Dubái, el nuevo patio de recreo de la moda

Si el pasado verano Ibiza se coronaba como el punto de reunión de modelos y diseñadores, ahora es el turno del lujo cálido del emirato.

dubai

El pasado mes de agosto Riccardo Tisci, director creativo de Givenchy, convirtió Ibiza en el epicentro festivo de la industria de la moda. Allí celebró su cuarenta cumpleaños rodeado de modelos, artistas y celebridades de todo pelaje. A la isla llegaron, entre otros, Naomi Campbell y Kate Moss, Anna Dello Russo y Natasha Polly, Kim Kardashian y Kanye West. Meses después, la brújula festiva de la moda ha fijado otras coordenadas. Dubái, uno de los siete emiratos que forman Emiratos Árabes Unidos, vuelve a rugir con fuerza tras un lustro de esplendor languideciente y crisis económica. Los efectos de la gran recesión han alumbrado una nueva realidad en la que el lujo reverdece de manera menos ostentosa. Los amigos que nunca lo abandonaron y los nuevos visitantes han vuelto a poner Dubái en órbita.

Los últimos días de diciembre diversos perfiles en redes sociales confirmaron la buena nueva a golpe de geolocalización. El diseñador Olivier Rousteing, director creativo de Balmain y responsable del último triunfo de Kimye en la moda, viajó al emirato dubaití para pasar el fin de año. Le siguieron un numeroso ejército de modelos liderado por Gigi Hadid y Kendall Jenner, dos de las profesionales que más éxitos cosecharon el año pasado. La primera fue la estrella del último especial de baño de Sports Illustrated y en octubre protagonizó una de las portadas de nuestra revista. En 2014 desfiló para decenas de firmas y Guess la fichó para su campaña de la próxima primavera. Kendall Jenner, la última sorpresa mediática y profesional del clan más famoso de Estados Unidos, se ha ganado un puesto en la moda por derecho propio. En febrero debutó en las pasarelas de la mano de Marc Jacobs y pronto se hizo con las portadas de Love o Dazed & Confused. En otoño pocas fueron las firmas que prescindieron de ella para presentar sus colecciones estivales de 2015.

Gigi Hadid y Kendall Jenner no estuvieron solas en Dubái. En las últimas semanas modelos como Josephine Skriver, Dev Windsor o Chanel Iman se han unido a la fiesta sin fin del Golfo Pérsico. También pasaron por allí la cantante Selena Gómez o la actriz Shay Mitchell (Pretty little liars). Muchas de ellas coincidieron en el lugar para celebrar la Nochevieja, aunque también tuvieron tiempo para visitar mezquitas, practicar deportes acuáticos o posar ataviadas con el hiyab (pañuelo) y la abaya, la túnica que visten las mujeres en algunos países árabes.

La elección de Dubái como nuevo lugar de recreo no es casual. En 2008 el emirato despertó del dulce fulgor que propiciaron los yacimientos petrolíferos encontrados en 1966, una nimiedad si los comparamos con los del vecino Catar. Tras varias décadas en las que el desarrollo de infraestructuras y la apertura comercial tuvieron un papel dominante, los primeros años del siglo XXI fueron decisivos para apuntalar su identidad: los rascacielos y las islas artificiales permitieron a Dubái apoyarse en el turismo para triunfar. Sin embargo, la crisis mundial evidenció la fragilidad de una economía demasiado dependiente de las ganas de juerga de Occidente. Un suculento préstamo del jeque de Abu Dabi y la llegada de inversores extranjeros volvieron a engrasar la maquinaria en 2011.

dubai

Según la compañía Emaar Properties, el 15% de la facturación mundial de la industria del lujo proviene de las ventas que generan las tiendas del centro comercial The Dubai Mall, el más grande del mundo.

Cordon Press

Desde entonces Dubái ha recobrado su prestigio y ha conseguido corregir sus deficiencias. La moda, una industria entregada a los fuegos de artificio que motivan las segundas oportunidades, ha depositado su confianza en este paraíso –una tendencia que probablemente suscribirán otros sectores económicos–. A la fiesta de fin de año se suman otras circunstancias que en los últimos meses han ratificado la resurrección del emirato, como la celebración del último desfile resort de Chanel o la Vogue Fashion Dubai Experience 2014, la segunda edición de una iniciativa amadrinada por Franca Sozzani, directora de Vogue Italia, para favorecer talentos emergentes y apoyar la industria local.

Quien nunca ha dudado del potencial de Dubái es Paris Hilton. La heredera más famosa del mundo –quien más tarde devino en cantante, diseñadora, DJ y empresaria de éxito– cuenta con varios negocios en el territorio y lo visita con frecuencia. Pero de ahora en adelante los ciudadanos del emirato tendrán dónde elegir: las últimas visitas y la creciente popularidad del lugar presagian la inminente llegada de más caras conocidas. La crisis en Dubái ha terminado, y muchos ya lo están celebrando.

dubai

Paris Hilton, visitante asidua del emirato.

Cordon Press

Etiquetas: |
  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa