Del rastro a Courrèges: ¿quién firmó los trajes eurovisivos más comentados?

La obsesión por el azul y la alta costura marcaron los primeros años de participación en el certamen (también los más exitosos). Foto: Pinterest/Museo del Traje/Rtve

Del rastro a Courrèges: ¿quién firmó los trajes eurovisivos más comentados?

Entre los aciertos y descalabros estilísticos de nuestros representantes en Eurovisión hay lugar para todo. Desde mercadillos y vestidos de a 1.000 pesetas, a piezas de 15.000 euros. La moda nacional de marcas que viven su esplendor, como YolanCris o Teresa Helbig, también ha encontrado su hueco en el festival.

Más fotos
  • Foto: Instagram @museodeltraje/Getty Images

    1 de 12

    Massiel. El 6 de abril de 1968, Massiel ganaba el concurso desde el Royal Albert Hall londinense con La, la la. Más allá del tema, su icónico vestido minifaldero de Courrèges hizo historia. “Fue el hito que consagró la mini en nuestro país”, contó a S Moda Concha Herranza desde el Museo del Traje. A la firma francesa se le atribuye la sofisticación de esta prenda símbolo de rebeldía, liberación y de la juventud del momento. Lo eligió en París, donde viajó junto a la fotoperiodista y amiga Joana Biarnés, y lo pagó de su propio bolsillo rechazando las propuesta de vestuario que le hacían en España. En 2018, con motivo de su 50 aniversario, el Museo del Traje lo homenajeó con una exposición.

  • Foto: RTVE

    2 de 12

    Salomé. En 1969 España renovaba el título con Salomé, que ganó el certamen en casa gracias a Vivo Cantando. Su mono de flecos de porcelana, diseñado ex profeso para la ocasión por Manuel Pertegaz, pesaba 14 kilos. A pesar de ser de su color azul turquesa que sí apreciaron en el resto de Europa, las familias españolas no pudieron hacerlo a través de sus pantallas en blanco y negro. “El vestido era más impactante que la canción, tampoco nos vamos a engañar”, contaba la artista en una entrevista con S Moda con motivo del reciente 50 aniversario de la actuación mítica para los eurofans (desde entonces España no ha vuelto a ganar).

  • Foto: Pinterest

    3 de 12

    Karina. "En mis tiempos se hacía un traje a medida del cantante y del festival”, contaba recientemente la artista a RTVE. El suyo corrió por cuenta de Antonio Nieto. Repitiendo el color que había traído la victoria a España dos años antes, el modisto canariodiseñó el vestido celeste de seda abotonado con el que Karina defendió En un mundo nuevo en 1971, en Dublín. El detalle que más llamó la atención, el agujero de la parte inferior del traje, al que el propio diseñador denominaría “la gatera”.

  • Foto: Pinterest

    4 de 12

    Betty Misiego. Más azul. El color predilecto que hasta Julio Iglesias llevó en el 70 en versión traje para interpretar Gwendolyne fue también el elegido por Betty Misiego para representar a España con Su canción en Israel, en la que casi se convierte en una tercera victoria de España en el festival (1979). Una túnica celeste de gasa, idónea para sus característicos movimientos de brazos, con bordados plateados que años después la cantante contó haber comprado a un diseñador de túnicas que la tenía reservada para Grace Kelly.

  • Foto: RTVE

    5 de 12

    Remedios Amaya protagonizó la participación más castigada del certamen. Su Quién maneja mi barca quedó en última posición pero su puesta en escena sufrió descalabros previos. Según la propia artista contaba en 2017 a Bertín Osborne en Mi casa es la tuya, lo de aparecer descalza y con el vestido de rayas azul y blanco con el que aparecía en el videoclip, y que costó entonces 1.000 pesetas, fue consecuencia de un contratiempo de última hora. La dirección del certamen le prohibía llevar el diseño que Tony Benítez había hecho para ella por ser del mismo color que la escenografía.

  • Foto: Pinterest

    6 de 12

    Paloma San Basilio. El vestido que ha conseguido poner de acuerdo a todos los fanáticos de Eurovisión (y a los que no lo son) a través del tiempo lo llevó Paloma San Basilio en 1985 para defender La fiesta terminó en Gotemburgo (Suecia). Pero no se conoce quién lo diseño. Rompiendo con elegancia con la tradición del azul y apostando por un vestido de gasa, con pedrería, escote en uve y hombreras de un estilo vigente aún hoy.

  • Foto: Youtube

    7 de 12

    Azúcar Moreno. Fallo técnico y de vestuario. Los trajes que Francis Montesinos había creado para que las hermanas Salazar defendieran Bandido en Zagreb (Croacia) en 1990 se rompieron junto antes de su actuación.  “Eran dos mantones de Manila. Pero eran tan pequeños que diez minutos antes de actuar, la cremallera se rompió y tuvimos que ponernos dos vestidos negros que compramos en el Rastro”, contaban a Vanity Fair. Pero sus little black dress aderezados con maxi pendientes dorados en forma de corazón y uñas XXL, tan de los 90 como de 2019, les valieron el aplauso y el apodo de la prensa yugoslava como “las gitanas Armani”, según contaban en la misma entrevista.

  • Foto: Pinterest

    8 de 12

    Lydia. El descalabro estilístico más comentado de la historia de los participantes españoles fue el de la cantante Lydia en Jerusalén (1999). Quedó última en las votaciones tras cantar No quiero escuchar pero su traje sí le valió un primer premio. Un vestido a rayas de colores, diseño inconfundible de Ágatha Ruiz de la Prada, por el cual fue elegida le otorgaron el premio Barbara Dex a la peor vestida de la edición.

  • Foto: Gtresonline

    9 de 12

    Entre Tonya Harding y Mira quién baila, el vestido de Soraya para representar a España en Eurovisión en 2009 con La noche es para mí estaba ideado, según contó la cantante a Bertín Osborne en Mi casa es la tuya -junto a otras representantes en el certamen como Massiel, Remedios Amaya y Pastora Soler-, para otro tipo de coreografía que no pudo hacer finalmente, en la que descendía al escenario en un columpio. Diseño de Juan Pedro López, llevaba incrustrados más de 10.000 cristales de Swarovski.

  • Foto: Gtresonline

    10 de 12

    En 2013 Raquel del Rosario se adelantó a Rosalía (y a Beyoncé). Antes de que la artista catalana terminara de encumbrar a la firma YolanCris, la cantante de El Sueño de Morfeo llevó un diseño  amarillo de la marca para defender a España en Malmö con Contigo hasta el final. Como Remedios Amaya, optó por ir descalza. Ninguna de sus elecciones contribuyeron en positivo, quedando en 25º posición.

  • Foto: Gtresonline

    11 de 12

    Edurne (2015). No uno, dos vestidos llevó en Viena la cantante. La apuesta estilística más cara de la historia (española) del certamen, valorada en 15.000 euros. Ambos diseños fueron una concesión a la artista de José Fuentes y la transición de uno a otro tuvo lugar en plena actuación. Mientras cantaba Amanecer, Edurne se deshacía de la capa roja para acabar el número con un vestido verde de corte asimétrico y pedrería.

  • 12 de 12

    Amaia y Alfred. Ambos artistas hicieron una apuesta por la moda nacional para interpretar Tu canción en Lisboa el pasado año. Amaya con un diseño de Teresa Helbig que los propios espectadores eligieron a través de Twitter. Falda larga de tul negro y maxi escote en uve, su diseñadora contaba a S Moda en los días previos a la actuación que la intención era que la prenda fuera “cómplice perfecta en su actuación, un amuleto que la acompañe sin quitarle un ápice de protagonismo”. Alfred, primer artista masculino en la historia del certamen cuya elección estilística se ha sometido al mismo escrutinio y ha despertado un interés a la altura del de ellas, apostó por un diseño del gaditano Paco Varela en burdeos con detalle de pedrería en la manga guiño a la tradición naviera portuguesa. Una segunda opción después de que la delegación descartara la idea inicial de que repitiese con el traje protesta feminista de Ernesto Artillo.

Etiquetas:
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa