Los Ángeles azules, el grupo de cumbia mexicano con el que Coachella desafía a Trump

No sólo Beyoncé, The Weeknd o Eminem son los artistas más esperados del festival californiano que arranca este fin de semana, sino también esta formación queridísima por los mexicanos.

Los Ángeles azules, el grupo de cumbia mexicano con el que Coachella desafía a Trump

Los Ángeles Azules llevarán la cumbia mexicana a Coachella.

Ni es la primera vez, ni será la última. En el último lustro los festivales de música nos han ofrecido sorpresas que, años ha, serían del todo impensables. Quienes fueron al Primavera Sound en 2016 se encontraron con Los Chichos, y el Sonorama de Aranda del Duero contó con Raphael en 2014 y dos años después con El Dúo Dinámico; artistas que por muy clásicos que sean poco (o nada) tienen que ver con el grueso de músicos y bandas de pop, rock y electrónica que proliferan en estos eventos. Postureos aparte, todos ellos acabaron triunfando y sorprendiendo para bien al público en sus respectivas actuaciones. De modo que más allá de las críticas iniciales de los puristas o los hípsters más cerrados de mente, si algo queda claro es que los bookers de estos festivales, mediante este tipo de contrataciones, se aseguran un golpe de efecto publicitario de lo más efectivo. Para bien o para mal, al menos que hablen.

Y no, esto no sólo ocurre en nuestro país. Hace unos meses el festival californiano de Coachella desveló su line up para esta edición, el cual se celebra durante este y el próximo fin de semana. Beyoncé (que tuvo que cancelar su aparición el pasado año a causa de su maternidad, siendo sustituida por Lady Gaga), The Weeknd o Eminem brillan esta vez como principales cabezas de cartel, pero en la letra pequeña hay una formación cuya confirmación ha causado muchísima sorpresa: Los Ángeles Azules, liderados por la familia Mejía Avante.

En España puede que la mayoría desconozca quiénes son Los Ángeles Azules, pero prueben de preguntarle a algún amigo mexicano para que les ilustre. Desde que emergieran a principios de los ochenta, esta banda familiar de Barrio San Lucas en Iztapalapa, una de las zonas más castigadas por la desigualdad y la pobreza en la Ciudad de México, halló en la música su mejor antídoto para aspirar a una vida mejor. Poco a poco, a través de sus actuaciones en sonideros (lo que vienen siendo fiestas callejeras al estilo de los soundsystem jamaicanos o el funk de favela de Rio de Janeiro) y el apoyo en sus inicios del sello Discos Dancing, su cumbia romántica chilanga marcó a toda una generación.

Aunque no todo fue un camino de rosas. La buena aceptación en la capital mexicana de la salsa a principios de los noventa, y el hecho de que se quedaran sin la protección de su sello discográfico, provocó uno de los episodios más complicados para la formación. La cumbia por entonces ya no estaba tan de moda, pero ellos lejos de reciclarse siguieron fieles a su sonido y no se detuvieron hasta que en 1993 firmaron un contrato con Disa Records, quien editó en 1996 Cómo Te Voy a Olvidar, uno de los buques insignia de su repertorio.

Uno de los carteles de sus conciertos. Foto: Facebook Los Ángeles Azules

A partir de aquí no cesaron sus apariciones en la televisión mexicana, colando sus temas en telenovelas de gran éxito como Rosalinda (protagonizada por Thalía) y empezando a ofrecer conciertos en California y Florida dada la demanda del público. Su resurgir era un hecho, y más después de que alguien proveniente del pop como Julieta Venegas les homenajeara con una versión de El Listón de Tu Pelo, o la propia Lucero se atreviera a reinterpretar a modo de ranchera su Cómo Te Voy a Olvidar. Una nueva generación de artistas empezaba a reivindicarles como uno de los mayores estandartes de la música popular mexicana.

Tras publicar un álbum de versiones de Juan Gabriel en 2006, un año después la banda editó Tu Juguete a través de Discos Musart. La estrategia no les fue nada mal ya que el disco fue todo un éxito en Argentina y les hizo internacionalizar aún más su cumbia romántica, pero en su México natal volvieron a ser algo menospreciados por los medios ya que su música se vio opacada por el reggaetón y el resurgir de los narcorridos. Por enésima vez, la cumbia no gozaba de su mejor momento.

Pero la sorpresa no se hizo esperar. Tras cambiar nuevamente de discográfica les propusieron actuar en el festival de rock y pop Vive Latino de la Ciudad de México en 2013. Y aunque las críticas no tardaron (como ahora ha ocurrido con lo de Coachella), su actuación marcó un antes y un después en su futuro. Tras aquello, ese mismo año, Camilo Lara de Instituto Mexicano del Sonido produjo un disco en el que la banda regrabó sus mayores éxitos junto a invitados especiales como los rockeros Sául Hernández, Vicentico o Jay de la Cueva; en 2014 Aleks Syntek propuso a nuestros protagonistas que colaboraran con él para grabar juntos una versión cumbia de Tu Recuerdo Divino y, ya en 2016, consolidaron el crossover musical lanzando el largo De Plaza en Plaza, en el que Los Ángeles compartieron estudio de grabación junto a Natalia Lafourcade, Gloria Trevi, Fito Páez, Ana Torroja, Miguel Bosé o el propio Syntek, entre otros artistas.

Miguel Bosé es uno de los artistas que ha actuado junto a Los Ángeles Azules. Foto: Los Ángeles Azules

El hecho de que todos estos nombres ajenos a la cumbia se prestaran a colaborar con la banda volvió a poner sobre el mapa a la familia Mejía Avante. Y lo que es más importante: acercó su legado a un nuevo target de público que, hasta entonces, les veía como algo caduco. Por mucho que las modas sean cíclicas, nadie puede discutir que gracias a su empeño Los Ángeles Azules son todo unos supervivientes. Por muchas vicisitudes que han vivido en sus carnes, finalmente han ganado la batalla sin traicionarse a sí mismos y acercándose en su justa medida a otros músicos que, lejos de modernizar, simplemente han refrescado su sonido.

Llegados a este punto la pregunta es clara: ¿qué representa su inminente actuación en Coachella? Pues nada menos que un golpe sobre la mesa contra las políticas xenófobas de Donald Trump. Que una de las bandas más populares de México actúe en un evento como este es algo así como llevar al caballo de Troya hasta el corazón del desierto californiano. Teniendo presente que California es el Estado con el mayor número de mexicanos residentes (cerca del 40% de la población total), no cabe duda de que los programadores del festival no han dado puntada sin hilo. Los prejuicios musicales de muchos seguirán ahí, pero ya verán cómo cambiará el asunto cuando en los próximos días veamos imágenes de Paris Hilton, Rihanna o Kendall Jenner dándolo todo entre el público con Los Ángeles Azules. Avisados quedan.

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa