Fanny Moizant, cofundadora y vicepresidenta de Vestiaire Collective.

Fanny Moizant, cofundadora de Vestiaire Collective: «De esta crisis salimos con otra mentalidad: la reventa crecerá»

La cofundadora y vicepresidenta de la plataforma pionera en vender piezas de lujo de segunda mano augura un futuro en el que se reducirá la producción de prendas nuevas y el consumidor "comprará menos, pero mejor".

Hacerse con piezas que ya han tenido vida y dueño previos es una de las tendencias que, según los analistas, se verá potenciada tras la crisis sanitaria (no en vano incluso grupos como H&M van a probar suerte en este segmento de la mano de Cos). Fanny Moizant, cofundadora y vicepresidenta de Vestiaire Collective, compañía francesa pionera en el asunto de vender piezas de grandes firmas con historia, ya empieza a percibir este aumento de interés por el vintage: «Desde abril, a medida que la gente iba haciendo limpieza de armario, hemos notado un gran aumento en la cantidad de prendas que se ponen a la venta en nuestra plataforma y, al mismo tiempo, hemos visto un pico en los pedidos, donde prima encontrar piezas de calidad a precios asequibles», apunta.

Para la experta, en cuyo templo del lujo online de segunda mano compran y venden artículos de grandes etiquetas más de diez millones de clientes en todo el mundo, la situación actual impulsará la necesidad de que la industria sea dinámica, innovadora y flexible si quiere responder a las necesidades de los consumidores. «Creo que de esta crisis saldremos con otra mentalidad: la reventa crecerá porque es una forma más consciente y asequible de disfrutar de la moda. El consumidor del futuro comprará menos, pero comprará mejor», opina.

La necesidad de limitar la producción y hacerla más sostenible también figuran, según Moizant, en la lista de cambios que experimentará la moda. «Sin duda la producción de nuevos artículos tendrá que disminuir, ya que cada vez más se apuesta por el ‘menos es más’ a la hora de construir el guardarropa. La sostenibilidad también será esencial para las marcas, ya que los consumidores, sobre todo los más jóvenes, están muy interesados en saber cómo se fabrican las colecciones». La digitalización del sector, con un aumento de compras online durante el confinamiento y los desfiles virtuales, también supone otro de los principales retos que dejará la covid-19. «La industria en su conjunto se está adaptando a la vida posterior a la covid-19, que, sin duda, será mucho más digital».

Ambas tendencias –la compra digital y la de segunda mano– están íntimamente relacionadas con el ADN de Vestiaire Collective, que centrará sus esfuerzos en potenciar su comunidad digital y la interacción entre sus clientes. «Detrás de cada pieza que vendemos hay una persona y una historia que seguramente serán afines al comprador interesado, por lo que queremos conectarlos para que puedan inspirarse mutuamente. El 60% de nuestros clientes vienen a la plataforma en busca de piezas que no encuentran en otros lugares y cuando lo hacen experimentan gran emoción. Será fundamental convertir la compra online en una experiencia social para atraer a nuevos consumidores». 

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa