Palomo Spain: “No quiero politizar mi marca porque me relaciono con gente de derechas y de izquierdas”

Horas antes de presentar su esperada nueva colección, hablamos con el diseñador sobre sus polémicas declaraciones en el 'Chester', los planes que tiene para el verano o por qué no vestiría a ningún político.

Palomo Spain: “No quiero politizar mi marca porque me relaciono con gente de derechas y de izquierdas”

Palomo Spain posa en su 'pop up' madrileña. Foto: Cortesía Pelonio Press

Alejandro Gómez Palomo (Posadas, Córdoba, 1992) nos recibe bebiendo champán. Motivos para celebrar cada trago no le faltan, teniendo en cuenta que está a punto de presentar su esperada nueva colección en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid, que estrena tienda efímera –en el Only You Boutique Hotel hasta el 12 de julio– y que es uno de nuestros diseñadores con mejor proyección internacional. También presume de una reciente pero imparable popularidad televisiva, tras su paso por Maestros de la Costura como miembro del jurado. Palomo Spain, nombre de su firma y con el que muchos se refieren a él, se sienta en un chéster para atender las preguntas de S Moda. Una situación tan paradójica como propicia para preguntarle al respecto de sus polémicas declaraciones en el programa de Risto Mejide. Pero también para hablar de lo que hará en verano el chico del momento, si le gustaría vestir al nuevo gobierno de Pedro Sánchez o acerca de los motivos del histórico complejo de inferioridad español.

Presentas tu nueva colección esta noche. ¿Cómo planteas el verano al dejar atrás los nervios?

Lo bueno de que hayan cambiado la semana de la moda a julio –antes se celebraba en septiembre– es que por fin voy a tener unas buenas vacaciones. Iré a Portugal con un grupo de amigos, a Sitges con mi chico y haré a algún viaje con mis padres a Turquía o Roma…

¿Cómo recuerdas los veranos de tu infancia en Posadas?

Con muchísimo calor (ríe). Allí aprovechamos la mañana para salir un rato y hacer algún recado, pero a partir de la hora de comer el pueblo muere. Después de la siesta vamos a la piscina y por la noche, terracita y tinto de verano.

¿Sientes que la gente te mira distinto tras tu debut televisivo?

Sí, para muchos mi triunfo absoluto ha sido salir en televisión, y me tomaron en serio al verme en pantalla. Cuando vuelves al pueblo te miran de otra manera, de repente te piden fotos a pesar de que te llevan viendo toda la vida. Yo fuerzo todo lo contrario: sigo paseando con mi perro vestida como una desesperada en chándal y quiero que me vean como me han visto siempre.

¿Y cómo te ves tú en pantalla? ¿Qué cambiarías de la primera temporada de Maestros de la Costura?

Me veo bien, pero con mucha papada, así que estoy intentado adelgazar un poco (ríe). La verdad es que me veía mejor en los últimos programas y me apetece empezar la segunda temporada con esa confianza que fui ganando.

La boutique efímera estará abierta hasta el 12 de julio en el Hotel Only You de Madrid. Foto: Cortesía de Pelonio Press

¿Qué prenda es para ti imprescindible en verano? ¿Y aquella que odias?

Me quedo con una camisa blanca fresquita, de lino por ejemplo. Nunca me pondría un bañador slip aunque a muchos chicos le quedan súper sexy.

¿Te has comprado algo en las rebajas?

Sí, una camisa de la colección tributo de Versace que no me podía permitir en temporada porque era carísima.

Reivindicas la marca España en tus diseños y en el propio nombre de tu firma, ¿crees que los españoles tendemos a minusvalorarnos?

Sí. Yo mismo me fui a Londres porque me parecía que aquí no pasaba nada interesante. Con el tiempo te das cuenta de lo contrario. Tenemos un país increíble y somos nosotros los que hacemos que esto no prospere. Estamos sentados quejándonos, intentando chupar del bote o pensando en hacer un chanchullo para cobrar el paro más tiempo sin tener las agallas suficientes para actuar. Y eso fue lo que yo hice: crear una buena casa de moda que sea internacional y que, al mismo tiempo, sea España.

¿A nivel moda cómo nos ves?

Hay talento, buenos talleres y buena artesanía, pero nos falta dejar de acomplejarnos. Ser capaces de colocar nuestras propuestas propias al lado de las de los franceses, los belgas o los japoneses sin intentar parecernos a ellos.

¿Te gustaría vestir a algún miembro del nuevo gobierno español?

No va para nada conmigo y no quiero politizar la marca. Me relaciono con gente de todo tipo de ámbitos: de derechas, de izquierdas… de todo. Además, los políticos tampoco son personajes demasiado glamurosos.

¿Y a la reina?

Pues tampoco. Si lleva mi ropa yo estaría encantado… o si se pone en contacto y me pide un vestido, se lo hago. Pero no la llamaría ni sería la ilusión de mi vida vestirla. La trataría como a cualquier otro cliente.

“No me gustaría vestir a ningún político”, asegura el diseñador. Foto: Cortesía de Pelonio Press

Dijiste en Chester, el programa de Risto Mejide, que la ropa de Inditex no tenia ni la mano de obra ni la calidad justa. ¿Qué repercusión han tenido estas declaraciones?

Todo se sacó de contexto. Era la primera vez que iba a televisión y se buscó ese tema para que la entrevista tuviera jugo y polémica. Lo dije sin ser demasiado consciente y hemos tenido nuestras conversaciones con Inditex y todo se ha solucionado, incluso me han invitado a visitar su sede. Yo no debí ser tan chulito a la hora de hablar y ellos han querido transmitirme que lo que dije no es exactamente así.

¿Crees que fue oportunista elegirte a ti para hablar de este tema y buscar la polémica?

Pues sí, yo creo que había mil millones de cosas interesantes que preguntarme que no fueran esta. Como entrevistador me dejó muchísimo que desear, y buscar un tema que me ha podido joder en mi carrera, con algo que además no tiene nada que ver con lo que hago, me parece bastante absurdo.

¿Cómo te tomarías que el low cost se inspirara en tus prendas?

Te animaría a que te dieras una vuelta por las tiendas… (ríe sarcástico y mira al responsable de comunicación, que se ha sentado a nuestro lado desde hace unos minutos). Creo que es sinónimo de que estoy haciendo algo bien y no me molesta porque nunca va a tener una tela igual de bonita.

El diseñador reivindica la marca España. Foto: Cortesía de Pelonio Press

Nunca desfilas en Ifema. ¿El pabellón 14 es uno de los aspectos negativos de la semana de la moda española?

Es más fácil presentar en Ifema que hacer lo que hago yo, pero me parece que allí se pierde un poco el significado de la moda. El ambiente parece más de una feria de muestras y es todo igual: pasarela blanca y modelos andando. Cuando llegas a casa no sabes muy bien quién ha hecho qué.

Dijiste en una entrevista con El País que eres ambicioso y que querías llegar a ser una figura como Valentino. ¿Qué marca del lujo internacional sueñas con dirigir?

Me veo mucho en Jean Paul Gaultier o si me pongo muy ambicioso en Saint Laurent.

¿Te ha llegado ya alguna oferta?

Todavía no pero me iría de cabeza, sin dejar de lado Palomo Spain.

Has creado el vestuario de Rosalía en su gira, estás al frente de la dirección creativa del último corto de Bárbara Lennie, sales en televisión… ¿Tienes miedo a morir de éxito?

No. Le da más miedo a la gente porque soy el único que está haciendo todo esto, pero es el transcurso natural de un diseñador que ha sacado algo y está funcionando. Aún no he llegado al éxito que me gustaría tener: vivir de mi trabajo y poder dedicarme 100% a lo mío sin tener que hacer todas esas cosas extra.

Todavía es difícil para ti vivir únicamente de la moda.

La marca aún tiene una vida muy corta y ya hemos jugado en primera liga desfilando al lado de Dior, siendo un taller de un pueblo de Córdoba con un capital pequeño. Hasta que todo esto se recupere tiene que pasar un tiempo. Pero nos va muy bien.

Etiquetas:
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa