Por qué los culebrones turcos son el último furor (y la tumba de los venezolanos)

El desenlace de Fatmagül fue visto en España por 853.000 espectadores. Pero la historia que se ha convertido en símbolo de la lucha contra la violencia de género no es la única que triunfa en la parrilla televisiva.

Fatmagul culebrones turcos

Fatmagül fue la responsable de la irrupción del fenómeno en España.

Las nuevas heroínas de la sobremesa ya no se llaman Cristina Expósito, ni Mariana Villarreal. Un festival de consonantes se ha apoderado de nuestras tardes: Fatmagül, Ezel, Nihan… Cada tarde, miles de espectadores gozan de las exóticas aventuras de protagonistas de nombres impronunciables, con unos galanes de cabelleras negrísimas, escenarios exóticos y la eterna lucha entre tradición y modernidad. Quizá porque los culebrones latinos se han convertido en demasiado reflexivos, manieristas y autoparódicos (véase Yo soy Betty, la fea o Juana, la virgen), el siempre ávido público de este formato se ha inclinado por las historias más clásicas que provienen de Turquía.

Todo empezó en 2014 con el estreno en Chile de Las mil y una noches y, a partir de ahí, la fiebre turca se ha ido inoculando a todos los países de habla hispana. En España parecíamos estar vacunados, pero Nova, perteneciente al grupo Atresmedia, estrenó Fatmagül a principios de año y el fenómeno se extendió como la pólvora. No ha tardado en responder Mediaset con Kara Sevda, y la respuesta ha sido igualmente positiva. Así que una y otra ya han encargado media docena más de telenovelas. Sí, los turcos también lloran, y aquí os contamos con qué.

El desenlace de Fatmagül fue visto 853.000 espectadores (un 6,2% de audiencia).

Las que han revolucionado la parrilla

-Fatmagül (Nova)

Con ella empezó todo, por lo menos en España. Su desenlace, emitido el pasado 18 de julio fue visto 853.000 espectadores y un 6,2% de audiencia.

¿De qué va? La historia comienza con una violación múltiple a la protagonista a la que (además) obligan a casarse con uno de los supuestos criminales. Ella no cejará hasta vengarse en los tribunales.

¿Quién es ella? Beren Saat interpreta a Fatmagül. Su carrera se inició en un reality televisivo. Se ha identificado tanto con su papel que es uno de los rostros más visibles en el mundo islámico contra la violencia de género o, lo que es lo mismo, una de las mujeres más influyentes del mundo.

¿Quién es él? Engin Akyürek es Kerim Ilgaz, falsamente condenado por la violación, que no cejará en su empeño para demostrar su inocencia y ganarse el corazón de Fatmagül. Tiene pelazo y una nariz irresistible para quién ame los apéndices nasales de tamaño considerable.

Beren Saat, una de las actrices mejor pagadas en Turquía, es uno de los rostros más visibles en el mundo islámico contra la violencia de género. Foto: GETTY

-Kara Sevda (Divinity)

La respuesta de Mediaset al éxito de Fatmagül fue comprar los derechos de emisión de Kara Sevda. La traducción literal es “Amor oscuro”, pues el galán trabaja en una mina, pero claro, eso en España nos retrotrae al Soy minero de Antonio Molina, así que aquí lo han subtitulado como “Amor eterno”. Mediaset le dio carta de acontecimiento con un estreno en multicanal (en todos su canales a la vez), el pasado 23 de octubre, dando muestra de su importancia y prestigio, pues no en vano ganó un Emmy a la Mejor Telenovela en 2017. 373.000 espectadores, 3,4% de share en Divinity y casi más autopromoción que minutos dedican a Gran Hermano.

¿De qué va? Él es Ingeniero de minas, que en España vestirá mucho, pero en Turquía es una cosa de pobres… o así lo siente la familia de ella, que levanta una barrera social insalvable. Máxime cuando, en lo que supone una constante de los culebrones turcos, la obligan a casarse con un hombre al que no ama.

¿Quién es ella? Neslihan Atagül interpreta a Nihan, la malcasada. Por lo que dicen las malas lenguas, se lleva a matar con su amor en la ficción, lo que provocó que el culebrón durara menos episodios de lo previsto.

¿Quién es él? El ingeniero en cuestión, Kemal Soydere, está interpretado por Burak Özçivit. A su condición de estrella televisiva une su estrellato en el papel couché, pues está casado con la también actriz de telenovela Fahriye Evcen.

Los amores entre protagonistas de distinta clase social son un básico del género que también están presente en los productos turcos.

Las que la van a revolucionar

-Sila (Nova): ¿La nueva Fatmagül?

Nova estrenó su nueva serie turca la semana pasada. 675.000 espectadores y un 3,8% de share, récord del día en los canales temáticos, dan la medida de hasta qué punto el público esperaba su llegada.

¿De qué va? Hay desgracias y desgracias. Para la de Sila, necesitamos un croquis: a la protagonista, hija de una familia de campesinos, la dieron en adopción a una familia de ricachones de Estambul. Ella parecía feliz pese a todo… hasta que con engaños la hacen volver a su tierra para obligarla a casarse con un campesino.

¿Quién es ella? La joven desgraciada es Cansu Dere, que ya es popular en la cadena por ser protagonista de Ezel, otro de los culebrones turcos que emite Nova actualmente, así que es la gran baza de la serie. Tan popular fue Ezel en todo el mundo que a Cansu Dere le llovieron los contratos publicitarios con firmas como L’Oréal, Avon o Magnum.

¿Quién es él? El malvado raptor Boran está interpretado por Mehmet Akif Alakurt, otro modelo metido a estrella de telenovela. En su caso, se hizo famoso por ser el primer turco en convertirse en modelo de Lacoste. Barba de tres días y rostro mohíno… Algo nos hace sospechar que no va a ser tan malo como parece en los primeros episodios.

Otro clásico del culebrón venezolano que tampoco falta en el turco: las desgracias de la protagonista. Y si no que le pregunten a Cansu Dere.

Sühan: venganza y amor (Divinity)

Tan bien le ha ido a Mediaset con Kara Sevda que ya están preparando el lanzamiento de Sühan, su nueva adquisición y uno súper producción del mundo de la telenovela turca.

¿De qué va? La historia –nunca lo dirían– va de venganza y amor. Sühan es una joven atractiva e inteligente a la que su madrastra detesta y quiere dar matarile. Pero ahí está el apuesto Cesur para evitarlo… o no, pues resulta que el muchacho también tiene sus más y sus menos con el padre de Sühan.

¿Quién es ella? Tuba Büyüküstün es Sühan Korludağ, considerada la actriz mejor pagada del sector en Turquía, gracias a su papel en la serie 20 Dakika (20 minutos). Aquí es sobre todo popular por otra de las series distribuidas por Nova, Amor de contrabando.

¿Quién es él? El malvado “vengador rescatado por amor” Cesur es encarnado por Kıvanç Tatlıtuğ. La gran sorpresa es que es el único de los galanes que no es moreno, sino más bien tirando a rubio. Igual por eso le apodan el “Brad Pitt turco”. Feo no es, desde luego.

Con más de tres millones de seguidores en Instagram, Tuba Büyüküstün es una celebridad en Turquía. Foto: GETTY

Etiquetas:
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa