¿Es esta la peor foto de Letizia?

Varias circunstancias desafortunadas han coincidido en Chile: mala óptica, pésima iluminación, gesto tenso...

Foto Letizia en Chile

Foto: Cordon Press

La princesa Letizia es hoy noticia por una foto en la que aparentemente aparece extremadamente delgada. La imagen se ha convertido en una de las más comentadas del día y el nombre de la princesa es trending topic en Twitter. No hay duda de que a la retratada no le sobran precisamente kilos, debe ser asidua al gimnasio y ha errado en su vestuario. Pero un análisis detallado de la imagen demuestra que debido un doble efecto óptico su brazo izquierdo se ve mucho más delgado de lo que realmente es.

Hay dos cosas que influyen para que en la toma de la agencia Reuters veamos el brazo de Letizia de forma artificial. La primera es que como la foto ha sido realizada con un teleobjetivo, probablemente desde muy larga distancia, la imagen pierde profundidad. Se produce el clásico aplanamiento que es propio de las fotos disparadas con esa clase de lentes. Por eso vemos que desde la mano hasta el codo el brazo aparece en escorzo, proyectado de forma poco natural.

Con casi total seguridad el objetivo empleado en el disparo tiene una longitud focal de más de 135 mm, un valor que está considerado como el máximo para tomar un retrato. Si empleamos una lente que nos acerque aún más a la persona -como hacen los paparazzi- lo que obtenemos es un representación desnaturalizada, como sucede en el presente caso.

La segunda cosa que influye para que veamos potenciada la masa muscular del brazo es la iluminación del lugar en el que se ha hecho la foto, pues se produce un fuerte contraste entre las zonas de luz y sombra. Debido a eso vemos oscura y disimulada parte de la zona de los biceps, lo que reduce el volumen del brazo. Además el efecto de claroscuro potencia el relieve de la musculatura. Una técnica muy usada a la hora de iluminar esculturas para resaltar sus relieves, como podemos ver en esta foto de la Piedad de Miguel Ángel tomada en San Pedro de Roma.

Comparativa de sombras

A la izquierda, la imagen original. En el centro, con las sombras resaltadas. Y a la derecha, casi sin sombras.

Cordon Press / R.P.

Estamos acostumbrados a pensar que un retrato fotográfico es malo o es bueno por gestos faciales o corporales que favorezcan, o no, al que aparece en la imagen. En ese sentido podemos juzgar como penosa la visión que se proyectaba de Soraya Sáenz de Santamaría en la foto de portada del pasado lunes en El Mundo. Si nos ceñimos a la extraña expresión con la que aparece se trata de un retrato publicado con cierta mala uva -tampoco sale muy bien parada Alicia Sánchez-Camacho-.

Pero los fotógrafos saben que no sólo captando un gesto facial poco corriente se pierde fotogenia. Una combinación de circunstancias negativas en el entorno en el que hacemos una foto, elecciones nefastas de vestuario por parte del que aparece en la imagen, un gesto que pone en tensión los músculos del cuerpo y un ajuste discutible de los parámetros técnicos de la toma pueden provocar retratos falsamente naturales.

No hay nada mejor para saber si en esta foto Letizia se muestra como realmente la veríamos en persona que compararla con otras fotos de la misma sesión. Un repaso rápido delata que esta es con claridad la imagen más extraña de todas las que ha enviado Reuters. Y si retrocedemos en el tiempo descubrimos en otras fotos que hace unos meses lucía una figura prácticamente idéntica.

Leticia en Chile

Cordon Press

Leticia en Chile

Gtres

Leticia en Chile

Gtres

Letizia en verano

Letizia en agosto de este año, con una figura similar a la que luce ahora.

Getty Images

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa