Llega al cine la primera heroína de talla grande

Vuela, tiene poderes telequinéticos y usa talla XL. Sony Pictures planea llevar al cine la adaptación de Faith (Valiant Comics), la heroína que rompe definitivamente el estereotipo asociado a estos personajes.

Llega al cine la primera heroína de talla grande

Ilustración de portada de Faith Herbert. Foto: Kevin Wada para Valiant Entertainment.

Parece que la industria cinematográfica aprende la lección. Si ya ha quedado claro que llevar a los protagonistas con superpoderes de los cómics a sus pantallas reporta alegrías a sus taquillas, en poco más de un año se ha añadido a la ecuación una nueva variable de éxito: la diversidad. Tanto Black Panther a principios de este año, como Wonder Woman en 2017, han hecho historia resonando en lo social y en lo económico. La historia de Marvel, protagonizada por un superhéroe negro de mismo nombre, recaudaba más de 1.000 millones de dólares en apenas tres semanas. La segunda, con una protagonista femenina y feminista interpretada por Gal Gadot, también venía a demostrar que si se rompe el referente habitual (hombre, hetero y blanco) el triunfo no solo no peligra, sino que gana adeptos. Ahora el portal Deadline asegura en exclusiva que la lista de protagonistas heroicos que revolucionan la norma no acaba aquí: ha llegado el turno de celebrar a la primera superheroína gorda del cine. Sony Pictures está negociando la adaptación de acción de la historia de la superheroína de Valiant Comics, Faith, y el estudio ha contratado a la escritora de American Gods, Maria Melnik, para el guion de la película”, recogen en la web.

Faith Herbert es una veinteañera millennial que trabajaba para un medio tipo BuzzFeed, cuyo alter ego, Zephyr, vuela por ahí vestida de blanco y azul tratando de hacer justicia ayudándose de su otro superpoder, la telequinesia. El personaje original fue creado en 1992 por Jim Shooter y Joshua Dysart como parte de la serie Harbinger. Pero en 2016 Valiant apostaba por contar su historia cediéndole todo el protagonismo con su propia serie, Faith, con Jody Houser (que ha escrito también Orphan Black) a cargo de contar la historia y Francis Portela y Marguerite Sauvage, de dibujarla. Cosecha buenas críticas desde entonces, apareció en las listas de mejores cómics del año 2016 de medios como Vulture o Vox y Amazon.

Uno de los aspectos de la protagonista que más se pone de relieve es su talla. La suya corresponde a una imagen fuera de la norma del género que, aunque revolucionaria, según la plantea Houser, no supone más que otra de las características del personaje y no centra en ello el relato (como sí se hizo anteriormente con Harbinger, donde la propia Faith bromeaba sobre su peso constantemente). Como explicaba Claire Doodson en su artículo ‘Cómo los fans del cómic recuperaron la fé’ en The Atlantic, “lo más convincente de su peso es que no se trata de un problema, no tiene nada que ver con su trama o sus habilidades. Faith no habla sobre hacer dieta o hace chistes de malestar sobre su cuerpo (…) Ni siquiera emplea la fuerza para destruir a sus enemigos”.

Para Asunción Bernárdez Rodal, autora del libro Soft power: heroínas y muñecas en la cultura mediática y experta en Comunicación y Género de la Univerisdad Complutense de Madrid, que Faith llegue a la gran pantalla es “una iniciativa muy positiva. Todo lo que sea aportar modelos femeninos más complejos y diversos a la producción audiovisual, permite que las mujeres reales tengan más posibilidades de ser en la vida cotidiana”. Es una imagen que rompe con la de mujer normativa (delgada, con grandes pechos y piernas torneadas) que, como apunta Bernárdez, “aunque este tipo de modelo de mujeres más grandes sí existían ya en el cine, no lo hacen con el mismo valor ni visibilidad que le da un personaje protagonista de este tipo”.

El caso de Faith no está aislado. El desarrollo actual de su personaje responde a un cambio en el paradigma que se viene dando en el mundo del cómic en estos últimos años y que está relacionado con el resurgir feminista. Tradicionalmente, como explica Asunción Bernárdez, “la heroína era una mujer que se integraba en un mundo de hombres con capacidades propias de ellos. Una especie de travestismo de género”. Pero esto ha cambiado, las mujeres ya no tienen que demostrar que están a la altura de la fuerza de ellos. “Han surgido referentes femeninos no tan sexualizados a los que se les ‘permite’ tener cualidades y relatos femeninos, como Katniss Everdeen (Los juegos del hambre) o Claire Frases (Outlander). Personajes que transitan modelos y realidades propias de las mujeres, para los que la Spider-Woman embarazada que lanzaba Marvel en 2015 sería un ejemplo perfecto.

Valiant no es Marvel ni DC. La expectación que generará la historia de Faith, la primera superheroína plus size que va a llegar a las pantallas, es aún imprevisible. Pero el efecto que esta pueda causar en otras mujeres (y también en hombres) sí lo es más. Bernárdez Rodal lo explica así: “Cuando vemos una película, leemos un cómic o vemos un vídeo en Youtube, como espectadores, actuamos en dos sentidos: por un lado ejercemos siempre nuestra capacidad crítica frente a lo que vemos pero, por otro, hacemos un ejercicio de empatía emocional. Sin esta empatía, consumir ficción sería algo insoportable. Sentir empatía con personajes como este, ‘no normativos’, es fundamental para dejar de vivir en la asfixia de los modelos de género”.

Etiquetas: , ,
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa