Guía práctica para aprender a envolver regalos como una profesional

Recopilamos ideas y tutoriales para conseguir ese regalo que enamore por dentro y sobre todo, por fuera.

Sí, nos gusta (mucho, mucho) recibir regalos. Y abrirlos. Pero si vienen con un envoltorio bonito, el paquete en cuestión nos entra por los ojos (incluso si a los dos días vamos a ir a cambiarlo). Lo bueno es que no se necesita ser el manitas de Art Attack para convertir tus presentes en carne del bonitismo de Pinterest o Instagram. Aquí tienes varias pruebas (y muchas ideas):

¿Por dónde empiezo a envolver esto?

El momento papel + tijeras + celo (mejor de doble cara) lo tenemos asimilado. El plus está en los detalles, como saber la manera en envolver un paquete sin gastar metros de papel. El secreto está en ponerlo en diagonal, manteniéndolo en paralelo a los cortes del papel. Eso es relativamente sencillo cuando nos enfrentamos a regalo rectangular pero, nos las vemos y nos las deseamos para salir airosos con las formas triangulares o circulares. Por suerte, Youtube tiene solución y tutorial para (casi) todo y esto no iba a ser menos.

Si lo que queremos es regalar una botella, mejor olvidarnos de cajas: la solución reside en utilizar a una tela que coseremos a ambos lados y en la base, a modo de bolsa (un saquito pequeño también es bastante recurrente). En él podremos pintar una frase especial, o en su defecto, utilizar la plancha para el transfer que queramos utilizar. Blogs de decoración como el de Lia Griffith ofrecen varias opciones descargables. Se remata con un lazo y ¡voilà! Perfecto.

Ante la dificultad, la tarjeta regalo a menudo es una opción muy socorrida. ¿Cómo darle una vuelta de tuerca? Con un sencillo tarjetero que podremos hacer nosotros mismos. Dos tapas de madera (u otro material rígido) decoradas  y unidas por dos tiras de cuero, como explican en este tutorial, serán suficientes.

Ideas para envolver una botella o una tarjeta de regalo

Ideas para envolver una botella o una tarjeta de regalo Foto: Instagram liagriffith/lovelyindeed

Faltan menos de dos horas, me he quedado sin lazo y sin celo, y la tienda está cerrada ¿Qué hago?

Que no cunda el pánico. Para aquellos casos extremos también podemos conseguir que el papel de regalo se quede en su sitio. El secreto está en saber cómo doblarlo. Y si nos falta el papel, del origami pasaremos al tsutsumi, el arte del packaging a la japonesa utilizando un pañuelo o con un trozo de tela.

¿Y si quiero marcarme un tanto con un papel especial?

El cielo es el límite. Podemos utilizar papel que tengamos por casa y doblarlo de una manera especial, como plisados originales, o podremos decorarlo nosotros mismos. Por ejemplo, los ‘sharpies’ y rotuladores dorados o plateados hacen maravillas en papeles oscuros. Y como somos adictos a Pinterest, también nos apuntamos a esos paquetitos marrones tan monos. Una base perfecta para decorar con pintura blanca y diferentes efectos de pincel como brochazos o dripping o sellos de distintas formas. Si no tenemos, se pueden hacer fácilmente con tapones de corcho de botella o incluso con patata. Puede quedar muy mono, pero no nos esperemos obras maestras. El tubérculo en cuestión no puede dar más de sí.

Para nivel de pro o avezados, la bloguera Geneva Vanderzeil propone en uno de sus últimos posts hacer una caja con forma de estrella 3D que también puede hacer las veces de decoración navideña. Necesitarás cartulina negra, una silueta en forma de estrella, tijeras y una regla para marcar los bordes. Tras hacer las dos estrellas de base y de tapa, metes el regalo y unes ambos. Ya está. Nadie te podrá hacer sombra.

estrella regalos

¿Y si personalizas tu regalo haciendo tú mismo la caja o pintando el papel? Foto: Instagram apairandaspare/ almostmakesperfect

Y ahora, a ponerlo (todavía) más bonito

El tipo de papel marrón tan Pinterest/hipster funciona muy bien con materiales igual de rústicos, como el cordel o la lana. Para darle más vida, podemos jugar con dos hebras de diferentes colores y enrollarlas en sí mismas, sujetando una tela intermedia o siluetas que podemos conseguir con los tapetes de papel para las tartas o diferentes formas simétricas que resultan de cortar con un poco de gracia un papel doblado. El washitape con distintos estampados es también un imprescindible, pero por separado, que queremos hacer un regalo mono, no barroco.

Saber decorar con un lazo bonito es todo un arte. Internet está plagado de tutoriales sobre diferentes tipos tanto si usamos tela como si recurrimos a otros materiales como el fieltro o el papel. Es la forma más corriente, pero no la única. Una alternativa muy atractiva es utilizar flores de papel o pompones de lana. Suena a McGyver, pero solamente necesitas un tenedor y mucha lana para conseguir un efecto de lo más resultón.

Ojo, no solo de lazos y bolas vive la decoración navideña. Hay otra forma por la que no tendrás que coger unas tijeras pero si irte hasta el Retiro o hasta tu parque más cercano. Los motivos vegetales, como las hojas, las piñas o las ramitas de pino (ni se te ocurra arrancarlas) son el culmen del bonitismo junto a esos llamativos cordeles. Hasta la canela en rama tiene su encanto, aprovecha lo que se te ocurra.

El toque final, ¿para quién es?

No se te olvide poner junto al lazo una pequeña etiqueta identificativa del receptor de tu regalo. Una pegatina con una foto de Instagram es una idea, pero lo normal es servirnos de una caligrafía bonita con su nombre. Si eso de la tipografía no es lo nuestro, hay diferentes webs y blogs que nos permiten descargar dibujos monos y divertidos mensajes directamente para imprimirlos. ¡Ya está! Tus regalos listos para enamorar por dentro y por fuera. Quien dijo que la belleza está en el interior se equivocaba, al menos en materia de tijeras y envoltorios de Navidad.

A little Christmas wishlist has just gone up on the blog! ????✨Link in my profile ????

A photo posted by Sophie (@sophiemakeup) on

Etiquetas: |
  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa