Ese modelito se merece una buena foto

Consejos para montarte tu propio Sartorialist aunque no seas experto con la cámara

Trendy Crew

Foto: Trendycrew.com

La fotografía de moda siempre ha sido un territorio vedado a un puñado de fotógrafos. Hasta que llegó Sartorialist y con él la demostración de que en la moda lo complicado no es la técnica ni tener detrás un enorme equipo de maquilladores, estilistas y técnicos de iluminación. Lo difícil es tener ojo para saber qué demonios es tendencia y qué no lo es. Apple hizo el resto logrando que el mundo pudiese ver fácilmente en Internet las fotos disparadas con el teléfono.

Total, que para hacer un blog ilustrado impecablemente o tuitear fotos de moda que de verdad merezcan ese nombre hay que tener ‘ojo’ para detectar lo que merece la pena inmortalizar. Pero también es necesario entrenar y enriquecer la mirada practicando algunos trucos. Os damos aquí algunos consejos para hacer vuestras propias tomas dándole protagonismo al estilismo de tus modelos.

1. Resalta el color. Tan difícil como elegir una prenda es hacer una foto de alguien que la lleva puesta sin parecer daltónico. Así que si vas a hacer tus pinitos como cazador de tendencias dedica unos segundos a colocar a los modelos y elige bien el fondo en el que aparecerán, cuanto más neutro mejor. Aunque Goethe en su teoría del color decía que tan importante como las leyes físicas era nuestro planteamiento subjetivo, está bien conocer algunas reglas sobre la gama cromática al disparar.
Las prendas en las que predomina el rosa contrastan perfectamente sobre un fondo verde. Es una de las conclusiones a las que llegarás si aplicas la teoría de los colores complementarios. En este post del blog Sobre Colores explican muy bien esa y otras teorías cromáticas. Pero si quieres comprobar si de verdad la teoría funciona en la práctica prueba a usar este buscador de imágenes de Flickr. En él puedes encontrar fotos en función de su gama cromática mezclando hasta cinco tonos.


Trendy Crew

Trendycrew.com

 

2. No uses filtros. Vale, todo tus amigos tienen cuenta en Instagram. Pero no es necesario que uses los malditos filtros adulterando el color y la textura de las prendas. Ten en cuenta que lo único a lo que nos obliga la aplicación que estuvo a punto de saturar Justin Bieber es a usar un formato cuadrado pero no a simular películas u objetivos viejunos que destrozan el color. Encuadra, dispara, reencuadra en formato cuadrado, si es que usas Instagram o alguna aplicación similar, y difunde tu foto… pero sin cargarte los colores originales. 


3. Acércate y resalta la textura de la prenda. Si te interesa resaltar la calidad de un tejido concreto es mejor que te acerques al sujeto que vas a fotografiar y lo retrates usando el plano medio. Y ya que hablamos de planos, Sartorialist casi siempre usa el plano general para poder fotografiar a sus modelos de cuerpo entero. Pero si desea resaltar algún detalle usa incluso el plano americano. No dejes de repasar en Wikipedia los distintos planos que existen a la hora de encuadrar y practica con ellos. Ah, y algo fundamental: necesitas moverte para lograr una buena foto. No vale que le cortes los pies a nadie por pereza.



Trendy Crew

Trendycrew.com

 

4. Ojo con las sombras y con el flash. A veces tendemos a ver idealmente sin pensar realmente lo que queremos fotografiar. Con eso quiero decir que a la hora de hacer un retrato pensamos en el retratado como si la luz o la sombra no existieran. De ahí vienen muchos problemas. La mejor hora del día para hacer fotos es el atardecer y la peor el mediodía, cuando las sombras son muy duras. Tenlo en cuenta. Analiza las sombras como un elemento más del encuadre y piensa que el flash de tu cámara puede servir también en exteriores para atenuarlas o resaltarlas. Es muy recomendable que experimentes con él. Eso sí, no olvides que algunos tejidos son reflectantes y puedes encontrarte con sorpresas. Al no ser, claro, que quieras imitar el estilo de Terry Richardson.


5. Selecciona bien la foto antes de enseñarla
. Gran parte del trabajo de un fotógrafo profesional o amateur pasa por seleccionar sus fotos antes de mostrarlas. Si las haces con móvil, no te impacientes. No vayas corriendo a colgarlas a internet. Haz varias tomas de una misma escena y revísalas tranquilamente, mejor en un sitio en el que el sol no incida contra la pantalla para apreciar bien el encuadre y el color de las imágenes.
No es necesario que las retoques, pero puedes usar alguna aplicación como Photoshop Express para reencuadrarlas centrando un poco la atención en la modelo –respeta siempre las proporciones originales de la imagen- o hacer algún pequeño retoque de brillo y contraste antes de subirlas. Y, sobre todo, ten en cuenta que a una foto mala no hay programa que la salve.

Etiquetas:
  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa