15 ‘looks’ por los que merece la pena tragarse la segunda temporada de ‘Emily in Paris’

La figurinista Marylin Fitoussi, asesorada por Patricia Field ('Sexo en Nueva York'), ha creado un armario que refleja la evolución de los personajes y aúna la mezcla perfecta entre icónicas firmas francesas, marcas nicho y grandes cadenas como Zara.

  • Foto: Netflix

    1 de 15

    El conjunto en blanco y negro de Balmain y Patou. El personaje de Camille, interpretado por la actriz francesa Camille Razat, confirma en la segunda temporada de Emily in Paris su estatus de auténtico icono de estilo de la serie. El vestuario del show, a cargo de Marylin Fitoussi y con la participación de Patricia Field (responsable del mítico vestuario de Sexo en Nueva York) en el papel de consultora, está repleto de looks que bien merecen su visionado. Y gran parte de ellos recaen en el personaje de Camille. En la imagen, uno de nuestros favoritos compuesto por una combinación de prendas blancas y negras, colores que representan la evolución del personaje, un poco más duro y adulto que en la primera tanda de capítulos. La chaqueta de Balmain y los pantalones y el bolso de Patou, marcas archiconocidas y genuinamente francesas, se mezclan con unas botas de la firma nicho Nodaleto poniendo de manifiesto una de las máximas de sus responsables de vestuario: dar a conocer al público marcas más pequeñas y diferentes.

  • Foto: Netflix

    2 de 15

    El vestido de encaje de Victor Weinsanto. El otro gran icono de estilo de la serie de Netflix no es la propia Emily, siempre demasiado extravagante y un poco evidente, sino su jefa. El personaje de Sylvie, interpretado por la actriz Philippine Leroy-Beaulieu, deja esta vez a un lado el estereotipo de la francesa chic inspirado en la editora de moda Carine Roitfeld y experimenta con atuendos más arriesgados. Un buen ejemplo es este vestido con el que visibiliza el cuerpo de la mujer madura reforzando el mensaje contra el edadismo –en la moda y en la vida– que este personaje lanza durante toda la temporada. Está firmado por el diseñador Victor Weinsanto que, como curiosidad, es el verdadero artífice de la colección que en la serie se le atribuye al diseñador ficticio Pierre Cadault y que aparece en la escena en la que la mismísima Ellen von Unwerth (interpretada por la propia fotógrafa) recrea una sesión de fotos.

  • Foto: Netflix

    3 de 15

    El escote corazón de Saint Laurent. Aunque las reglas no escritas del estilo parisino aseguran que toda francesa que se aprecie no se arregla para salir, Camille sí lo hace (y muy bien). Este diseño de Saint Laurent es una elección impecable por muchos motivos: hace un guiño al clásico LBD (vestido negro corto) tan presente en las listas de básicos franceses y representa una de las tendencias del momento, el escote corazón en su versión menos edulcorada. Además, se trata del mismo diseño que lució hace unos meses la cantante Olivia Rodrigo, icono de la música de la Generación Z; una referencia que seguro no se les ha escapado a los espectadores más jóvenes de la serie.

  • Foto: Netflix

    4 de 15

    La chupa perfecta de Courrèges. En esta segunda temporada, las responsables de vestuario decidieron mantener el estilo "ecléctico y colorido" de Emily, tal y como han explicado a Fashionista. Si bien el personaje al que da vida Lily Collins deja atrás las prendas más evidentes –como aquella camiseta de la torre Eiffel de la primera temporada–, sus elecciones estilísticas recuerdan en cada capítulo que es una estadounidense en París, un "pez fuera del agua". Uno de sus looks más comentados es este, compuesto por chaqueta de Courrèges y un minivestido de Valentino valorado en 9.000 euros. No son pocos los que se han preguntado en redes sociales cómo puede permitirse una veinteañera este tipo de prendas incluso aunque trabaje en la industria de la moda. Quizá todo se explique teniendo en cuenta el mantra que Fitoussi y Field han seguido en todo momento para crear el vestuario: "No nos importa la realidad".

  • Foto: Netflix

    5 de 15

    La americana-vestido de Valentino. En el capítulo en el que Emily, Mindy y Camille viajan a Saint-Tropez, la tercera refuerza su estatus de it-girl francesa sustituyendo el atuendo evidente (vestido veraniego y alpargatas) por una inesperada chaqueta blanca a modo de vestido firmada por Valentino. Sus mocasines son de Roger Vivier y el bolso tipo cesta es de Patou. Lo mejor es cuando se planta en mitad de la piscina con traje naranja y botines. Otro pez fuera del agua, a su manera.

  • Foto: Netflix

    6 de 15

    El nuevo uniforme de 'jefaza' de Saint Laurent y Maje. “Esta es mi idea de un look de negocios. Falda negra, pero en lugar de combinarla con camisa blanca, negra o azul marino, meterle un toque dorado", ha explicado Fitoussi a The New York Times. De nuevo Sylvie sorprende al plantarse en la oficina con un estilismo que bien podría lucirse en una cena o evento nocturno. La camisa está firmada por Saint Laurent, la falda con abertura en el muslo es de Maje y el cinturón, de Alaïa.  

  • Foto: Netflix

    7 de 15

    La americana de Zara. En el armario de Emily in Paris también hay espacio para prendas mucho más asequibles que los vestidos de miles de euros de Valentino. Un buen ejemplo es esta americana de pata de gallo que puede encontrarse en Zara por 49,95 euros. El conjunto queda completado por top y falda de Dolce & Gabbana, bolso de la pequeña firma francesa Polène (que, por cierto, fabrica sus bolsos en Ubrique) y bolsa de tela estampada con La Gioconda.

  • Foto: Netflix

    8 de 15

    El traje brillante de Zadig & Voltaire. Según han contado las diseñadoras de vestuario a Fashionista, este traje brillante que luce Mindy (Ashley Park) estaba seleccionado en un principio para el personaje de Sylvie. El cambio de planes puntúa a favor de Mindy, la exniñera que en esta segunda temporada afronta su sueño de ser cantante acompañada por un armario lleno de fantasía. En la imagen, Emily lleva un vestido de corazones de la firma Anouki que creó división de opiniones entre Fitoussi y Field. Dudaron si utilizarlo, pero acabaron convencidas al leer el guion: Emily tiene una cita en esta escena con su nuevo interés romántico (Alfie) y a las figurinistas les resultó tan evidente como divertido que eligiera un estampado de corazones para la ocasión.

  • Foto: Netflix

    9 de 15

    Las gafas de sol especiales de Valentino. Algunos han establecido un paralelismo entre este look de Camille y este otro de la cantante y actriz francesa Sylvie Vartan, pero lo cierto es que el evidente guiño a la camiseta marinera reformulada en clave crop top podría ser un homenaje a todas las mujeres francesas que alguna vez la han llevado (y aquellas que se han sentido un poco más parisinas al ponérsela). Las otras grandes protagonistas son las gafas rojas de Valentino, que remarcan la pasión del personaje por los complementos atrevidos que de 'básicos sin esfuerzo' tienen muy poco.

  • Foto: Netflix

    10 de 15

    El traje metálico a lo Mick Jagger. Así era conocido durante el rodaje este dos piezas plateado, según confesó Fitoussi. Todo en el estilismo es muy Sylvie: los colores nocturnos para la oficina, la camisa verde en lugar de blanca y la chaqueta reposando encima de los hombros.

  • Foto: Netflix

    11 de 15

    El top estampado de Éric Bompard. Esta firma francesa lleva haciendo prendas de cashmere desde mediados de los años ochenta. Lejos de elegir el típico jersey liso de algún color básico, Emily, por supuesto, prefiere la versión más colorida de su catálogo.

  • Foto: Netflix

    12 de 15

    El vestido negro que no es corto de Marcia. El otro vestido negro digno de mención en esta segunda temporada también lo lleva Camille. Esta vez, sin embargo, es largo y tiene un detalle de cut out en el lateral que no se aprecia en la imagen, pero lo hace tan actual como sensual y cool. La firma sostenible Marcia, fundada en París en 2018, está detrás del diseño. "Quiero promover a los jóvenes o marcas menos conocidas", dijo Fitoussi sobre su empeño en incluir firmas fuera del circuito habitual.  

  • Foto: Netflix

    13 de 15

    La camisa blanca distinta a todas las demás de Helmut Lang. Lástima que esta prenda esté agotada porque probablemente muchas espectadoras querrían tenerla en su armario después de vérsela a Sylvie. A pesar de que en este fotograma no se ve, en la serie la luce con un espectacular traje rojo de Maison Rabih Kayrouz, tal y como recoge la cuenta de Instagram @emilyinparisoutfits, una de las mejores fuentes de información para las fanáticas del vestuario de la serie.

  • Foto: Netflix

    14 de 15

    Las botas de cebra de Isabel Marant. La diseñadora francesa no podía faltar en el armario de Emily in Paris y, de hecho, viste a Camille en un par de escenas (su conjunto de cuero negro también está firmado por ella). Nos quedamos con estas botas de animal print y su cazadora oversize, dos símbolos de la Camille menos dulce. "Es sexy. Es poderoso. Es muy francés", dice la diseñadora de vestuario sobre el look.

  • Foto: Netflix

    15 de 15

    El top vintage de Fendi. Las prendas de archivo también están muy presentes en la serie. Un buen ejemplo es esta blusa rosa de principios de los dos mil firmada por Fendi y combinada con un vestido estampado que subraya lo que mejor sabe hacer Emily: mezclar colores, prints y texturas. ¿Lo seguirá haciendo en la tercera temporada? Y lo que es más importante: ¿Lo hará en las calles de París?

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa