Habilidad para ser mala persona y sin días libres: los indignantes requisitos de esta oferta de trabajo para ser asistente de ‘influencer’

La periodista Taylor Lorenz ha convertido en viral la ridícula lista de requisitos que una prescriptora con más de 10 millones de seguidores reclama a su futura mano derecha y que convierte El diablo viste de Prada en un cuento de hadas.

Se desconoce la identidad de la influencer que ha publicado la oferta de trabajo. En la imagen, la modelo alemana Jasmine Sanders. Foto: Getty

Si Miranda Priestly, la autoritaria editora de moda interpretada por Meryl Streep, se ganó el calificativo de demonio en El diablo viste de Prada, quizá sea hora de ir buscando una nueva criatura del averno para calificar su reencarnación milénica. “Organizada, disponible y diligente” son los tres primeros y a priori inofensivos requisitos que las Andys del futuro, la ayudante a la que dio vida Anne Hathaway en la recordada película, tendrán que cumplir para conseguir la oferta de trabajo más viral de los últimos tiempos: asistente personal de influencer. La periodista del área de Internet de The New York Times Taylor Lorenz compartió en su cuenta de Twitter personal las ridículas responsabilidades que una generadora de contenido de identidad confidencial, “muy conocida y con más de 10 millones de seguidores”, reclama a sus candidatos.

Según publicó la web de ofertas de empleo Entertainment Careers, especializada en el sector del show business, el afortunado que consiga el puesto tendrá que sentirse “cómodo” haciendo una cantidad de tareas dignas de la plantilla de toda una empresa. A saber: “Planear y gestionar las actividades en el calendario, estar en la casa de la influencer 8 horas al día, limpiar, cocinar, comunicarse con el productor, el responsable de vídeo, el editor, el representante, los estilistas, el servicio de limpieza, otras celebrities o amigos, documentarse y preparar todas las actividades de preproducción, producción y posproducción”. Además, por si todo lo anterior no fuera suficiente y para empezar a sentir cierta envidia de las criadas de Gilead, también “tendrá que gestionar todas las tareas personales de la influencer”.

Pero el anuncio, que fue retirado de la página cuando comenzó a espantar a miles de tuiteros a lo largo del mundo, todavía guardaba más peticiones locas. A pesar de definirse como “empleo de media jornada”, exige a los candidatos que estuvieran disponibles en su teléfono las 24 horas del día, 7 días a la semana. Como si del entrenador del Real Madrid se tratara, el futuro asistente personal debe ser capaz de mantenerse calmado y racional, manejar cientos de pequeñas tareas a la vez y dejar fuera de los aposentos de la prescriptora sus emociones y vida privada. “Tienes que tener la habilidad de poder ser el ‘malo’, apartar los sentimientos, manejar conversaciones intensas y recomponerte de forma instantánea de los errores. Tienes que mantenerse sobrio pero social y acogedor en ambientes de alto nivel. No puedes hacer fotos, publicar en tus redes sociales o querer (o parecer querer) ser famoso”, añade la insólita oferta, que confirma que una vez amaine la pandemia del coronavirus también tendrá que poder viajar “a cualquier sitio y a cualquier hora”.

La oferta de trabajo incluye todavía más demandas, en las que se pide que el candidato tenga vehículo propio y carné para llevar a la influencer a donde quiera en cualquier momento, que viva a no más de una hora en coche de Los Ángeles, que despierte “cada mañana con un café” a la prescriptora, que haga y deshaga sus maletas y que se coja “el menor número de días libres que sea posible”. Un chollo, vamos. ¿Y cuál es la remuneración por ser secretario, psicólogo, cocinero, editor, community manager, chófer, relaciones públicas, jefe de prensa, brand manager, empleado doméstico, confidente y estilista de influencer 24 horas al día? Unos 25 euros la hora, aproximadamente. Para evitar –suponemos– una ola indiscriminada de candidatos, el anuncio finaliza asegurando en mayúsculas que “no tomarán en consideración ninguna petición que no siga las instrucciones dadas”, por lo que el cupo debe restringirse a los miembros de los Vengadores.

Desde que Taylor Lorenz compartió los pantallazos de la oferta en su perfil de la red social, el tuit se ha convertido en viral al sumar más de 12000 ‘Me gusta’ y 3600 Retweets y comentarios. Los usuarios no solo piden que se conozca la identidad de la prescriptora con presumible nostalgia por la esclavitud, sino que denuncian el abuso laboral de un puesto que se dice de media jornada pero exige total disponibilidad y cuyo salario real debería estar por encima de los 120000 euros al año y no alrededor de los 25000 que ofrece.

“Después de haber durado solo tres semanas como asistente personal de un diseñador (e instagramer) tipo El diablo viste de Prada en Nueva York, después de leer la descripción del trabajo estoy teniendo flashbacks de mi Trastorno de estrés postraumático”, escribe una tuitera. “Violan tantas leyes laborales que no sé ni por donde empezar. Por favor, protégete de aceptar cualquier trabajo así. Es ilegal tener que estar disponible 24/7 sin ser remunerada y no te pueden pedir usar tu propio coche”, concluye otra. ¿Sabremos algún día la identidad de la contratante?

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa