Duquesa de Alba

Foto: Getty Images

Duquesa de Alba

Duquesa de Alba

  • Foto: GTresonline

    1 de 36

    Cayetana Fitz-James Stuart nació en el Palacio de Liria en 1926. Era cinco veces duquesa, dieciocho veces marquesa, veinte condesa, vizcondesa, además de ser catorce veces Grande de España.

  • Foto: Getty

    2 de 36

    La familia Alba siempre ha estado vinculada al mundo del arte. Tanto que la propia Cayetana posaba bien conjuntada con su colección de plata. Ni siquiera los tejidos metalizados se le resistían a la duquesa.

  • Foto: Getty

    3 de 36

    Su patrimonio artístico es incontable aunque Cayetana siente debilidad por este cuadro de su antecesora pintado por Goya. Fue la decimotercera duquesa de Alba, en el siglo XVIII, y la actual parece inspirarse en ella no solo en su carácter independiente, sino en su estilo. El peinado es, sin duda, donde más inspiración encuentra.

  • Foto: Getty

    4 de 36

    Cayetana siempre ha vivido rodeada de antigüedades. Sin embargo, nunca se le han escapado las últimas tendencias de la moda. En esta imagen, de 1966, luce un vistoso pelo cardado y un vestido de estampados que eran el último grito en su época.

  • Foto: GTresonline

    5 de 36

    En enero de 1960 coincidió con Jacqueline Kennedy. El modelito de nuestra duquesa no tiene nada que envidiarle al de la primera dama estadounidense. De hecho, en una hipotética competición de volumen capilar, Cayetana gana por goleada.

  • Foto: Getty

    6 de 36

    Su pasión por el flamenco la ha demostrado en movimiento. De hecho, Antonio el bailarín fue su maestro particular, lo cual generó todo tipo de rumores sobre esta relación profesor-alumna. Nunca se confirmaron, pero lo que sí es completamente real es que a Cayetana se le da muy bien el baile.

  • Foto: GTresonline

    7 de 36

    Sevillana de corazón, siempre que puede se pasa por la Feria de Abril. Y con toda la parafernalia, como está mandado. Fue la anfitriona de Jackie Kennedy en su día para mostrarle todos los rincones de la feria de primera mano.

  • Foto: Getty

    8 de 36

    Si hay algo que adora Cayetana es su familia. Sus hijos y sus nietos (y sus ex nueras) son su verdadera pasión. En esta imagen ayuda a sus dos hijos pequeños, Cayetano y Eugenia, a desenvolver los regalos de Navidad. Era 1973 y su vestuario es un involuntario homenaje al uniforme de Gryffindor.

  • Foto: Getty

    9 de 36

    Nunca ha ocultado su predilección por Eugenia, su hija menor. En su casa de Ibiza han pasado (y pasan) grandes momentos cada verano. La duquesa se libera aún más en su residencia ibicenca y, como en esta imagen de 1973, se ha empapado del espíritu hippie de la isla.

  • Foto: Getty

    10 de 36

    Cayetana, Eugenia e Ibiza: su combinación preferida en los años 70.

  • Foto: Getty

    11 de 36

    Una vez más, la duquesa se adapta a las tendencias de la moda de cada momento. La pata de elefante tan habitual en los años 70 también pasó por sus muy nobles piernas.

  • Foto: GTresonline

    12 de 36

    Si durante la Feria de Sevilla se mimetizaba completamente con el ambiente, en Ibiza no podía ser menos. Cuando pasa por allí disfruta de la comodidad de la moda Ad LIb.

  • Foto: Getty

    13 de 36

    Por muchos títulos nobiliarios que ostente, cuando Cayetana baja a la playa lo hace como el más plebeyo. Las túnicas hippies son de sus preferidas.

  • Foto: Getty

    14 de 36

    Estampados psicodélicos y una hamaca: la duquesa repone fuerzas con estilo.

  • Foto: GTresonline

    15 de 36

    Es como si no hubiera pasado el tiempo. Cayetana, ya octogenaria, sigue yendo a la playa con las mismas túnicas que utilizaba en su juventud.

  • Foto: GTresonline

    16 de 36

    Con 85 años Cayetana todavía se permite los bikinis en verano. Desde luego que seis hijos y muchas décadas de vida después tiene una figura que no está nada mal. En cualquier caso, ella en la playa pasa de todo. Porque ella lo vale.

  • Foto: Getty

    17 de 36

    Tras la muerte de su primer marido, Luis Martínez de Irujo, fue Jesús Aguirre quien le devolvió la sonrisa. Si obviamos el estampado sobre el cual está sentada la pareja, el conjunto que lleva la duquesa es perfecto. Su camisa, del año 1978, sería hoy una pieza vintage muy cotizada.

  • Foto: GTresonline

    18 de 36

    Con Jesús Aguirre disfrutó de los 80 como la que más. Este estampado imposible y el encrespamiento de su pelo lo demuestran.

  • Foto: GTresonline

    19 de 36

    No por pertenecer a una familia de rancio abolengo tenía que ir siempre vestida de princesa. Los vaqueros nunca han faltado en su vestidor.

  • Foto: GTresonline

    20 de 36

    Muy pocas octogenarias se atreverían a lucir un conjunto en rojo vivo. Pero Cayetana sí, y además combinando la falda y el top con unas manoletinas del mismo color y un llamativo bolso de terciopelo azul.

  • Foto: GTresonline

    21 de 36

    Aunque su estilo era hippy y desenfadado, Cayetana sabía como vestirse en las ocasiones especiales. Para una recepción en el Palacio Real con Letizia Ortiz y Camilla Parker-Bowles eligió un vestido de corte imperio y de un verde elegante y rejuvenecedor. Las manoletinas rojas fueron el toque perfecto.

  • Foto: GTresonline

    22 de 36

    Está claro que el rojo y el verde son su perdición. Para ella, la combinación de ambos en su versión más chillona siempre es acertada.

  • Foto: GTresonline

    23 de 36

    Su afán por coordinar es casi enfermizo, incluso cuando las prendas se matan entre sí. Pero, en vez de parecer la clásica excentricidad de una anciana, en el caso de Cayetana es toda una declaración de intenciones: ella se pone lo que quiere.

  • Foto: GTresonline

    24 de 36

    Aquí otro ejemplo de (des)coordinación total de estampados, que no de colores. Ella es de ideas fijas: cuando le gusta un tono, se lo pone hasta la saciedad.

  • Foto: Cordon Press

    25 de 36

    La influencia de sus antepasados británicos (es descendiente directa del rey Jacobo II de Inglaterra) se refleja en su gracejo llevando tocados. En esta instantánea reciente lleva uno que bien podría haber estado en la cabeza de Catalina Middleton.

  • Foto: GTresonline

    26 de 36

    La variedad de accesorios de la duquesa es infinita. Esta imagen es todo un puzzle de influencias: el manguito decimonónico, la pulsera tobillera hippie, el abrigo de piel reversible, el bolso como de mercadillo...

  • Foto: GTresonline

    27 de 36

    No suele vestirse "de noble" en muchas ocasiones pero, cuando lo hace, es a conciencia. Puede ser la duquesa más hippie pero cuando tiene que sacar los títulos a pasear, lo hace mejor que nadie.

  • Foto: GTresonline

    28 de 36

    La variedad de gafas de sol de Cayetana se merece un capítulo aparte. Corrían los años 70 cuando se presentó en los toros con este modelo tan futurista... que le queda tan bien.

  • Foto: Getty

    29 de 36

    En el Día de la Banderita de 1975 se protegió del sol con unas gafas que ya hubiera querido Prada para sí.

  • Foto: GTresonline

    30 de 36

    En los últimos tiempos se apunta a dos tendencias: el flúor y las monturas tipo Wayfarer. Doña Cayetana es una hipster más.

  • Foto: GTresonline

    31 de 36

    Siempre rodeada de lujos, a la duquesa no le duele pasarse por las tiendas mass market como una ciudadana más. Así, de paso, se informa de las tendencias.

  • Foto: GTresonline

    32 de 36

    ¿Medias de rejilla rojas? ¿Tobillera? ¿Manoletinas? Sí, esta pierna se corresponde con Cayetana de Alba.

  • Foto: GTresonline

    33 de 36

    Como les sucede a la mayoría de las señoras de cierta edad, ya no puede llevar zapatos de tacón. Pero, en vez de decantarse por los antiestéticos modelos de anciana, ella se calza modernas merceditas con diseños originales. Y es que el estilo no está reñido con la comodidad.

  • Foto: Getty

    34 de 36

    El maquillaje es uno de los puntos débiles de Cayetana. Viendo la textura de ese misterioso eyeliner rojo que lleva en los ojos podemos deducir que se lo aplica ella solita y sin mirarse en el espejo.

  • Foto: GTresonline

    35 de 36

    Con el verde tampoco se luce mucho. Lo que queda claro con esta curiosa forma de aplicarse el maquillaje es que es la que le gusta.

  • Foto: GTresonline

    36 de 36

    Emergiendo de una fuente de su jardín y muerta de risa. Si una duquesa, catorce veces grande de España, posa voluntariamente de esta guisa para una fotografía no tiene que demostrar nada más. Queda claro que Cayetana es feliz con lo que hace y nadie se lo puede impedir. Como casarse con Alfonso Díez o ponerse unos zapatos rojo chillón.

Etiquetas:
  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa