Benicio del Toro se psicoanaliza en Cannes

El actor interpreta a un indio estadounidense traumatizado por la guerra en 'Jimmy P.', una de las películas que suenan a premio en el festival.

Benicio del Toro

Sigmund Freud tenía a su Anna O., pseudónimo de sus paciente Bertha Pappenheim, que protagonizó los famosos Estudios sobre la histeria, fundamentales en la historia del psicoanálisis. Desde hoy y de manera parecida, Benicio del Toro tendrá a Jimmy P., el personaje que interpreta en la película del mismo título, plato fuerte del día en el Festival de Cannes. En ella interpreta a un indio estadounidense enfrentado a una terapia psicológica para liberarse de los recuerdos que le atormentan desde que luchó en la Segunda Guerra Mundial. ¿Se dirige el actor puertorriqueño hacia su segundo premio de interpretación, tras su retrato del Che Guevara a las órdenes de Steven Soderbergh? Escuchando al cálido aplauso recibido por la película este mañana, no parecía del todo descabellado. "Tengo suerte, porque ya he venido varias veces a Cannes y la excitación que siento es la misma cada año que me vuelven a llamar. Sería formidable que la película se llevara un premio. Mis aspiraciones personales no cuentan", ha dicho en rueda de prensa.

La última película de Benicio del Toro es el episodio más inesperado que ha protagonizado al actor desde que el gobierno de Zapatero le concedió la nacionalidad española. Lejos de sus escarceos hollywoodienses, supone un giro en toda regla hacia el cine de autor. Del Toro se pone a las órdenes de Arnaud Desplechin, uno de los grandes nombres del cine francés de la última década, que se exilió momentáneamente en Montana para rodar su primera película estadounidense, hablada en inglés e inspirada en una historia real sucedida a finales de los cuarenta, que aborda la relación entre el traumatizado Jimmy y el psicoanalista rumano-francés Georges Devereux. En la Croisette hay ganas de darle un premio a Desplechin, que ya ha acudido al festival con ocho de sus películas, pero siempre se ha marchado sin premio. Del Toro no queda fuera de las quinielas gracias a este papel inicialmente escrito para Joaquin Phoenix, que acabó renunciando a él, tal vez por su parecido argumental respecto a The Master. "Conocía el trabajo de Arnaud. Fue al hablarme del proyecto con pasión cuando me convenció. Me hizo entrar en su universo y me incitó a abrirme a él como lo haría un psicoanalista con su paciente", sonrió Del Toro.

El actor, que acaba de sustituir a Adrien Brody y Gary Oldman como nueva imagen de Prada, retrata a Jimmy con sutileza y poderío físico. Incluso las críticas más feroces que se escucharon ayer, como la del diario británico The Guardian, decidieron elogiar su interpretación "impecable", pese a "su aspecto inevitablemente hispánico". El actor, asiduo en las fiestas del festival en sus anteriores visitas (algunos todavía le recuerdan deambulando por la fiesta de Biutiful en 2010, en la playa del Majestic), aprovechará su paso por Cannes para dejarse ver en el surtido programa nocturno previsto para el fin de semana, empezando esta misma noche en la fiesta de la productora Wild Bunch, una de las más cotizadas del certamen, donde se suelen dejar caer las estrellas instaladas durante el fin de semana en la Costa Azul.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa