10 consejos para comprar con cabeza en el Black Friday

Reconocer que al comprar nos dejamos llevar por impulsos es el primer paso para planificar nuestras compras y no arrepentirnos a la mañana siguiente.

Black Friday

Marcarse un presupuesto puede ser una buena manera de evitar compras descontroladas.

Los comercios ya se están preparados para la Navidad y da la sensación de que cada vez nos ponemos a comer turrones antes. Sin embargo, el pistoletazo de salida de las compras navideñas es sin duda el Black Friday. Esta fecha señalada para los descuentos hace tiempo que dejó de ser una costumbre americana y ha llegado a España para quedarse.

Por ponerle datos, según la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital), el Black Friday generará unas ventas de 1.267 millones de euros en España. De hecho, las empresas esperan que la facturación sea un 13,12% superior a la que se alcanzó en 2015 durante la misma campaña. Todo ello teniendo en cuenta que las compras ya no se concentran solo en un día, sino que en muchos casos se ha ampliado varios días. Estos datos nos llevan a pensar si nuestras compras ese día son sensatas o si realmente nos dejamos llevar por la palabra descuento y después vienen los arrepentimientos.

¿Por qué nos pierden los descuentos?

La palabra gratis mueve masas, pero la palabra rebaja no se queda corta. Si queremos acertar con nuestras compras será importante saber que realmente existen factores que hacen que nos dejemos llevar por las compras de forma compulsiva.

La primera idea la pone sobre la mesa el psicólogo Xavier Savín, y es que si pensamos que el placer solo lo provocan el chocolate y el sexo, estamos equivocados, comprar también es un placer y lo dice la ciencia. “Algunas personas sienten un intenso placer cuando realizan compras (su cerebro genera mayor cantidad de dopamina, relacionada con la motivación), serotonina (capaz de generar sensación de alivio) y endorfinas (encargadas de producir la sensación de felicidad)”, por lo cual una vez hecha la primera compra, las sensaciones agradables que eso genera puede impulsarnos a seguir comprando.

Otra idea importante es que en el Black Friday solemos tener acceso a producto que de otra forma nunca nos compraríamos, sobre todo si son de determinadas marcas. Es decir, que es un día en el que el lujo parece estar a nuestro alcance y nos dejamos llevar por eso. Según Savín “las marcas apelan a las emociones para seducirnos, nos permite adoptar la imagen de la marca o el producto: con este teléfono parezco un ejecutivo, con esta cazadora soy muy moderno, etc.”, pero tenemos que plantearnos si realmente es algo que necesitamos o solo se trata de dejarnos llevar por las apariencias.

10 claves para comprar con cabeza

Teniendo en cuenta todo esto, podemos entender un poco mejor qué se nos pasa por la cabeza a la hora de comprar y controlar nuestros impulsos para hacer una compra de la que luego no nos arrepintamos. Si pese a ello necesitamos alguna ayuda extra, los expertos también aportan los siguientes consejos:

1. Hacer una lista de lo que realmente necesitamos: La campaña del Black Friday viene acompañada con un importante esfuerzo en publicidad, de forma que cuando llega ese día, queramos o no ya hay mensajes que se nos han grabado a fuego. “La publicidad ayuda a crear falsas necesidades, dotando a productos completamente prescindibles de características propias de objetos de primera necesidad, utilizando expresiones como ‘deberías’, ‘indispensable’, etc.”, puntualiza Savín. Pero aprovechando que se trata de un día señalado, tenemos tiempo para planificar lo que realmente es necesario y no dejarnos llevar por una frase llamativa en un cartel del centro comercial.

2. Comprar básicos y no productos de moda: Si queremos aprovechar este día para comprar cosas a las que vamos a dar un buen uso, es mejor apostar por lo seguro, que suelen ser los básicos, hablemos de ropa o de tecnología. Es decir, algo que no vaya a pasarse de moda la navidad que viene y que sigamos usando el Black Friday de los años siguientes. Invertir en ropa y zapatos hechos en España es siempre un acierto.

3. Llevar la cuenta de los cargos a la tarjeta: La ventaja de las compras online es que solo basta con hacer un clic, pero ese son también su problema, que al no pagar en efectivo no somos tan conscientes de estar gastando dinero, y clic tras clic, podemos perder la cuenta de lo que estamos cargando en la tarjeta. La coach Idoia Berridi expone que esto “favorece dejarnos llevar por ese impulso interno”, por lo que es mejor llevar la suma de lo que vamos gastando, para no tener un susto al final.

4. Seguridad ante todo: Si vamos a comprar online es importante asegurarnos de que estamos en un sitio seguro. Si aún así no las tenemos todas con nosotros, podemos aprovechar para hacernos con una tarjeta recargable para hacer nuestras compras más tranquilos. Igualmente, no hay que fijarse solo en el producto, sino también en dónde lo adquirimos, por ejemplo asegurándonos de que la web tenga un teléfono de atención al cliente al que podamos reclamar si necesitamos algo.

5. Hacer un rastreo de precios: Algunos comercios aprovechan estas fechas para decir que han hecho grandes rebajas a sus productos, cuando no siempre es del todo cierto. Por eso, si ya tenemos fichado algo que queremos, es importante haber visto antes su precio original para buscar una buena oferta de verdad. Así, Savín apunta a que “hay que tener en cuenta que algunos descuentos pueden dar lugar a confusión”, por lo que es mejor haberlo comprobado antes, que darnos cuenta cuando ya sea demasiado tarde.

6. No tener el dedo muy rápido: Muchas veces tenemos la opción de reservar la compra antes de finalizar el pedido y quizás sea una buena opción para apaciguar a nuestra impulsividad y echar un vistazo por la web, para asegurarnos de que estamos comprando bien. La coach apunta en este sentido que es tan sencillo como “dejar aparcado el carrito de la compra durante unos instantes o incluso horas, antes de darle al clic final”, ya que no hay que olvidar que “las ofertas durarán todo el día o incluso en algunas ocasiones unos días más”.

7. Pedir el comodín del público: O lo que viene a ser lo mismo, pedir consejo a un amigo, exactamente igual que hacemos en el probador. “Es muy probable que él o ella te haga ver los pros y los contras de esta compra con mayor objetividad”, insiste Berridi, y ya se sabe, las segundas opiniones siempre ayudan.

8. Asegurarnos de que se aceptan las devoluciones: Incluso aunque tengamos claro que ese es el producto que queremos, puede ser que en el envío haya confusiones, o que una vez en casa no sea exactamente lo que pensábamos, por ello es importante leer bien las condiciones de compra y asegurarnos de que podemos devolverlo si fuera necesario. Para ello, por supuesto hay que guardar bien la factura o el ticket.

9. Poner un saldo limitado: Si nos cuesta ceñirnos a una lista de productos a lo mejor es más fácil ceñirnos a un presupuesto concreto, para ello, Xavier Savín recomienda “marcarte un límite y ceñirte a él. Si es difícil controlarlo, haz tus compras con una tarjeta de crédito que disponga de un saldo limitado. Una vez alcanzado tu máximo, no podrás seguir comprando”.

10. No dejarnos llevar por el factor tiempo: Pensar que se trata de una fecha concreta nos hace sentirnos más ansiosos en el momento de la compra. Por ello, Idoia Berridi concluye aportando que no hay que perder de vista que “el factor tiempo que hace que lo vivamos cómo algo apremiante y sientas que no podrás hacerlo otro día”, por lo que es preferible calmarse y no dejarse llevar por el subidón de adrenalina consumista y pararnos a comprobar que todo es correcto, incluso leyendo con atención las propiedades del producto.

 

 

Etiquetas:
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa