James Corden: así se convirtió en el hombre más viral de la televisión

Al británico más viral de Youtube le has visto cantar con Adele, Justin Bieber o Jennifer Lopez. Te presentamos a la inesperada sensación de la televisión americana.

El presentador inglés ha pasado de ser un perfecto desconocido a una estrella en apenas un año. Foto: Getty

“Creedme, pese a todo lo sorprendidos que podáis estar de verme aquí haciendo este trabajo, nunca lo estaréis tanto como yo”. Con esta sincera introducción comenzó su etapa como presentador de The Late Late Show el británico James Corden hace ya un año. Su éxito en este tiempo es uno de los más insólitos e inesperados de la historia de la televisión. La cosa va así: Corden, un actor muy conocido en su país, cruza el charco para debutar en Broadway, se lleva un sorprendente premio Tony, protagoniza un musical en Hollywood con Meryl Streep y se hace con uno de los puestos de presentador más deseados de la parrilla. No contento con eso, ha conquistado Youtube gracias a su sección Carpool Karaoke, que suma más de 350 millones de visionados y subiendo. Sí, James Corden es el hombre del momento.

“Energético, afable y seguro de sí mismo, pero no particularmente especial. Todavía no está claro porque le han elegido”, dijo The New York Times tras la emisión de su primer programa en la CBS. El escepticismo con el que prensa y público recibieron a Corden estaba bien fundamentado, teniendo en cuenta la lógica imperante en multinacionales que se juegan millones de dólares con cada minuto de pantalla. Su carrera en Estados Unidos se limitaba a una obra de teatro y dos papeles secundarios en el cine. One Man, Two Guvnors tuvo una gran acogida en Broadway y le hizo merecedor del Tony al mejor actor (por delante del mismísimo Philip Seymour Hoffman). Meses después apareció en el filme Into The Woods, con Meryl Streep y Johnny Depp; y Begin Again, con Keira Knightley. Pero, ¿por qué apostar por un completo desconocido? “Es un tipo muy divertido y especialmente querible”, apunta el mítico Jay Leno. “Esa es la clave. Creo que la era de la ironía y el sarcasmo ha acabado en América. Es agradable ver a una persona que te cae bien y que te gustaría conocer como amigo”.

El inglés ha aprovechado su dotes interpretativas para darle al programa un encanto inimitable por la competencia, en secciones que están más cerca del programa de variedades que del formato tradicional. Ahí está la viralidad de las Filmographys, en la que gente como Tom Hanks o Matt Damon repasan junto a él toda su carrera en clave de parodia. Pero han sido sus viajes en coche, con estrellas de la música como copilotos, los que han desatado el verdadero boom del Carpool Karaoke.

Corden y One Direction, en uno de los episodios de 'Carpool Karaoke'.

Corden con One Direction, en uno de los episodios de ‘Carpool Karaoke’. Foto: Cordon Press

Adele versionando el Wannabe de las Spice Girls, Jason Derulo bailando en una gasolinera o Corden haciéndose pasar por Jennifer Lopez para pedirle a Leonardo DiCaprio salir de fiesta, son algunos de los momentos más vistos del programa. El presentador ha pasado del “¿James quién?” de su nombramiento, a ser una de las personas más conocidas de Estados Unidos gracias a sus aptitudes vocales y automovilísticas. Las discográficas se pelean porque sus artistas sean los nuevos invitados, algo que The Late Late Show intenta restringir para que «siempre sea fresco”. “Podríamos hacerlo cada semana, pero no queremos”, confesó Corden a la revista Time, a la que también apuntó los dos requisitos que deben tener los intérpretes para aspirar a ser su copiloto. “Que tengan los suficientes éxitos para que podamos dar una vuelta durante el tiempo estimado. Y que yo sea un fan. Tengo que estar en plan ‘Oh, Díos mío’. Porque es parte de la alegría de esto, que sea alguien a quien quiera y respete”.

Hace años que Inglaterra ya quería y respetaba las virtudes de James Kimberly Corden. Nacido en 1978, supo muy pronto que lo suyo era subirse a las tablas. “Quería entretener al público, actuar, cantar bailar; todo lo necesario que haga que la gente me mire y sonría”, escribía él mismo en su autobiografía Can I have your attention, please? (¿Pueden prestarme atención, por favor?). Con 17 años comenzó su carrera interpretativa en diferentes papeles de teatro y televisión. Pero fue en 2007 y gracias a la serie Gavin and Stacey (creada por él mismo) cuando saltó a la fama en todo el país. Casado y con dos hijos, Corden es uno de los artistas más aplaudidos y polifacéticos de las islas y a quien se le aventuraba una rutilante carrera como actor. Hasta que la televisión se cruzó en su camino.

James Corden en 2008, mejor actor de comedia por 'Gavin and Stacey'.

James Corden en 2008, mejor actor de comedia por ‘Gavin and Stacey’. Foto: Getty

Abril de 2014. Craig Ferguson anuncia su retirada de The Late Late Show tras casi una década de humor ácido e incorrecto, un gamberro que flirteaba con todas las invitadas a su show (hay incluso un canal de Youtube que las recopila), con una actitud perfecta para el horario de medianoche. Tras descartar nombres como Neil Patrick Harris (Cómo conocí a vuestra madre) y John Oliver (que triunfa ahora en la HBO), la cadena sorprende a todos con el fichaje de Corden. Las redes criticaron la decisión decepcionadas porque un perfecto desconocido se hubiera hecho con el puesto que por fin iría destinado a una mujer. “Porque tenemos nuestro periodo por la noche”, bromeaba sarcástica Amy Schumer cuando era cuestionada sobre las razones de esta ausencia histórica y que todavía hoy seguimos esperando.

Corden formaría parte de una nueva camada de presentadores, junto a los Jimmy Fallon, Seth Meyers, Stephen Colbert, John Oliver, Larry Wilmore y Trevor Noah. Cualquiera de estos seis nombres tienen a sus espaldas probada experiencia en monólogos y formatos de comedia. Fallon y Meyers son de la cantera del Saturday Night Live, mientras que Colbert, Oliver, Wilmore y Noah se han curtido en The Daily Show con Jon Stewart. James Corden, con un perfil muy distinto al esperado, ha tenido que acentuar esas diferencias para brillar con luz propia. Y lo ha conseguido. Su actitud afable y entusiasta, por momentos casi infantil, es clave en un programa que podría pasar por un espectáculo de variedades tradicional, donde los juegos y sketches se llevan todo el peso.

Pese a las críticas iniciales, Corden ha posicionado su 'show' como un referente en internet.

Pese a las críticas iniciales, Corden ha posicionado su ‘show’ como un referente en internet. Foto: Cordon Press

The Late Late Show desafía la estructura del late night clásico, que se compone de dos partes imprescindibles: el monólogo de actualidad y la entrevista al invitado. Ninguno de estos aspectos son los fuertes de Corden. En sus entrevistas acoge hasta tres invitados simultáneamente para convertirla en una conversación (al estilo de Graham Norton en la televisión inglesa). No debería extrañarnos entonces que, al contrario que otros compañeros como Jimmy Fallon, en su fulminante éxito de Youtube no haya ningún vídeo entre los más vistos grabado en plató. Un ejemplo: los monólogos de Corden tienen una media de 150.000 reproducciones. El Carpool Karaoke de Adele está a punto de alcanzar los 100 millones.

Y es que James Corden tiene mucho que agradecer a su vehículo. La sección está inspirada en un gag de 2011 junto a George Michael para una gala benéfica y en el documental que grabó Corden con Gary Barlow (Take That) para la BBC. Su primera emisión, de 5 minutos de duración, fue emitida en marzo de 2015 con Mariah Carey como invitada. Doce meses y varias estrellas después, tiene una duración cercana al cuarto de hora y suma casi cuatrocientos millones de visionados. “No nos dimos cuenta del éxito hasta el que hicimos con Stevie Wonder. 48 horas después de estar con nosotros, su álbum de grandes éxitos se colocó primero en Reino Unido, Europa, y subió en Estados Unidos también”, explica el productor ejecutivo Ben Watson. “Creo que ese fue el punto de inflexión para nosotros”.

Los responsables de The Late Late Show han dirigido todas sus fuerzas hacia internet, dejando a un lado la audiencia real de sus programas en directo. Es más, con un millón y medio de espectadores diarios, no es ni el show más visto de su franja horaria (Late Night with Seth Meyers le aventaja de forma holgada). Sin embargo, si su canal en Youtube está cerca de los 5 millones de suscriptores, el de Seth Meyers apenas supera los 400.000. “Lo que menos podemos controlar es la audiencia, pero sí la relevancia. El mundo digital es donde puedes hacer sentir esa relevancia”, declaró el productor ejecutivo Rob Crabbe. Saben que su público potencial está durmiendo durante la emisión y que será al día siguiente cuando vean online los mejores momentos. “Si estás haciendo buen contenido para la medianoche, debería ser buen contenido para el mediodía, cuando estás comiendo en tu mesa. El objetivo es hacer cosas que la gente quiera ver a cualquier hora”. Carpool Karaoke ha creado una escuela que algunas cadenas ya están imitando. Ese es el caso del espacio España Directo de TVE, que acaba de estrenar su propia versión cañí con el nombre de CARaoke. David De María y Falete han sido los primeros copilotos. Tiembla James, tu reinado está llegando a su fin.

Una de sus parodias con Cindy Crowford.

Una de sus parodias con Cindy Crowford.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa