20 ‘instagramers’ mayores de 60 años que prueban que el estilo no tiene edad

Seleccionamos las cuentas imprescindibles de mujeres que, cansadas de referentes jóvenes y canónicos, demuestran que pueden tener tanta o más actitud que ellos.

instagramers mayores

Lyn Slater, Ernie Stollberg y Linda Rodin. Foto: Instagram

“Se pueden seguir las tendencias pasados los 60”. El mensaje que celebra la portada de marzo de S Moda (con cinco iconos entre los 52 y los 90 años) es el mismo que muchas mujeres maduras reivindican a través de sus cuentas de Instagram. Cansadas de los referentes jóvenes y canónicos, estas estrellas de las redes defienden que el estilo, la actitud y cierto don para vivir e interpretar la moda no tienen nada que ver con la edad. Con referentes pioneros como Iris Apel a la cabeza, seleccionamos las cuentas que más nos inspiran.

Ernie Stollberg (47.500 seguidores)

Esta austriaca de 96 años puede presumir de haberse convertido en la mejor modelo de la tienda online Park Wien, que le ofreció la posibilidad de lucir sus prendas ante miles de seguidores en Instagram. Desde ese momento no ha dejado de ganar likes y repercusión. Raf Simons, Vetements, Haider Ackermann o Y/project son solo algunas de las firmas con las que se atreve. Y lo mejor es que no hay prenda ni estilo que se le resista. Hasta Jacquemus se rindió ante ella compartiendo varias de sus fotos.

Linda Rodin (244.000 seguidores)

Estilista (trabajó para Madonna o Harper’s Bazaar), modelo ocasional (ha posado para J Crew o The Row), creadora de la línea de aceites Rodin Olio Lusso y una de las reinas de Instagram. Con 70 años cumplidos, Linda Rodin y su inseparable perro Winks (no en vano su blog se llama Linda and Winks) forman una de las parejas más estilosas y admiradas de la red. Este icono de belleza en la madurez confiesa que su mejor truco es ponerse sus prendas favoritas durante décadas y jamás sentirse disfrazada. Nunca se ha declarado muy fanática del maquillaje –apenas utiliza color en los labios– y pasa de teñir su melena plateada, que ya es uno de sus rasgos más reconocibles.

Emiko Mori (44.300 seguidores)

Tiene 95 años y muchas ganas de ponerse cualquiera de las creaciones de su nieta (Chinami Mori), por coloridas o extravagantes que sean. Sus fotografías resultan, además, inspiradoras por la forma en la que reivindica su identidad y raíces a través de la moda. Una actitud que ha enamorado a más de 44.000 personas de todo el mundo. Ella misma ha reconocido que recibe muchos mensajes de fans que «quieren envejecer como ella». ¿Y quién no querría?

Yazemeenah Rossi (229.000 seguidores)

Medidas canónicas, cuerpo atlético y… melena blanca. Esta modelo francesa que en su juventud trabajó para firmas como Yves Saint Laurent o Hermès sigue siendo ejemplo de estilo y belleza a sus 63 años. “Me gusta más el aspecto que tengo ahora, que el que tenía hace 20 años”, confesaba en una entrevista a S Moda. Aunque una firma cosmética le ofreció una cuantiosa suma de dinero por teñir su cabellera y convertirse en su imagen, Rossi rechazó la oferta. Años más tarde (2012) esas mismas canas le proporcionaron un contrato para unos anuncios navideños de Marks & Spencer. Con ellos llegó la fama internacional y un tropel de seguidores.

Lyn Slater, aka Accidental Icon (635.000 seguidores)

Esta profesora de 64 años es una de las más populares de la lista gracias a su blog Accidental Icon, que compagina con la docencia. Confiesa que comenzó su bitácora porque no encontraba mujeres maduras que la inspiraran y a día de hoy ha protagonizado campañas para firmas como Mango. Su cuenta de Instagram, donde ha multiplicado por tres el número de seguidores desde su aparición en las imágenes de la firma española, es una manifestación constante de que la modernidad no tiene nada que ver con la fecha de nacimiento.

