Fin de ciclo en Vetements: Demna Gvasalia deja la firma que creó

"He cumplido mi misión", dice el cofundador de una marca que ha transformado la relación de la industria del lujo y el streetwear.

Demna Gvasalia en la Semana de la Moda de París el pasado mes de junio. Foto: Getty

«Vetements siempre ha sido un colectivo de mentes creativas. Continuaremos empujando los límites más fuerte, respetando los códigos y los valores de la marca y manteniendo un apoyo honesto a la creatividad y el talento genuino». Este es parte del comunicado en el que se anuncia que el diseñador Demna Gvasalia abandona Vetements, la firma que cofundó con su hermano a modo de colectivo artístico y que transformaría para siempre la relación entre lujo y streetwear.  Tal y como recoge WWD, Gvasalia abandona Vetements pero se da por entendido que continuará en Balenciaga, donde ejerce de director creativo desde 2015, contrato que llegó auspiciado por el éxito de Vetements entre estilistas e influencers del gremio.

El comunicado, firmado por el hermano y socio de Demna, Guram Gvasalia, incide en la labor del creador georgiano por «establecer los códigos» en la firma y recalca su trascendencia en la industria. «Lo que ha conseguido Demna durante los últimos años representa un capítulo clave en la historia de Vetements. Le estamos muy agradecidos por haber contribuido a este gran momento en nuestra casa».

Por su parte, el diseñador añade en el texto: «Comencé Vetements porque estaba aburrido de la moda y, contra todo pronóstico, la moda cambió para siempre desde que apareció Vetements, abriendo una nueva puerta para muchos. Siento que he cumplido mi misión de conceptualista e innovador de diseño en esta marca excepcional y Vetements ha madurado hasta convertirse en una compañía que puede evolucionar su herencia creativa en un nuevo capítulo por sí mismo».

La sudadera XXL de ‘Titanic’, una de la prendas meme que hizo despegar a la firma y que llegó a vestir Celine Dion, artífice del mítico tema de su banda sonora. Foto: Getty

Gvasalia  estudió en la escuela de Amberes y tuvo como mentor a Walter Van Beirendock –uno de los seis de Amberes–. Fundó Vetements, finalista en los premios LVMH de 2015, en una especie de homenaje actualizado al estilo y universo de Martin Margiela (donde trabajó en 2009 hasta que fichó por Louis Vuitton, donde se formó como diseñador junior, primero con Marc Jacobs y luego con Ghesquière). La firma que provocó el seísmo en la industria del lujo y que inauguraría la obsesión con las estética post soviet en la moda, compartía las bases creativas de Margiela: presentarse inicialmente ante el mundo como un colectivo y sin una figura líder –algo que se transformó totalmente tras el fichaje del georgiano en Balenciaga– y una estrategia de diseño basada en la reconstrucción conceptual de los básicos de nuestro armario. Si Margiela jugó con las formas, tallas y tejidos, la cultura del pastiche de Vetements en la era digital triunfó gracias a su total comprensión de la cultura de internet (fueron de los primeros en inaugurar el concepto de la prenda meme, como se pudo comprobar con la camiseta DHL o la sudadera de Titanic) y una estética urbana en la que dialogaban logos, imágenes icónicas de nuestra era y marcas de consumo pero recontextualizadas en la lógica (y precio) del lujo. También fueron los responsables de modificar la estrategia de los desfiles y la concepción de los mismos: desde utilizar modelos amateurs o personas cazadas por la calle, trascender la barrera del género en la prendas o emplazarlos en lugares alejados de los oficiales de la semana de la moda.

Kanye West y Rihanna fueron early adopters de los hoodies de la firma, que pasaría a ser la favorita de estilistas e influencers, paseando sin descanso sus vestidos de flores y vaqueros desestructurados en las semanas de la moda. Con el sello ‘oversize’ en la mayoría de sus prendas, la prenda estrella de la firma que catapultó su éxito fue la sudadera XXL con eslóganes y logos de la cultura pop (con un precio medio de unos 1000 euros). Tras el boom inicial y el fichaje de Gvasalia en Balenciaga, la firma ha hecho frente a diversas polémicas, como la investigación de la publicación High Snobiety que desveló que la marca tenía una estrategia fallida y las ventas se estaban desplomando. Demna Gvasalia acusó a las críticas de «pseudo periodismo», su hermano lo etiquetaría como «fake news» y negó todas las críticas.

Vetements trasladó su sede fiscal de a Zurich en 2017, donde residen los hermanos Gvasalia. La última colección, que se mostró en un McDonald’s de los Campos Elíseos en París en la semana de la moda masculina, mostró un lado más sofisticado, alejándose de la cultura del chándal y con propuestas de trajes unisex y vestidos camiseta.

Pernille Teisbaek con chaqueta Vetements, en 2018.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa