Foto: ARCHIVO EL PAÍS, GETTY IMAGES / ILUSTRACIÓN: ANA regina GARCÍA

Punto de vista

La revolución femenina del ‘podcast’

La eclosión del ‘podcasting’ ha propiciado que las mujeres hayan tomado (literalmente) la palabra y se hayan hecho escuchar. La cualidad democrática del formato ha permitido que cualquiera pueda hacer que su contenido se consuma, creando enormes comunidades alrededor de esas voces.

Como sucede a menudo en la configuración del deseo masculino, Cleopatra se ha representado en el arte como una mujer de una belleza sobrenatural que enloquecía a sus amantes, hasta el punto de que los imperios podrían derrumbarse si ella así lo decidía. Ningún retrato puede atestiguar la belleza de Cleopatra, pues ningún documento histórico o pictórico dedica palabras a su aspecto (a excepción de un poema que menciona su “blanca piel”). Lo que sí recogen distintos historiadores –Plutarco o Dion Casio, entre ellos– es la eufonía de su voz. Decían de ella que su timbre era “tan hermoso y dulce que dejaba clavado un aguijón a todo aquel que la escuchara”; que tenía “la más deliciosa voz y el conocimiento para hacerse agradable a todos”; que poseía una “voluptuosidad infinita” al hablar. En suma, que su gran arma de seducción –la más poderosa e imbatible– era la textura de su voz.

La escritora Irene Vallejo recoge esta apreciación sobre la voz de Cleopatra en su libro El infinito en un junco, para después afirmar que la oralidad es un misterio, pues solo se conservan los textos orales que alguien puso por escrito. En la tradición oral, las mujeres han ocupado un lugar esencial. Los “filandones” eran reuniones sociales que se hacían en torno a la chimenea mientras las mujeres filaban, es decir, tejían. Allí se contaban historias, leyendas o chistes del pueblo. El conocimiento pasaba de una generación a otra gracias a la voz y los relatos de madres a hijas, de abuelas a nietas. Fue la radio y después la televisión las que terminaron con esta práctica ancestral.

Sin embargo, la voz femenina no siempre ha sido escuchada. Los refranes populares señalaban que uno de los defectos femeninos es que hablaban (murmuraban, chismorreaban) demasiado. Nada mejor que una mujer en silencio: “La mujer lista y callada es de todos alabada”; “Mujer callada, avis rara”. Pero también el silencio femenino se tornó sospechoso: “No te fíes de mujer que no hable, ni de perro que no ladre”. Y, por supuesto, la palabra de la mujer nada valía: “La mujer y la mentira nacieron el mismo día”; “Juramentos de mujer, nunca has de creer”.

La oralidad sobrevive y renace ahora bajo formas nuevas en nuestro mundo tecnológico: el audio, y muy especialmente el ‘podcast’, demuestra la vigencia de la voz como herramienta narrativa. Señala la documentalista sonora Siobhan McHugh que el podcasting tendrá éxito no tanto porque sea un disruptor de la radio –que, sin duda, lo es–, sino porque “da nueva vida a modos y formas establecidas y, a veces, en gran parte olvidados”. Y en ese olvido se localiza también la voz femenina que no siempre ha gozado de protagonismo en los medios tradicionales, gestionados, principalmente, por hombres. La eclosión del ‘podcasting’ ha propiciado que las mujeres hayan tomado (literalmente) la palabra y se hayan hecho escuchar. La cualidad democrática del formato ha permitido que cualquiera pueda hacer que su contenido se consuma, creando enormes comunidades alrededor de esas voces.

Casos como Estirando el chicle, El podcast de Cristina Mitre, Gabinete de Curiosidades o Deforme Semanal en España, Concha Podcast en Argentina o Se regalan dudas en México muestran la relevancia de las creadoras sonoras. El primer podcast de masas en Estados Unidos, Serial, fue producido por una mujer: Sarah Koenig. Detrás del apabullante éxito de The New York Times Audio hay una periodista llamada Lisa Tobin. Dawn Ostroff es la directiva que está detrás de la formidable apuesta de Spotify por el audio. En Latinoamérica, Carolina Guerrero es la CEO del prestigioso podcast de Radio Ambulante y Martina Castro está al frente de la productora Adonde Media. La escucha entre mujeres está tejiendo hermosas comunidades en todo el mundo. La voz femenina, en definitiva, puede entenderse como un nervio que atraviesa nuestra historia y conecta siglos. No debe ser casualidad entonces que palabras como sonoridad y sororidad sean casi idénticas.

*María Jesús Espinosa de los Monteros es directora general de PRISA Audio.

Sigue leyendo

Las raras, el podcast chileno con mirada feminista analiza la muerte digna

Outbrain