‘Street style’ de aeropuerto: ¿por qué nos interesa cómo viajan las ‘celebrities’?

Hablamos con uno de los paparazzi que 'caza' a las famosas en Barajas y analizamos por qué sus estilismos de avión se han convertido en objeto de estudio para las revistas de moda.

‘Street style’ de aeropuerto: ¿por qué nos interesa cómo viajan las ‘celebrities’?

Da igual que dentro del aeropuerto no brille el sol, las 'celebrities' se protegen de las cámaras con sus inseparables gafas. Foto: Cordon Press

Prueben a escribir ‘celebrity airport’ en Google. Verán que el buscador les devuelve cerca de 48 millones de resultados y que casi el 100% de los enlaces incluyen automáticamente la palabra ‘style’ (estilo). Cientos de revistas de moda y webs especializadas dedican titulares, galerías de fotos y hasta secciones enteras a analizar lo que las famosas se ponen o se dejan de poner para coger un avión. El estilo de las celebrities en el aeropuerto: cómo vestir como Kendall Jenner, Gigi Hadid y más, titula Racked. Qué llevan las famosas cuando viajan, escribe la edición británica de Vogue. ¿Quién tiene el mejor estilo para viajar?, se pregunta The Cut, sección femenina y feminista del New York Magazine. Más allá del tradicional interés que despiertan las combinaciones de alfombra roja o los conjuntos lucidos en fiestas y eventos de postín, no hay publicación del sector que se olvide de dedicarle su atención a los estilismos que llevan los rostros más conocidos del star-system para viajar. Las fotos que muestran a Kim Kardashian saliendo del aeropuerto, a Rihanna a punto de coger un vuelo o a Kate Moss maleta en mano, no son demasiado cuidadas ni estéticamente impecables, pero generan tanto interés en las revistas y en los lectores como el mejor posado disparado por un fotógrafo de renombre. Puede parecer algo disparatado pero el ‘estilo de aeropuerto’ se ha convertido en una especie de subgénero del street style por derecho propio.

Pero, ¿qué tienen de especial los aeropuertos?, ¿por qué se han convertido en pequeñas alfombras rojas improvisadas? Existen varios motivos para explicar el fenómeno. Para los paparazzis es bastante sencillo y barato toparse con caras conocidas en las principales terminales del mundo. Los lectores, por su parte, se sienten más identificados con este tipo de estilismos, generalmente más casuales, y sienten curiosidad por descubrir si tal o cual actriz se atreve con el chándal y la cara lavada cuando viaja como todo hijo de vecino. “Estamos acostumbrados a ver a las celebrities con looks con mucha producción bajo una lluvia de flashes en un photocall de una fiesta, cosa que rara vez experimenta una persona de la calle. En cambio, coger un avión se ha convertido en estos tiempos en algo tan habitual para cualquiera que resulta interesante saber qué se ponen ellas cuando viajan”, explican a S Moda David y Sofía, conocido tándem de estilistas españoles que cuentan entre sus clientas con actrices como Macarena Gómez. Si a estas razones le sumamos el creciente interés por el street style, encontramos que el aeropuerto es el lugar perfecto para que los fotógrafos disparen sus cámaras y las revistas comenten la jugada (hasta Karl Lagerfeld rindió homenaje a estos espacios en su colección para esta temporada).

Ropa para aeropuerto

“Celebrities como Sara Carbonero o Paula Echevarría venden por lo que llevan”, explica el paparazzi Sanvicens. Foto: Gtres

Internet, por supuesto, se ha convertido en el lugar idóneo para el desarrollo de esta tendencia. Tal y como apunta Racked en un reportaje titulado How Did Celebrity Airport Style Become a Thing? (podríamos traducirlo por: ¿cómo el estilo de las celebrities en los aeropuertos se ha convertido en una costumbre?), la red ha amplificado la cobertura de la vida de los famosos y portales como TMZ comenzaron hace diez años a instalar un fotógrafo permanente en algunos aeropuertos. “Con los paparazzi siempre en busca de nuevos lugares para arrinconar a las celebrities, el aeropuerto internacional de Los Ángeles se está convirtiendo en su nuevo canal de alimentación”, informaba Los Angeles Times en 2008. A pesar de que hace unas cuantas décadas los looks que Jackie Kennedy o Marilyn Monroe elegían para volar ya despertaban interés, el fenómeno se ha multiplicado de la mano de Internet. “Llevo 15 años en la profesión y antes las fotos de determinado personaje valían por quién era, no por lo que llevaba. Ahora hay famosos que venden solo por la ropa. Por ejemplo, Sara Carbonero o Paula Echevarría han sido muy perseguidas para fotografiar cómo iban vestidas. A consecuencia de eso incluso se han convertido después en blogueras de moda”, nos cuenta José María Sanvicens, paparazzi y coordinador de fotógrafos de Cordon Press, una de las principales agencias que da cobertura a nivel internacional.

Sin embargo, su cometido principal cuando se desplaza al aeropuerto no es inmortalizar los estilismos de las caras conocidas que se dejan caer por allí. “Solemos ir a estos lugares para pillar a parejas famosas que se van de viaje o vuelven. Pero incluso si no lo conseguimos, nos suelen comprar la foto. Como decimos en la profesión ‘los personajes tienen pies’, siempre hay que sacarlos de cuerpo entero y hay que fijarse en la ropa que llevan porque a veces eso determina que vendas el reportaje o no”, explica el paparazzi. Según detalla el fotógrafo, ir al aeropuerto “a ver si pescas algo” es una manera común para empezar en la profesión. Después, lo más normal no es que las agencias –al menos en España– tengan a un fotógrafo fijo en las terminales, si no que estos vayan cuando reciben información concreta sobre la salida o regreso de un famoso. Este tipo de fotos, en las que un rostro conocido pasea por los pasillos sin mayor interés que lo que lleva puesto, pueden distribuirse de distintas formas y en función de eso varía su precio. “Hay que diferenciar si es en exclusiva o en competencia. Si es en exclusiva se pacta un precio con la revista que compra el reportaje. Es difícil hablar de una cantidad porque depende del personaje: 3.000, 30.000 o incluso 100.000. Si se distribuye a través de la agencia, Cordon Press por ejemplo, el precio es de 120 euros. Ellos son quienes la suben a su web y los medios de todo el mundo pueden comprarla si les interesa”, desgrana Sanvicens.

Ropa para aeropuerto

Cara Delevingne, Suki Waterhouse y St. Vincent pasando de los paparazzis y tirando de ‘looks’ informales. Foto: Cordon Press

El trabajo en el aeropuerto es relativamente sencillo para los fotógrafos aunque entraña sus dificultades. “No te suelen poner pegas a excepción de no disparar en dirección a la zona de acceso y control de seguridad, eso está prohibido. Por lo demás se suele trabajar bien pero las fotos son todas iguales y la luz no es buena. Además no es fácil esconderte e incluso te topas con gente anónima que te descubre y va a chivarse al famoso de turno de que le estás haciendo fotos”, explica el paparazzi. En España lo más frecuente es que los fotógrafos se escondan para preservar la naturalidad de los famosos y conseguir “fotos buenas”. En Estados Unidos, sin embargo, lo más común es que se sitúen frente a su ‘presa’ y empiecen a disparar sin remilgos. Eso hace que el resultado sea bastante menos fortuito y natural de lo que cabría pensar. “Las imágenes internacionales nunca son espontáneas. Las celebrities saben que van a ser fotografiadas en cuanto pongan un pie en la calle y suelen maquillarse en el avión antes de aterrizar. No es raro que viajen con sus maquilladores y estilistas”, detalla Sanvicens. “Aquí no es tan frecuente pero yo he tenido algunas anécdotas curiosas. Marta Sánchez, por ejemplo, una vez me pidió que esperara a que fuera al baño y se maquillara para repetir las fotos y no salir con la cara lavada”.

Los estilistas David y Sofía secundan la opinión del fotógrafo: “En Estados Unidos es bastante habitual que las actrices cuenten con un estilista también en su vida diaria. Saben que son objetivo de las cámaras allá donde van y que es importante su imagen en esas imágenes que luego todos comentamos. Aquí en España es más anecdótico, hay que pensar que el mercado americano va por delante y que sus caras despiertan un interés global”. Según su opinión, es exagerado bautizar los aeropuertos como ‘las nuevas alfombras rojas’ porque “podemos olvidar una mala combinación al bajar de un avión mientras que una mala elección en los Oscar es recordada durante años”.

ropa para aeropuerto

Algunas cuidan sus looks al máximo e incluso posan ante las cámaras. Foto: Cordon Press

A pesar de que el creciente interés por estas fotos haya logrado que, lo que hace años era espontáneo, ahora cuente con un equipo de asesores detrás, es cierto que los estilismos que suelen verse en los aeropuertos tienen un punto menos encorsetado que atrae a los lectores. “Siempre hay algunas famosas que llegan con un minivestido y unos zapatos de tacón pero en la mayoría de los casos llevan prendas simples y fáciles. Piezas que cualquier mujer tiene en su armario y que aprenden a combinar de forma interesante inspirándose en ellas”, explica Hillary Kerr, cofundadora Who What Wear, una de las primeras webs de moda en capitalizar las fotos de street style en las terminales allá por 2006. “Los aeropuertos son una fuente inagotable de ideas. Cualquier persona puede encontrar inspiración en sus compañeros de viaje. El cruce entre culturas y países convierte estos lugares en fuentes de inspiración”, consideran David y Sofía. En su opinión, las celebrities aciertan cuando viajan con estilismos cómodos y realistas. “Rosie Huntington-Whiteley, Kate Bosworth o Jessica Alba visten looks nada imposibles pero sofisticados. En el otro lado de la balanza están Kim Kardashian o Victoria Beckham que sacrifican en confort en post del glamour y nos han dejado apariciones para el recuerdo”.

Muchas de ellas están encantadas de ser fotografiadas. Otras como Ruby Rose, de Orange is the new black, maldicen el momento en el que los aeropuertos se convirtieron en improvisadas pasarelas (“Si estás perfecta en el aeropuerto, no eres un ser humano”, ha llegado a firmar la actriz). Muy a su pesar, la fiebre por cazar famosas con sus grandes gafas de sol, sus sombreros y sus pantalones pitillo surcando los pasillos de la terminal va en aumento. Tanto que el Aeropuerto Internacional de los Angeles (LAX) anunció hace unos meses la creación de una zona privada lejos de paparazzis para garantizar la intimidad de estrellas de Hollywood, virtuosos de la música o el deporte, supermodelos o políticos. Previo pago, las celebrities que quieran escapar de las cámaras y de las hordas de fans que solicitan sus autógrafos, podrán disfrutar de ‘Los Angeles Suite’ y subir al avión sin cruzarse con el resto de los mortales. Ciudades como Dubai, París, Ámsterdam o Moscú ya cuentan con espacios privados similares. Si la cosa se complica demasiado y se hace imposible inmortalizar el ya consagrado ‘estilo de aeropuerto’ siempre quedará la calle, los días de compras o las semanas de la moda. Parece que las celebrities siempre estarán condenadas a ser perseguidas e inmortalizadas. Vayan camino de Japón o a por una barra de pan.

ropa para aeropuerto

El lado más humano de Gigi Hadid y Kate Moss, hasta arriba de maletas. Foto: Cordon Press

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa