La moda está empeñada en que el ‘crop top’ también sea para hombres

A pesar de su dudoso gusto estético y su escaso éxito en las calles, diseñadores y famosos se empeñan en resucitar (una y otra vez) esta prenda en el armario masculino.

El jugador de fútbol americano Ezekiel Elliot VS uno de los diseños de la firma Marcelo Burlon para esta temporada. Foto: Getty / Imaxtree

La semana pasada, el jugador de la NFL (Liga Nacional de Fútbol Americano) Ezekiel Elliott posó en la alfombra roja del evento anual NFL Draft con la camisa enrollada y enseñando abdomen. No, no es que el corredor de los Ohio State Buckeyes sea un kamikaze de las tendencias ni un visionario del porvenir del armario masculino. El look, que en realidad duró unos segundos hasta que el deportista recuperó la cordura y se bajó la camisa, fue en realidad un autohomenaje irónico y puntual. Resulta que el jugador es apodado como «el héroe de la camisa a la mitad» por su particular forma de pasearse por el campo con la camiseta encogida como si la lavadora le hubiese jugado una mala pasada. A pesar de las buenas intenciones de Elliott, algunos compañeros de profesión no dudaron en tachar su pequeña performance como una «falta de respeto». Polémicas aparte, su momentazo ante los flashes ha servido para volver a cuestionar una vez más la forma hipermasculinizada en la que, se supone, deben vestir los deportistas. Y, por supuesto, para reavivar la –¿innecesaria?– presencia del crop top (esas camisetas que enseñan ombligo) en el armario masculino.

Porque no hace falta recoger tela para lucir una camiseta corta para chicos. No parece que los hombres que habitan el mundo real vayan a acoger esta tendencia, a medio camino entre el absurdo y lo divertido, pero tampoco hay indicios de que los diseñadores dejen de intentarlo. Sin ir más lejos, firmas como JW Anderson, Vivienne Westwood, Xander Zhou, Nasir Mazhar, Bobby Abley, Marcelo Burlon o Todd Lynn han incluido varios diseños cropped top (otra forma de referirse a esta prenda) en sus colecciones para esta primavera-verano. Pero la cosa viene de lejos. Podemos remontarnos a referencias setenteras como The Ramones, ochenteras como Prince (la lució hasta la saciedad) o noventeras como Will Smith enseñando barriguita en El Príncipe de Bel Air.

Los 'cropped top' de Vivienne Westwood, Nasir Mazhar, Bobby Abley y Todd Lynn.

Los ‘cropped top’ de Vivienne Westwood, Nasir Mazhar, Bobby Abley y Todd Lynn. Foto: Imaxtree

Por eso las firmas se han empeñado en intentarlo una y otra vez. Calvin Klein las presentó en versión deportiva en 2011, la diseñadora danesa Astrid Andersen las redujo a su mínima (e imposible) expresión en 2014 y las colecciones de JW Anderson o Bobby Abley no pierden oportunidad de pasear a sus fornidos modelos presumiendo de six pack. Tanto es así que algunos rostros conocidos como Zac Efron, Zayn Malik, el rapero Kid Cudi o Jaden Smith se han atrevido en algún momento (o en varios) con la dichosa tendencia. Ahora, el actor y beisbolista Tyler Hoechlin luciendo uno en la película Every Body Wants Some (la comedia ochentera de Richard Linklater que verá la luz en los cines españoles este verano) ha vuelto a situar el crop top en el mapa de las modas inexplicables y difícilmente practicables del universo masculino.

El Tumblr Crop tops are for guys (‘Los crop top son para los hombres’) es, desde hace tiempo, el mejor archivo digital de chicos luciendo camisetas amputadas. «La verdad acerca del movimiento crop top masculino es que ha existido desde la década de 1970. La camisa corta fue creada originalmente por los hombres para los hombres y formó parte de la moda masculina durante años antes que las mujeres comenzaran a usarlos», reza la descripción del Tumblr. Después de explicar que fueron los levantadores de peso seguidos por deportistas de otras disciplinas los encagardos de cortar camisetas y de aprovechar para reivindicar su importancia en la música disco y los movimientos contraculturales, termina dejando claro el objetivo del blog: «Restablecer los días de gloria cuando era normal ver a los chicos vistiendo crop top«. Con este propósito, la bitácora lleva años recopilando estilismos masculinos, de gente famosa y también anónima, protagonizados por la prenda de la discordia.

Una imagen de The Ramones a finales de los 70.

Una imagen de The Ramones a finales de los 70. Foto: Getty / Cordon Press

En otras redes sociales como Instagram el hashtag #boysincroptops ganó popularidad tiempo atrás y sigue acumulando publicaciones a día de hoy. Si las camisetas ombligueras son un quebradero de cabeza para las mujeres (la manía de las marcas por los pantalones y tops pesqueros complica en ocasiones la tarea de encontrar patrones ‘normales’), parece que también lo seguirán siendo para los hombres. Por mucho que el long fit (esas prendas extralargas que superan el límite de la rodilla) dominen el street style con regusto underground, la paulatina ruptura de barreras entre géneros en lo que a ropa se refiere constituye el marco idóneo para (intentar) resucitar el interés masculino por enseñar ombligo. Hay que reconocer que el gusto estético de esta tendencia es bastante dudoso pero si el ciclo de la moda se empeña en recuperarla poco podemos hacer. Seguiremos viéndola sobre la pasarela aunque no tiene muchas papeletas para triunfar en la calle. ¿Puede alguien lucirla con dignidad? Prince solo hubo uno y, por desgracia, ya no está.

Will Smith luciendo tripa en 'El Príncipe de Bel Air' y su hijo, Jaden Smith, haciendo lo propio.

Will Smith luciendo tripa en ‘El Príncipe de Bel Air’ y su hijo, Jaden Smith, haciendo lo propio.

 

Prince, rey indiscutible del 'cropped top' masculino.

Prince, rey indiscutible del ‘cropped top’ masculino. Foto: Cordon Press

JW Anderson y Bobby Abley lo subieron a la pasarela en sus colecciones primavera-verano 2016.

JW Anderson y Bobby Abley lo subieron a la pasarela en sus colecciones primavera-verano 2016. Foto: Imaxtree

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa