa. Con el influjo irresistible de la silueta ‘New Look’, revistas de moda como Votre Mode se llenaron de figurines con cintura de avispa que proponían “vestidos de casa para mujeres prácticas y elegantes”. Se mezclaron diseños como el del tea dress y el vestido camisero, muy entallados en cintura y con amplias faldas. El concepto siguió vigente en las décadas posteriores, de mano de diseñadores como la birtánica Laura Ashley, que en los 80  reprodujo versiones de los ‘tea dresses’ de los años 30 y 40.

tea dress

El ideal de ama de casa de los 50 es que debía estar impecable también en el hogar. Por eso necesitaba prendas cómodas y prácticas sin perder estilo. Foto: Getty

tea dress

Vestidos de los años 50. Foto: Getty

¿De dónde surge su nombre?

Resulta curioso que un vestido tan presente en el imaginario colectivo sea uno de los grandes desconocidos. Alejado de la playa y de los viajes, tu vestido de verano favorito estaba destinado a otro propósito: tomar el té. Cuando a finales del s. XIX se creó la costumbre de tomar el té de­ la tarde, el protocolo y la etiqueta no tardaron en exigir un nuevo atuendo que se adaptase a esa nueva convención social. Nació el ‘tea dress’, el vestido más formal para andar por casa. En el primer capítulo de la corta vida de la serie Galerías Paradise (BBC), se hace alusión al «tea gown», un diseño que se «lleva sin corsé, para la comodidad y el disfrute diurno. Las delicadas líneas le dan un toque especialmente femenino. En Francia se conoce como cinq-a-sept» explicaba Denise, la protagonista, a la clienta a la que intentaba venderle vestido.

Denise, protagonista de ‘Galerías Paradise’, tratando de vender un ‘vestido de té’ a una clienta. Foto: Netflix

Gracias a sus formas seductoras y al uso de telas ligeras como el encaje, el chifón o el satén, permitía a la mujer moverse y conversar con sus invitados sin la opresión del incómodo corsé. Pronto se vinculó a las corrientes artísticas del momento y se dejó embaucar por la fiebre oriental que también casaba con la ropa de casa, como los kimonos. Era, en líneas generales, un elegante vestido de estar en casa cuya máxima aspiración era la comodidad. Con la entrada en el s. XX, se convirtió en el atuendo que las mujeres utilizaban, según Sarah McGuill, para acudir a los ‘dancing teas‘, la propia evolución del té de la tarde.

tea dress

El concepto de ‘tea-dress’ a finales del s. XIX para servir a una nueva costumbre social: el té de la tarde. Foto: Getty

tea dress

Rita Hayworth enfundada en un ‘tea dress’. Foto: Getty

tea dress

Hasta una jovencísima princesa Margarita de Inglaterra (dcha) sucumbió a los encantos de este vestido. Foto: Getty

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa