Aitana: “Mis canciones hablan de que las mujeres no necesitan hombres para salir adelante”

Charlamos con la segunda clasificada de OT sobre sus miedos, las polémicas que ha protagonizado en Instagram o el papel de 'Lo Malo' como himno feminista. "Me encantaría ir a Eurovision en el futuro", asegura.

aitana

Aitana, segunda finalista de OT, es embajadora de Orbit. Foto: Getty

Tres meses. Es el tiempo que Aitana Ocaña (Sant Climent de Llobregat, Barcelona, 1999) lleva siendo famosa. Ya lo era antes de salir de la Academia de Operación Triunfo, concurso en el que quedó segunda clasificada, pero es ahora cuando empieza a saborear las mieles de la fama y también sus quebraderos de cabeza. Mientras las chicas de su edad emplean el trimestre en aprobar los exámenes sin comprometer la vida social, ella ya sabe lo que es cantar ante cientos de miles de personas, protagonizar distintas polémicas en redes sociales, acaparar titulares por su vida sentimental y viajar al otro lado del globo para componer su primer disco. Un máster acelerado sobre cómo lidiar con los fans, la prensa y la industria. Sonríe en el photocall durante un evento en Madrid de los chicles Orbit White (firma de la que es embajadora) y es fácil intuir que está nerviosa y que aún se está entrenando en el arte del posar. También que es tan natural y espontánea como parece en televisión. “Soy bastante poco experta en esto”, reconoce ella misma al principio de su charla con S Moda. Un trimestre, poco tiempo para ser experto en nada.

Te hemos visto luciendo prendas de diseñadores españoles como María Escoté. ¿Te interesa la moda? ¿Te gustaría dar visibilidad a la moda española sobre el escenario?

Con todo el respeto del mundo, no es que no me interese la moda, es que no estoy informada. Considero que cada uno tiene que seguir su propia moda, su propia personalidad, y estar contento con lo que se pone sin importar si se lleva o no. En cuanto si quiero representar a la moda española, sí me gustaría mucho vestir de otros diseñadores nacionales. María Escoté, por ejemplo, me encanta y me siento bastante representada porque yo soy muy de llevar colores.

¿Te dejas asesorar?

Tengo un estilista que se llama Freddy [Alonso, el mismo que viste a Anna Castillo, Clara Lago o Michelle Jenner], que me ayuda a encontrar los looks que más me gustan. Funciona un poco como en la Academia: me trae opciones de muchos diseñadores y escojo lo que más me gusta. Ante la duda me dejo asesorar pero siempre me visto con ropa con la que yo vaya cómoda.

Tu look de jersey ancho rojo y pantalones con raya lateral ha calado tanto que vemos la misma combinación en las calles. También se agotan las prendas que te pones. Sin duda eres influyente. ¿Te gusta la etiqueta de influencer?

Me dan igual las etiquetas, me puedes llamar como quieras que no me voy a sentir ofendida para nada. Lo del jersey rojo con el pantalón y la raya es muy heavy porque cuando salí y empecé a hacer firmas me traían incluso muñecas vestidas tal cual. La gente también venía vestida así. Muy fuerte. Yo visto de una manera y si a esas personas les gusta, encantadísima de que se lo pongan.

La letra de Lo Malo se ha convertido en lemas recurrentes en pancartas feministas que salieron a la calle en el 8 de marzo y en otras marchas. ¿Qué piensas al ver tu canción convertida en himno por la igualdad?

La verdad es que tanto yo como Ana nos sentimos muy orgullosas. Al principio, cuando nos dieron la canción, no éramos tan conscientes de lo que estaba reivindicando siendo, además, un tema de reguetón que normalmente se caracteriza por ser muy machista. Pero cuando vi esas pancartas me emocioné, hice hasta un post dando las gracias. Ahora cantamos la canción con mucha más fuerza y garra pensando en todas esas mujeres que salieron a la calle con frases de Lo Malo.

Has roto tabúes hablando de temas como la regla. ¿Transmitirás ideales feministas en tus canciones?

Estoy componiendo canciones y la mayoría de ellas no hablan de feminismo tal cual pero, desde luego, no tienen absolutamente nada de machistas. Siempre hablan de lo bien que podemos estar solas, de que no necesitamos ayuda de ningún hombre para salir adelante, en cuanto a que no somos inferiores. No he añadido nada de la regla en ninguna canción pero me acabas de dar una idea (risas).

aitana

La cantante posando en el evento de Orbit White con vestido de Sportmax. Foto: Getty

Acabas de volver de Los Ángeles. Cuéntanos la experiencia y qué has hecho allí.

No he visto casi nada de Los Ángeles porque por las mañanas daba inglés y por las tardes hacía sesiones de composición en diferentes estudios de grabación, fue súper guay. Me enriquecí muchísimo y conocí a productores muy interesantes. Turismo solo hacía los domingos: Venice Beach, Santa Mónica…

Los profesores de OT siempre os decían que era fundamental que tuvieseis control sobre vuestro disco. ¿Lo estás teniendo? ¿Estás 100% conforme con todas las canciones?

He compuesto canciones junto a otro compositor en Los Ángeles y obviamente de todo esto estoy súper contenta porque si no a medida que estábamos haciendo la canción hubiera dicho “corta, corta, que esto no va a ninguna parte”. En cuanto a las canciones ya hechas que añadiré en el disco, de momento no he escuchado ninguna pero obviamente elegiré aquellas con las que esté cómoda.

¿Con qué canción definirías el momento que estás viviendo?

¡Hala!, no sé. (Piensa un rato). Paradise [Coldplay] porque me da muy buen rollo. Ahora mismo no sé lo que dice, espero que no diga nada súper malo… me la quedo por la música pero no me acuerdo de la letra.

Acabas de llegar al millón de seguidores en Instagram y te has visto envuelta en algunas polémicas por tu físico o tu vida personal. ¿Es difícil elegir qué subes teniendo en cuenta la repercusión?

Nunca me pongo a pensar demasiado lo que voy a subir pero sí que es verdad que es bastante importante ahora porque, al final, estás jugando con los sentimientos de muchas personas. Pero intento no pensarlo mucho porque creo que si la gente me sigue es por cómo soy yo, por lo espontánea que soy, que se me va un poco la pinza… Intento hacerlo como todo el mundo, que cuando cuelga una foto no se lo piensa tanto, aunque es verdad que no tienen la misma repercusión que las mías.

¿Te da miedo que las polémicas alrededor de tu vida sentimental quiten el foco de tu carrera musical?

Sí, te voy a ser sincera, completamente sincera, me da bastante miedo. Yo siempre en la Academia hablaba de todo lo mío y cuando salí decía que no me importaría seguir hablando porque para mí era lo normal. Pero ahora han pasado tres meses y con todo el revuelo que se forma me está dando miedo. A veces cuando hablas de tu vida sentimental solo se fijan en eso y es algo que me duele porque estoy intentando centrarme solo en el trabajo y en ser como soy yo pero sin meter a otras personas.

En esta ocasión no vas a Eurovision pero, ¿te gustaría representar a España en el futuro?

Me encantaría. Me da un poco de cosa porque es una responsabilidad muy importante porque te ve muchísima gente. Pero como aún queda más de un año para la siguiente edición podría ser, no veo el por qué no, pero de momento están Amaia y Alfred y yo encantadísima.

¿Has podido ver los ensayos? ¿Cómo crees que lo van a hacer?

Los he visto en YouTube, les voy siguiendo, soy su fan. Me encantan y lo van a hacer súper bien. Además van con Manu Guix y gente del equipo y se sentirán como en casa.

¿Tienes miedo a que, de aquí a unos años, se te recuerde por el éxito de Lo Malo?

No. No es para nada el estilo musical que quiero hacer pero no me da miedo porque es una canción que está reivindicando algo que considero que es muy importante y me gusta.

Es la canción del verano.

Eso dicen. Bueno a mí me haría una ilusión que lo fuera… y a Ana ni te cuento. A las dos nos haría muchísima ilusión. Es una canción que está sonando bastante, no sé si llegará a verano porque puede que la gente se canse de ella. Cuando me dijeron que éramos doble disco de platino no sabía ni lo que era. Tampoco cuando fuimos disco de oro. No sé ni cuantas copias son, pero sé que es mucho, solo puedo agradecérselo a las personas que han comprado el single digital.

Hoy estás aquí como embajadora de Orbit pero también eres imagen de Stradivarius y has hecho algo con Citroën. ¿Te da miedo estar sobreexpuesta?

Realmente, de momento, no son tantas marcas. No es por ir en plan de guay, pero me han ofrecido bastantes más cosas a las que yo misma, sin que nadie me diga nada, he dicho “no”. No tendría sentido bombardear con tanto contenido a las personas que me siguen. Por eso filtro mucho e intenso saber escoger poco a poco.

¿Qué es lo que más echas de menos de tu vida antes de entrar en la Academia?

Me gustaba mucho caminar por la calle y observar la cara de las personas. Me gustaba mirarles y que se me quedaran mirando y pensaran: esta chica está loca. No les miraba fijamente a los ojos pero jugaba a adivinar a dónde irían. Era muy curiosa y me gustaba fijarme en esas tonterías. Ahora no lo puedo hacer.

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa