Las nuevas ‘influencers’ de Instagram tienen 95 años: el optimismo de las abuelas triunfa en el confinamiento

Con miles de seguidores en apenas un mes, la nonagenaria ‘tata’ de Miguel Ángel Muñoz se ha convertido en una inesperada estrella en las redes durante la cuarentena. Hablamos con el actor sobre el fenómeno y recopilamos a las otras abuelas más virales del momento.

Miguel Ángel Muñoz y su 'tata' Luisa, durante la grabación de uno de los episodios de 'Cuarentata'.

Descárgate aquí el PDF completo del nuevo número de S Moda.

“Cada vez que me conecto me hace llorar de alegría de lo bonita que es usted”. Ha sido el mismísimo José Coronado quien ha resumido a la perfección el sentimiento compartido por miles de usuarios cada vez que la ‘tata’ Luisa aparece en sus pantallas. El actor Miguel Ángel Muñoz es el responsable de la emocionada charla entre estos admiradores recíprocos y de haber convertido a la hermana de su bisabuela, que le cuidó durante toda su infancia, en la que quizá sea la estrella más veterana de Instagram a sus 95 años. En apenas un mes, los vídeos de su particular formato Cuarentata acumulan millones de visitas y su cuenta en la red social, @soylatatareal, suma ya más de 56.000 seguidores. “Nunca pensé que se fuera a convertir en un fenómeno viral. Nos han pedido entrevistas, han publicado artículos en inglés, también desde México… Todavía lo estoy asimilando y ella no da crédito, no lo alcanza a comprender del todo, la verdad”, explica el actor madrileño a S Moda. Pero la nonagenaria no es la única abuela que durante las semanas de confinamiento ha decidido llenar de optimismo contagioso las redes, otras como Julita Salmerón, Concha García o Nonna Rosetta han decidido convertirse en las influencers más populares de Instagram. A Chiara y Dulceida les ha salido competencia.

Además de cocinar versiones cada vez más atrevidas de bizcochos, acudir a improvisados conciertos unplugged y quemar calorías con infinitos entrenadores virtuales, miles de usuarios de Instagram han reservado una franja en su parrilla de entretenimiento confinado para escuchar las historias de la ‘tata’. Junto a su querido nieto, que ejerce como maestro de ceremonias e interlocutor entre sus miles de seguidores y ella, Luisa comparte sus experiencias vitales, su opinión sobre problemáticas modernas como las aplicaciones para ligar y se atreve incluso con el baile y los disfraces. Cada día reciben miles de muestras de cariño en el correo tata@pacienciafilms.com, llenando un hueco afectivo en todos aquellos que llevan meses sin poder abrazar a sus seres queridos. El intérprete conocido por series como Un paso adelante, que se mudó con ella cuando se declaró el estado de alarma, considera que es el “amor puro” que transmite su relación lo que hace que la gente se enganche a sus vídeos. Verdad, naturalidad, honestidad y personalidad son algunos de los adjetivos con los que define a su ‘tata’, que ya se convirtió en fugaz estrella televisiva durante la participación del actor en Masterchef Celebrity. “El haber hecho esto con el corazón la convierte en merecedora del éxito que está teniendo”, añade.

Julita Salmerón también conoce el brillo de los focos. La octogenaria madre del actor Gustavo Salmerón se alzó como una de las estrellas más brillantes y divertidas del cine español en 2018, protagonizando el alabado documental Muchos hijos, un mono y un castillo, ganador de un Goya. Calificada por Carlos Boyero en El País como su “heroína a perpetuidad”, este torbellino vital ha decidido mudar su extraordinario ingenio a la cuenta @julitasalmeron durante estos días de reclusión. Mientras desayuna roscón de Reyes descongelado o se maquilla, Julita comparte sus anhelos de volver a ser madre, ingresar en un convento de clausura o rodar una nueva película: “de amor y, si se toca, mejor”. Siempre gozando, eso sí, de la compañía y resignada complicidad de su esposo Antonio.

A los 89 años, Concha García Zaera es otra de las más veteranas estrellas de Instagram. Dotada de un talento con el ratón, desde 2017 publica en la red sus obras realizadas con el vetusto programa de dibujo Paint y ya supera los 300.000 seguidores. “Quiero y espero que todos estéis bien”, escribe en uno de sus últimos trabajos, sumándose a la iniciativa del hashtag #Quédateencasa que en las últimas semanas se repite omnipresente por el universo digital.

En Estados Unidos, otra octogenaria también se ha convertido en una sensación viral. Debido a las restricciones de la cuarentena, Norma Gregorio tuvo que celebrar sola su 88 cumpleaños y no dudó en grabarse cantándose cumpleaños feliz a sí misma frente a una tarta enviada por mensajero de parte de su familia. Su nieta Jessica Kerrigan subió el vídeo a la red social TikTok para derretir al instante a millones de usuarios. Entre otros, a celebrities como Millie Bobby Brown (Stranger Things). La historia de la neoyorquina ha copado los telediarios y webs de todo el país, pero Norma quiso dejar claro que «nadie debería sentirse triste» porque ella estuviera sola en un día tan señalado.

Nona Rosetta ya es considerada como la abuela más famosa de Italia. A sus 87 años, la salernitana se ha convertido en una improvisada autoridad a la hora de dar consejos sobre la crisis del coronavirus. Su nieto, uno de los miembros de grupo de youtubers Casa Surace, la eligió para que con su carácter asertivo alertara a los espectadores sobre las medidas sanitarias y éticas a tener en cuenta durante estas semanas. Sus vídeos, que han llegado a alcanzar los dos millones de visualizaciones en la plataforma, apremian a lavarse las manos, limpiar a fondo la casa para entretenerse y, más importante, no discriminar ni culpabilizar a las personas de origen asiático de la pandemia de la Covid-19.

Teniendo en cuenta que nuestros mayores han sido el estrato demográfico más castigado por esta crisis sanitaria, la imagen de optimismo que transmiten Luisa, Julita o Norma es más valiosa e imprescindible que nunca para una sociedad que está en deuda con las generaciones de más edad. Merecedores de un mayor reconocimiento y visibilidad, Miguel Ángel Muñoz considera que es nuestro deber hacerles partícipes de los tiempos que vivimos. Tienen mucho que aportar, y en Instagram lo están demostrando. “Somos quienes somos gracias a ellos. Para poder conocernos tenemos que saber de dónde venimos y son ellos quienes nos lo pueden contar”, concluye. Iconos de estilo legendarios como Baddie Winkle, con cerca de cuatro millones de seguidores en Instagram, marcan la actitud a imitar antes y después del confinamiento.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa