El error de Trump y otros hechos que evidencian las dificultades de una mujer astronauta

Christine Koch y Jessica Meir acaban de hacer historia. Pero tuvieron que corregir al presidente en plena misión espacial y esperar meses para viajar por no tener uniformes adecuados a la anatomía femenina.

Una de las imágenes compartida por la Nasa de las dos astronautas en la estación espacial

De los más de 560 astronautas que han viajado al espacio a lo largo de la historia, solo 65 han sido mujeres. Por eso ayer, el paseo espacial que realizaron ayer Christine Koch y Jessica Meir hizo historia. Es la primera vez que dos mujeres hacen un paseo espacial sin ir acompañadas de un hombre.

Christine Koch y Jessica Mayr, las dos astronautas que han hecho historia

Si no ha ocurrido antes, el pasado marzo, tal y como estaba planeado, fue porque la NASA no disponía de demasiados trajes habilitados para mujeres, y Koch tuvo que viajar con un compañero masculino, Mike Hague, que sí tenía un uniforma apropiado. Un “pequeño” error logístico que evidencia la posición de las astronautas en su sector y que enfureció a la mismísima Hillary Clinton.

La misión, reemplazar una batería de la estación espacial, se completó ayer con éxito. Y, además de por las dos protagonistas, estuvo comandada por mujeres casi en su totalidad. “Esperemos que este hecho acabe siendo algo normal”, narraba la astronauta Tracy Caldwell durante la retransmisión en streaming del acto. En la base de control otra compañera, Stephanie Wilson, les daba instrucciones.

«Están saliendo por la tele, no se pongan nerviosas», les dijo Trump durante la transmisión que, por si no tuviera suficiente con el comentario, las felicitó erróneamente por ser las primeras mujeres que realizan un paseo espacial (ha habido una decena antes)

No queremos llevarnos protagonismo, porque ha habido muchas mujeres antes que nosotras”, declaraban, “aunque es la primera vez que dos mujeres, sin hombres, salen al espacio”. Y la primera, también, que una mujer pasará una larga temporada en órbita, porque Christine Koch pasará once meses en órbita, un tiempo récord para una astronauta.

La estancia de Koch servirá para investigar, por fin, cómo afectan las condiciones no gravitatorias en el cuerpo de las astronautas. “Las mujeres tienen otras dinámicas de sudoración distintas a las de los hombres. Los trajes estñan diseñados para que ellos mantengan una temperatura estable, pero no ellas”, comentaba la investigadora Mary Robinette Kowal en el New York Times, dodne también recordaba que cuando Sally Ride se convirtió en 1983 en la primera americana en viajar al espacio “se le hizo un kit especial de maquillaje, y se le preguntó si necesitaría cien tampones para una semana, porque estaban perdidos”.

La primera mujer en viajar al espacio fue la rusa Valentina Tereshkova, en 1963. Tuvieron que pasar dos décadas hasta que otra compatriota suya, Svetlana Savitskaya, hiciera lo propio, y se convirtiera en la primera astronauta en acceder a una estación espacial. De las poco más de sesenta que han traspasado la atmósfera, solo quince de ellas han salido de la nave que las transportaba para completar misiones. La NASA ha puesto en marcha la misión Artemis, que llevará al menos a una mujer a la Luna antes de 2025.

Etiquetas:
  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa