Joma: “Nos estamos dejando la piel en diseñar el uniforme olímpico español»

La firma toledana vestirá por primera vez a nuestros deportistas en la cita deportiva más importante del año. Nos adelantan las primeras pistas sobre los esperados diseños.

En 2015, el comité español desfiló vestido de Joma por primera vez en los Europeos de Bakú. Foto: Getty

Apenas nos quedan por descontar cien días para la inauguración de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Río de Janeiro 2016 y han comenzado a desvelarse los detalles de cada una de las delegaciones asistentes, también de la española. Después de la polémica suscitada por los uniformes de la marca rusa Bosco hace cuatro años en Londres y tras dos ediciones sin ser confeccionados por una empresa nacional, Joma Sport ha sido la elegida para vestir a nuestros atletas hasta los Juegos de Tokio 2020. Con medio siglo de historia a sus espaldas y siendo la firma nacional líder en deporte, Joma se enfrenta al encargo por primera vez con el convencimiento de gustar a todos. Ante ellos se encuentra la responsabilidad de abanderar la imagen del textil español en los podios, esperemos que numerosos, con representación rojigualda.

Estas son las claves de cómo una empresa familiar logró expandirse en todo el mundo y qué podemos esperar de ella en los Juegos de Río:

El marchista español Miguel Ángel López, una de nuestras mejores bazas para subir al podio en Río.

El marchista español Miguel Ángel López, una de nuestras mejores bazas para subir al podio en Río. Foto: Getty

1. “Absolutamente convencidos de estar a la altura”. Hasta 30 prendas diferentes recibirán cada uno de los 300 deportistas españoles asistentes a los Juegos, en el escaparate más importante para una marca a nivel internacional. Pese a lo complejo del trabajo, por las decenas de disciplinas que se dan cita, en Joma son muy optimistas con el resultado final y las impresiones recibidas desde el Comité Olímpico Español. Aunque se mantienen en absoluto secreto, Marina López, directora de marketing, ha confirmado a S Moda que serán muy diferentes a las presentadas por Bosco y a sus propios diseños para los Europeos de Bakú. “Hemos querido acercarnos al consumidor de siempre y ver qué necesidades tienen los atletas. Las prendas tendrán volumen de diseño pero con partes neutras, para que no sea tan potente”. Los colores cambiarán según las diferentes líneas de artículos, haciendo especial énfasis en la calidad. “Nos hemos dejado la piel en seguir las tendencias actuales y buscar la innovación. Queremos que tengan carácter, y que se puedan notar diferentes tejidos, materiales y texturas”, apunta López. A finales de este mes de mayo serán presentadas oficialmente.

López afirma que los nuevos diseños serán muy distintos a estos de los Juegos Europeos de 2015.

La marca afirma que los nuevos diseños serán muy distintos a estos de los Juegos Europeos. Foto: Joma

2. Tiene más de 50 años de historia. Con 18 años y tras acabar el servicio militar, Fructuoso López fundó la empresa en un pequeño pueblo de 2.000 habitantes, Portillo de Toledo. Sin experiencia previa, su propia casa se convirtió en la primera fábrica, con una cadena de montaje manual y tan solo ocho empleados a su cargo. Comenzó siendo una empresa de calzado, pero en la que ya introducirían avances para mejorar la oferta existente, como una mayor ligereza de los materiales, resistencia de las pieles, firmeza de las suelas o adecuación de las hormas. La sede actual es de 65.000 m², cuenta con tres líneas de montaje automático y emplea a 240 personas.

Los primeros zapateros de Joma en la década de los 60.

Los primeros zapateros de Joma en la década de los 60. Foto: Joma

3. En los 80 comenzó su expansión. El fundador llevó la marca a diferentes ferias internacionales, con Alemania, México y Sudamérica como primeras conquistas. Su acuerdo con Emilio Butragueño, durante el periplo del delantero en el país azteca, supuso un enorme espaldarazo de popularidad. Hoy en día, Joma presume de llegar a más de 80 países del mundo, ser la primera marca española deportiva y tener un puesto en el top ten del ranking internacional. La exportación supone el 60% de la facturación para la compañía manchega.

Míchel, Butragueño y Hugo Sánchez en 1997, uniformados de Joma en el Atlético Celaya.

Míchel, Butragueño y Hugo Sánchez en 1997, durante su etapa en el Celaya de México. Foto: Twitter Joma

4. Llevó el color al fútbol. Tras los años como fabricante de zapatos, en los 90 Joma se convierte en la marca pionera en todo lo concerniente a la práctica del deporte rey. Ahora, estrellas como Messi y Cristiano estrenan a diario calzado con diseños innovadores, atrevidos y psicodélicos, pero hace no tanto que un riguroso negro monopolizaba las botas. La empresa española fue la primera en lanzar una línea a todo color, con tremendo éxito. Miles de niños españoles se hicieron con sus jomas verdes, blancas o rojas, imitando a Fernando Morientes y Alfonso, los ídolos de la época que las calzaban. Fructuoso López aseguraría después que la mismísima Nike reconoció, en su siguiente convención anual, que un fabricante de Toledo se les había adelantado.

5. El campeón Javier Fernández es su mayor embajador. El madrileño, mejor patinador sobre hielo durante los dos últimos años, colabora con Joma Sport desde 2015. “Es un acuerdo muy importante para nosotros por su proyección nacional y en todo el mundo”, asegura Marina López, que nos adelanta una futura campaña con él como representante de su nueva línea casual. Además de Fernández, equipos de la Liga BBVA como Espanyol, Granada y Getafe, el Estudiantes de baloncesto y los tenistas Nico Almagro y Pablo Carreño también visten de la marca. Con motivo de los Juegos Europeos de Bakú, la firma cerró un convenio histórico con el Comité Olímpico Español para convertirse en patrocinador por primera vez en su medio siglo de vida, que se extenderá hasta los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020. Además de España, otros siete comités serán uniformados por Joma en Río de Janeiro, entre los que encontramos a Portugal, México, Marruecos o Bulgaria.

6. El objetivo es dejar atrás la polémica de Londres 2012. La firma rusa Bosco diseñó hace cuatro años los uniformes de los deportistas españoles y su trabajo fue recibido con feroces críticas. Su combinación de colores chillones y motivos tribales, muy parecidos a los vestidos por la delegación soviética, disgustaron a los atletas, que no dudaron en mofarse de ella en las redes sociales. Otras voces reprocharon que fuera una marca extranjera la que se hiciera cargo del trabajo, en lugar de una nacional. Joma Sport se enfrenta ahora a ese reto. Los desfiles de inauguración están cada vez más en el foco de la moda internacional, como demostraron en Londres los diseños de Stella McCartney y Ralph Lauren, para Reino Unido y Estados Unidos respectivamente. En Río, los uniformes de Dsquared2 para Canadá han captado ya la atención de aquellos no interesados solo en el deporte. Veremos si Joma también lo consigue.

El polémico diseño de Bosco en las olimpiadas anteriores.

El polémico diseño de Bosco en las olimpiadas anteriores.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa