Alimentos del futuro, a la carta

Seguros y muy saludables. Son las pautas que marcarán los menús de las próximas generaciones. A la carta según el genoma del consumidor.

Alimentación del futuro

Foto: Cordon Press

«Una hamburguesa in vitro con bebida y patatas grandes, por favor». Quizá no esté tan lejos el día en que hagamos este pedido. A principios de este año, científicos holandeses desarrollaron carne culturizada (in vitro) usando células madre extraídas de las vacas. Su apariencia es la de unas tiras de calamar y se espera que en unos meses dearrollen la primera hamburguesa artificial.

Este es solo uno de los alimentos del futuro que ya son del presente. «Serán más seguros, más saludables y más respetuosos con el medio ambiente en cuanto a su elaboración», afirma Alfonso Carrascosa, investigador del departamento de Biotecnología y Microbiología de los Alimentos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Algunos de los llamados alimentos funcionales (que suman valor nutritivo y efecto beneficioso para la salud) ya están en el mercado, como Proceliac, una leche en polvo de Central Lechera Asturiana con una bífidobacteria que reduce la respuesta inflamatoria intestinal en los celíacos. «Todo apunta a que los alimentos irán dirigidos a sectores cerrados de la población como los mayores, niños hipertensos, personas a dieta, etc. Y deberán ser nutritivos, seguros, atractivos a la vista y apetecibles de comer», asegura Leire Barañano, directora de mercado de la Unidad de Investigación Alimentaria de AZTI-Tecnalia. Este centro tecnológico, experto en investigación marina y alimentaria, ha desarrollado, entre otros alimentos, un queso fresco sin grasa y con un alto contenido en fibra natural indicado para las personas a dieta, un surtido de panes con fibra natural para quienes tienen el colesterol alto y un flan de surimi dulce, rico en proteínas, dirigido a los mayores.

No hay duda de que la salud va a marcar el futuro de la alimentación. Este es el objetivo que ha impulsado a los investigadores de Ainia, centro tecnológico, Tecnalia e Inbiotec a desarrollar recientemente los primeros prototipos de alimentos saludables a partir de las microalgas Chlorella y Spirulina. «Se trata de galletas tradicionales y salsas de baja acidez (tipo mahonesas) que pueden ayudar a estimular el sistema inmunológico humano gracias a las propiedades inmunoestimuladoras que contienen este tipo de microalgas como ingredientes», apunta Miguel Blasco, subdirector de Ainia.

En breve será impensable que dos personas distintas coman lo mismo: «La prueba para conocer nuestro genoma costará menos de 100 euros en pocos años, y pasará a ser un test rutinario en los bebés, de forma que cada quien podrá saber a qué enfermedades está más predispuesto y eso condicionará su dieta e impulsará la alimentación personalizada. Si uno sabe que tiene muchas probabilidades de padecer diabetes, por ejemplo, podrá cuidar la ingesta de glucosa desde la infancia», explica Montserrat Rivero, directora científica de Laboratorios Ordesa, que está centrada en el estudio de la nutrigenómica. Estos han creado la leche infantil Blemil 2, con arroz hidrolizado, para niños alérgicos a la proteína de la leche de vaca.

Las etiquetas de los alimentos del futuro indicarán también la hora más adecuada para su consumo (a esto se le llama crononutrición), pues está demostrado que no solo es importante qué comemos, sino cuándo. Ordesa ha desarrollado otra leche infantil, Blemil plus noche, con más triptófano, para disminuir las alteraciones de sueño de los niños.

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en App

    App S Moda

    También en App

    S Moda en Apple Store S Moda en Google Play S Moda en Kiosko y Más
  • Este mes en

    S Moda

    Este sábado 18 de noviembre gratis con El País

    Revista S Moda