Helen Van Winkle, aka Baddie Winkle (3,8 millones de seguidores)

Baddie Winkle («Arruga Malota») es la abuela más cañera de Instagram. Musa de Miley Cyrus, esta octogenaria ha logrado la escalofriante cifra de 3,8 millones de followers gracias a su incomparable actitud. Su cuenta, en la que posa con toda clase de atuendos y reivindica la marihuana en cuanto tiene ocasión, ha sido el reclamo perfecto para marcas alternativas como Dimepiece LA, que la elevó en 2015 a la categoría de nuevo icono festivalero colocándola en su campaña. Colgar sus fotos en redes sociales (una idea que propuso una de sus nietas) le ha servido también para afrontar la muerte de su marido y su hijo. “No me siento vieja. Nunca me he sentido así. Creo que puedes vestirte como quieras”, repite en sus entrevistas.

Cynthia Pastor (22.4000 seguidores)

Es diseñadora de interiores, estilista y «badass» (término que no deja de proliferar en redes sociales y que podríamos traducir por malota en el sentido más positivo de la palabra. Una tía cañera, vamos). A sus más de 60 años se ha convertido en todo un referente de atrevimiento y frescura gracias a sus coloridos looks con un punto extravagante. Los mechones canosos que pueblan su melena bob y sus gafas de sol sin las que jamás posa, ya son señas de su identidad. Podría ser musa del mismísimo Alessandro Michele.

Tziporah Salamon (30.800 seguidores)

A punto de cumplir los 70, esta neoyorquina «eleva el acto de vestirse a una forma de arte», como ella misma explica en su blog. Su particular forma de entender la moda la llevaron a aparecer en el famoso documental Advanced Style –resultado del blog homónimo que disocia estilo y juventud– y puede presumir de haber sido fotografiada por el mismísimo Bill Cunningham. Las dramáticas combinaciones estilísticas que comparte en su Instagram reclutan a casi 31.000 almas deseosas de admirar su guardarropa. Salamon también ha sido modelo para firmas como Lanvin y ha aparecido en numerosas revistas de moda.

Mel Kobayashi (35.800 seguidores)

Melanie Kobayashi (Mel para sus seguidores) debutó como modelo a los 50 años. Desde entonces no ha dejado de colaborar con marcas ni de mostrar su forma de entender la moda en su cuenta de Instagram y su blog, Bag and a Beret. «La ropa es un portal hacia otras personalidades, lugares y épocas: CEO en Nueva York un día, actriz de cine mudo de Hollywood al día siguiente o una socialité en Mónaco al otro», afirma. De ahí que loos looks de esta canadiense sean tan eclécticos como inspiradores. Eso sí, su pelo blanco peinado con un ligero tupé es una constante en todos ellos.

Jenny Kee (37.500 seguidores)

La relación de Jenny Kee con la moda trasciente Instagram. Empezó trabajando como modelo en su juventud para después montar su propia marca. En los años 60 abandonó su Australia natal para mudarse a Londres, donde participó en la escena Swinging London vendiendo ropa de segunda mano de Elsa Schiaparelli o Dior a las estrellas del rock del momento. Más tarde, la australiana de ascendencia cantonesa, inglesa e italiana abriría la boutique Flamingo Park junto a la diseñadora Linda Jackson. De allí salieron populares creaciones como un jersey estampado con koalas que lució Diana de Gales. A día de hoy sigue diseñando y pitando sus famosas prendas. Y no hay mejor modelo para sus creaciones que ella misma. «No vamos a ser viejitas con pelo azulado sentadas en una residencia para ancianos. Y si tuviéramos que vivir en una residencia, lo haríamos con nuestra marihuana, nuestra comida saludable y mucho estilo», declaró a The New York Times.

OG Ma (176.000 seguidores)

Sus posados en la cuenta de la tienda neoyorquina especialista en streetwear Uniquehype la han convertido en un referente del streetwear más allá de los millennials. Precisamente muchos de ellos peregrinan hasta el local para fotografiarse con ella y sus múltiples prendas de Supreme, firma de la que casi se podría considerar improvisada imagen de marca. ¿Quién dijo que la fiebre por la moda urbana era solo cosa de jóvenes?

View this post on Instagram

🎄Look inside my soul and you can find gold🌟

A post shared by SUPREME 💎 (@uniquehypecollection) on

Alyson Walsh (41.400 seguidores)

«Creo firmemente que no se trata de la edad, se trata del estilo». Bajo este mantra, esta periodista freelance y exeditora de revistas de moda publica sus look desde 2008 en That’s not my age. Ha escrito un par de libros sobre moda (Style Forever y Know your style) e inspira a decenas de seguidores con sus looks fáciles, perfectos para el día a día y alejados de las extravagancias. Pura inspiración para los amantes de los básicos.

Dorrie Jacobson (43.200 seguidores)

Esta exconejita Playboy de 83 años despertó el interés de la comunidad digital cuando el año pasado empezó a colgar fotos posando en lencería en su cuenta de Instagram, Senior Style Bible. Sus publicaciones cuestionan cómo debe vestir una octogenaria y animan a sus seguidores a «ponerse lo que quieran». Entre sus looks lo mismo se cuelan estilismos con la última prenda viral de Zara que posados con el famoso body negro y las orejitas Playboy.

Sarah Jane Adams (180.000 seguidores)

Creó la cuenta de Instagram para promocionar su marca de joyas, pero pronto ella misma se convirtió en la protagonista principal del perfil. El hashtag #MyWrinklesAreMyStripes (algo así como «mis arrugas son mis galones, mi seña de identidad», que acompaña todas sus publicaciones, nació después de que la dependienta de una tienda de cosméticos le ofreciera una crema para borrar sus arrugas. «En realidad las adoro y no tengo ningún interés en deshacerme de ellas», le contestó. Su estilo resulta de lo más inspirador porque lo mismo posa con un conjunto deportivo de pies a cabeza que se enfunda en un elegante vestido de noche.

Beatrix Ost (51.000 seguidores)

Esta polifacética alemana –a día de hoy vive entre Nueva York y Virginia– es a sus 79 años una de las blogueras más estilosas de Instagram. Pero también es artista (posa con frecuencia junto a sus cuadros), diseñadora de joyas y escritora. Su tez pálida, sus labios siempre oscuros y sus múltiples turbantes definen un estilo tan etéreo que, en ocasiones, parece sacado de una de sus obras de arte.

Moon Lin (98.200 seguidores)

Al parecer, todo empezó cuando en mayo del año pasado Moon Lin pidió a un desconocido que le hiciera una foto para su cuenta de Instagram. El improvisado fotógrafo compartió la imagen en un conocido grupo de Facebook de Taiwán y no tardó en hacerse viral. Según explicó a diversos medios, decidió crearse una cuenta en Instagram «porque la hace sentir joven» y, aunque a veces pide ayuda con las fotos, suele hacérselas ella misma. En la cuenta de esta octogenaria no faltan prendas de streetwear de firmas tan codiciadas como Vetements, Supreme o Thrasher. Como rezan muchos de los comentarios que acompañan sus fotos, «no hay abuela más cool que ella».

Lili Hayes (109.000 seguidores)

Su cuenta de Instagram es la menos convencional de la lista. Más allá de posar con gorros de Supreme interpreta los looks más extremos, se disfraza con todo tipo de caretas y pelucas y hasta se graba cantando o peleándose con su hijo. Precisamente él, fotógrafo de profesión, es el encargado de fotografiar y grabar a su madre en las situaciones y sketches más inverosímiles. Una antiegobloguera de manual a sus más de 70 años.

Judith Boyd, aka Style Crone (44.800 seguidores)

A pesar de haber pasado la mayor parte de su vida trabajando como enfermera en urgencias, esta estadounidense de 78 años no dudaba en ponerse cada día uno de sus sombreros como modo de expresión y vía de escape ante el dolor que presenciaba con sus pacientes. Ahora, ya retirada, se pasa el día entero combinándolos con prendas coloridas, divertidas y sin miedo a los estampados. Hace solo unos días desfiló en la semana de la moda de Nueva York para la firma local C.R.Lee.

Zandra Rhodes (43.900 seguidores)

A las puertas de los 80, Zandra Rhodes es muchísimo más que una instagramer. Esta diseñadora de moda revolucionó la escena británica con sus estampados tachados de escandalosos en los 70. Aún en activo, celebrará sus cinco décadas en la industria durante la próxima semana de la moda de Londres, tiempo en el que ha vestido a personalidades como Freddie Mercury o Diana de Gales. Su melena rosa (que antes estuvo teñida de verde o rojo) y su maquillaje siempre dramático y exagerado la han convertido en una de las personalidades del mundillo con una identidad más personal e identificable.

View this post on Instagram

the original showgirl

A post shared by The Iconic Dame Zandra (@zandra_rhodes_) on

Colleen Heidemann (49.300 seguidores)

Nacida en California y criada en Bangkok, esta exazafata de vuelo fue descubierta en 2011 cuando trabajaba en su tienda de ropa vintage de California. Desde entonces, además de aparecer en el blog y el documental Advanced Style, no para de trabajar como modelo. Según ha contado, vestirse cada mañana es un signo de civismo y respeto hacia todos aquellos con los que se tope a lo largo del día.

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa