Carolina Herrera se despide de su firma: 5 cosas que echaremos de menos | Actualidad, Moda | S Moda EL PAÍS

Carolina Herrera se despide de su firma: 5 cosas que echaremos de menos

La diseñadora de 79 años ha presentado su última colección como directora creativa de la marca. Rendimos homenaje a sus camisas blancas, su concepto de la belleza o su habilidad para vender bolsos y perfumes en todo el mundo.

La diseñadora Carolina Herrera deja la dirección creativa de su marca a los 79 años. Foto: Getty

“Cuando queremos que alguien se sienta especialmente glamuroso en las páginas de Vogue siempre pensamos en Carolina Herrera. Ella personifica el poder y la positividad del estilo americano más sofisticado y elegante. Ella ha sido y sigue siendo la representación de lo chic para tantas y tantas mujeres”. No es fácil que Anna Wintour, la editora de moda más famosa de nuestros días, te cite como sinónimo perfecto de elegancia. Carolina Herrera (Caracas, 1939) puede presumir de ello. Después de 37 años al frente de su propia marca (empezó a diseñar a los 42), la diseñadora abandona la dirección creativa de la firma, tal y como afirmaba un comunicado divulgado el pasado viernes. El de este lunes en Nueva York fue el último desfile bajo su batuta, que relevará a partir de ahora a su mano derecha, el joven diseñador estadounidense Wes Gordon, que entregó un ramo de flores a su jefa al final del show. Pero que nadie piense que va a retirarse por completo: desde ahora ejercerá como embajadora mundial de la marca. Repasamos a continuación todo lo que la moda le debe y lo que echaremos de menos:

1. Su capacidad infinita para reinventar la camisa blanca. Pocas prendas cuentan con una embajadora tan fiel. En contra de lo que pueda parecer, la Sra. Herrera se pone más cosas, pero es cierto que la lleva en muchísimas ocasiones y siempre que tiene poco tiempo para arreglarse porque sabe que son un acierto seguro y “le dan seguridad”. Tampoco faltan en sus colecciones y ha sabido cómo reinventarlas temporada tras temporada. En su desfile para este invierno, por ejemplo, presentó hasta nueve versiones de este básico: de terciopelo, con lacitos o de herencia victoriana y combinadas con falda de tablas o jersey de punto grueso, en alusión a los distintos códigos estéticos de los barrios de Nueva York. Aunque obviamente la camisa blanca no sea exclusiva de su firma, quizá es la prenda que mejor sintetiza su filosofía: es versátil, elegante, atemporal y “fácil”, como ella misma reconoce. Como no podía ser de otra manera, cerró su último desfile con más de una docena de camisas blancas combinadas con largas faldas de colores sobre la pasarela.

Carolina Herrera

Tres de las versiones de ‘camisa blanca’ para esta temporada. Foto: Imaxtree

2. Su alergia (declarada) a las tendencias. “Ni siquiera es necesario seguir las últimas tendencias para tener estilo”, afirmaba la hija de la diseñadora en una entrevista con S Moda. Sin duda una lección bien aprendida de su madre. Carolina Herrera es una marca construida a base de códigos estéticos constantes y sólidos que se han mantenido casi intactos a lo largo de los años creando un ADN inconfundible y contrario a lo instantáneo. En un momento en el que una gran parte de las marcas de lujo lo apuestan todo al ruido en redes sociales, la conquista de los millennials y las últimas tendencias, Herrera se mantiene ajena a todo eso y prefiere la moda calmada y atemporal. “Estoy en contra de ellas. Parece que la gente quiere ir uniformada. Todas con el mismo bolso o con el mismo zapato”, llegó a declarar a El País. Por eso considera que muchas prendas de su primera colección, presentada en 1981, siguen siendo perfectamente vigentes en la actualidad.

3. Su defensa de la belleza en tiempos de feísmo. El gran propósito detrás de sus diseños siempre ha sido el de lograr que las mujeres se sientan bellas. “No entiendo la moda sin la belleza”, se ha cansado de decir. En un momento en el que el culto por lo feo marca el ritmo de muchas grandes firmas de moda (Balenciaga o Prada son buenos ejemplos), no ha querido sumarse al carro. Tampoco ha caído en la tentación de añadir un toque streetwear a sus propuestas. Ella, que ya era considerada una de las mujeres mejor vestidas del mundo antes de lanzar su firma, se ha mantenido fiel a su sentido de lo que sienta bien al cuerpo femenino y lo hace más bello. El mayor reto al que se enfrenta su sucesor es ser fiel a esa idea en mitad de la avalancha de ropa deportiva con logos que nos invade.

4. Su capacidad para convertir sus bolsos y perfumes en best seller. CH, la línea más asequible de la casa, ha llenado con sus iniciales las principales capitales de España y del mundo entero. Sus bolsos y monederos, tan deseados como imitados, son la seña más reconocible de la firma para aquellos que sueñan con sus sofisticados vestidos de noche pero no se los pueden permitir. Además, desde que se aliara con el grupo Puig para crear una línea de perfumes (grupo que finalmente acabó haciéndose con el control total de la firma), las fragancias de la firma se cuelan constantemente en las listas de los aromas más vendidos del mundo. Aquellos que no daban un duro por su carrera como diseñadora han tenido que tragarse sus palabras: Carolina Herrera cerró 2016 con unas ventas de 1.200 millones de dólares.

Carolina Herrera

Los bolsos con las iniciales de la marca son famosos en todo el mundo. Foto: Carolina Herrera

5. Su larga y envidiable lista de clientas. Su círculo de amistades (Jackie Kennedy o Andy Warhol, entre algunos de sus amigos) tuvieron mucho que ver en que los diseños de la venezolana se colaran en los armarios más admirados de la alta sociedad neoyorquina en los ochenta. No en vano fue la mismísima Diana Vreeland quien la convenció de que lanzara su propia marca de moda. El gran salto de su carrera fue diseñar el vestido de novia de Carolina Kennedy (hija de John F. Kennedy y Jackie Kennedy), después de lanzar su exitosa línea nupcial en 1986. Casada con el aristócrata Reinaldo Herrera, la lista de celebrities y grandes personalidades que han vestido sus diseños es tan destacable como dilatada. La Reina Letizia es una de sus mejores embajadoras en nuestro país y las grandes alfombras rojas siempre cuentan con uno (o varios) Carolina Herrera. Michelle Obama también los ha llevado y la creadora se ha mostrado a favor de vestir a Melania Trump. Solo queda comprobar qué grandes nombres se unen a su nómina de fieles clientas en esta nueva etapa. Y no serán pocos.

Carolina Herrera

La Reina Letizia y Karlie Kloss luciendo el mismo estampado de Carolina Herrera. Foto: Getty

carolina herrera

La diseñadora es firma defensora de la moda entendida como belleza. Foto: Getty

Etiquetas:
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa