flamenco feminismo

Foto: Getty

Denuncia social y feminismo: así son las nuevas flamencas

De Rocío Márquez a Rosalía: siete mujeres reinterpretan la tradición con las letras que cantan, en las que apuestan por temáticas diferentes y plantean códigos propios.

Más fotos
  • Foto: Getty

    1 de 8

    La música, del mismo modo que nuestra sociedad, se adapta a los tiempos que corren y no cesa de evolucionar. Tradicionalmente el flamenco ha sido y continúa siendo un género en el que los hombres acaparan gran parte de la atención. Sin embargo, con el cambio de siglo, nuevas voces femeninas lo están renovando desde dentro, cantando historias que están lejos de la mera narrativa amorosa sumisa. El feminismo y la explícita denuncia de los problema sociales que asoman nuestro país, al fin, tienen en el flamenco un poderoso aliado. A estas artistas nadie las podrá callar.

  • Foto: Getty

    2 de 8

    Rocío Márquez. La de Huelva no es precisamente una principiante de nuestros escenarios. Hace escasos días ha vuelto con su quinto álbum de estudio, un Visto en El Jueves en el que desdibuja lo que es y no el flamenco reinterpretando y llevándose a su terreno a Bambino, Rocío Jurado, Paco Ibáñez o Concha Piquer, entre otros. No obstante, en 2017, rindió todo un homenaje a la mujer en Firmamento, un LP producido por Raúl Refree (quien también se encargó de hacer lo propio en Los Ángeles, el debut de Rosalía) sin guitarras ni palmas que, además, contaba con letras de Isabel Escudero y María Salgado. En la sobrecogedora Almendrita, escrita para la ocasión por Christina Rosenvinge, canta lo siguiente: “Le gusté por otra salvaje y ahora me quiere obediente / Por Dios, cántame una nana que a los demonios ahuyente, que aún no tiene ni seis lunas y mi pecho languidece”. “Es un romance que toma como punto de partida un clásico conocidísimo, el Romance de Gerineldo. Cuando el rey deja su espada clavada entre la princesa y su amante la historia pega un salto de quinientos años y la princesa se despierta aquí y ahora. Es una adolescente embarazada que es obligada a dejar el colegio, casarse con un tipejo que la trata a patadas y, encima, el niño se le muere a los pocos meses”, afirmó la propia Rosenvinge sobre esta pieza en una Mondo Sonoro.

  • Foto: Portada de ‘¿A quién le cantaré yo?’, de Lourdes pastor

    3 de 8

    Lourdes Pastor. La cordobesa siempre ha sido una abanderada del feminismo, una artista que jamás ha tenido reparo alguno a la hora de apuntar con el dedo las vergüenzas del patriarcado, las desigualdades salariales o el hecho de que las mujeres estén ninguneadas en la mayoría de los libros de Historia de las escuelas. La también socióloga, en Mona Lisa, uno de los temas que formaban parte de su debut La mitad de la verdad, cantaba lo siguiente: “No, no me gusta el color rosa. No, y no quiero ser tu esposa. No, no me vayas a decir. No, que tengo que ser para ti. Porque podré yo ser de quien yo quiera, vivir a mi manera y salir a bailar. Porque no quiero firmar los papeles de dioses ni leyes para vivir encarcelada”. Voces tan valientes como la suya son más que necesarias. Ojalá se anime a lanzar un nuevo álbum, ya que su ¿A quién le cantaré yo? data de 2015.

  • Foto: rosariolatremendita.es

    4 de 8

    Rosario 'La Tremendita'. La de Triana, hija de José 'El Tremendo', hasta el momento lleva tres discos editados en los que ha demostrado una versatilidad de lo más sorprendente. El pasado año decidió prescindir de las guitarras en Delirium Tremens, un trabajo en el que convierte una crisis personal en una oportunidad para cambiar su destino. De lo malo, aunque cueste, siempre se sacan grandes lecciones. “Callada estaba en la tarde. Callada en mi soledad. Callada escucho el susurro. Callada quería olvidar. Callada me he dado impulso de estar en esta arena y en la oscuridad”, entona con aires de jazz en Romance del silencio. Me “invoco a la libertad” sentencia del mismo modo. Este 2019 volverá a la actualidad musical con la segunda entrega de ese mismo álbum. Hay que seguirle la pista de muy, muy cerca.

  • Foto: Getty

    5 de 8

    Rosalía. Todavía no somos realmente conscientes de nuestra suerte al tener una artista como Rosalía entre nosotros, capaz de levantar pasiones tanto aquí como fuera de nuestras fronteras. El mal querer sorprendió a muchos por ese engranaje de pop, electrónica y sonidos urbanos que lo vertebraba, pero en cuanto a las letras se refiere la catalana, inspirándose en la novela anónima Flamenca del siglo XIV, nos narró la historia de una mujer que aun siendo presa de un amor tóxico consigue hacerse a sí misma. Sin ir más lejos, ahí está su cierre: “A ningún hombre consiento que dicte mi sentencia. Solo Dios puede juzgarme. Solo a él debo obediencia”, canta con una sinceridad aplastante en A ningún hombre. La protagonista del disco, después de descender a los infiernos, consigue ser dueña de su destino. Empoderamiento puro y duro.

  • Foto: Getty

    6 de 8

    Silvia Pérez Cruz. La gerundense, quien fuera miembro de Las Migas, no ha parado quieta en los últimos años. Ha cantado un sinfín de géneros musicales, incluido el flamenco. Aunque su primer disco en solitario, 11 de noviembre, lo lanzó en 2012, muchos empezaron a conocerla en realidad con aquel Granada (también junto a Refree) de 2014 en el que versionaban desde a Édith Piaf a Morente. En 2017 se quedó a las puertas de ganar el Goya a actriz revelación por su papel en Cerca de tu casa, aunque sí que consiguió el de Canción Original por Ai, ai, ai. Su discurso de agradecimiento instantáneamente se hizo viral: entonó No hay tanto pan, uno de los temas pertenecientes a este musical que trata sobre los desahucios que ocurrieron y siguen tristemente ocurriendo en nuestro país. “Te roban y te gritan, y lo que no tienes también te lo quitan. No hay tanto pan, pan, pan… / Y es indecente, es indecente, gente sin casa, casas sin gente. Es indecente. No, no hay tanto pan. No hay tanto pan”. Versos tan reales que duelen.

  • Foto: Portada de ‘bienes de la tierra’, de Mujer Klórica

    7 de 8

    Alicia Carrasco / Mujer Klórica. Junto al guitarrista José Manuel León, la cantaora Alicia Carrasco dio a luz a Mujer Klórica. Reciclan la música de nuestro folclore, alzando a Clara Campoamor como una de sus principales influencias y, del mismo modo, adaptando sus potentes letras a los tiempos y las problemáticas actuales. En su último Los bienes de la tierra reivindican el legado de los no tan reconocidos artistas flamencos del Campo de Gibraltar. Pero antes de eso celebraron la feminidad en Una nueva sociedad.

  • 8 de 8

    Maria Arnal. Antes de aliarse con Marcel Bagés la catalana únicamente cantaba en la ducha. Para suerte de todos en 2017 debutaron por todo lo alto con un 45 cerebros y 1 corazón de una preciosidad arrolladora cuyo tema homónimo habla de una fosa común del franquismo que recientemente se halló en Burgos. “Aquí sin mito ni rito. Abandonados al tiempo. Arropados por el lodo. Cerca de alguna urbanización. 45 cerebros y 1 corazón. ¡Silencio! Siguen ahí en silencio. Suspendidos sus anhelos. Sucia suerte. Sus sueños susurran. Sucio silencio, sí. Siguen ahí”, decía su letra. No son estrictamente flamencos, pero ni falta que les hace.

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa