5 estrategias contra la política antiabortista de la América de Trump

Las restricciones a las leyes sobre el aborto en los diferentes estados no solo han creado grupos de resistencia y apoyo a las mujeres, sino iniciativas de todo tipo, algunas tan insólitas como la huelga de sexo o posar desnuda en las redes sociales.

Mujeres protestan por la política anti abortista de Trump. Foto: Getty

1. Huelga de sexo

La propuesta, iniciada por la actriz Alyssa Milano (Embrujadas, Melrose Place o Me llamo Earl), va directa a la raíz del asunto. Si la mujer no tiene el poder de decisión sobre algunas de las consecuencias del sexo (como embarazos no deseados); pues, entonces, éste se suprime.

El pasado 11 de mayo, Milano escribía en su cuenta de Twitter: “nuestro derechos reproductivos están siendo erradicados. Hasta que las mujeres tengamos el control legal sobre nuestros cuerpos, simplemente no podemos arriesgarnos al embarazo. Únete a mí y no tengas sexo hasta que recuperemos la autonomía de nuestros cuerpos. Estoy llamando a la huelga sexual. Pásalo”, escribió esta neoyorquina de 46 años, quien más adelante aclaraba en la misma red social: “podemos amar el sexo y luchar por nuestra autonomía corporal. Hay muchas alternativas a los hombres CIS. Protejan sus vaginas, señoras. Los hombres en posición de poder están intentando legislarlas”.

Bajo el hashtag #SexStrike esta rotunda iniciativa pretende mostrar su oposición a la nueva legislación diseñada por el estado de Georgia. La medida impediría abortar desde que se detecten los latidos del corazón del feto, por lo que las mujeres solo podrían hacerlo hasta la sexta semana de embarazo. Actualmente, en este estado, una mujer puede realizar un aborto hasta la semana 20.

Algunos personajes públicos no han tardado en responder a Milano y su propuesta. La estrella de realities, Mindy Robinson, conocida por su apoyo incondicional a Donald Trump, ha asegurado en Twitter que el aborto “no es un derecho reproductivo” y, dirigiéndose a la actriz, ha dicho: “si quieres parar de tener sexo, no te quedarás embarazada. Es así como funciona en caso de que nadie te lo haya dicho todavía”.

2. Contar tu propia experiencia sobre el aborto

Para despojar al aborto de ese tinte de criminalidad y de silencio que lo rodea, la actriz y presentadora del programa Busy Tonight, Busy Philipps, escribió en su cuenta de Twitter que en Estados Unidos “una de cada cuatro mujeres ha tenido un aborto”, pero el hecho de que no hablen públicamente de ello no significa que no hayan ejercido el derecho a decidir sobre sus cuerpos. Cuando algunas personas aseguran no conocer a nadie que haya interrumpido un embarazo, la realidad es que sí, las conocen aunque no lo sepan. De ahí nace el hashtag #YouKnowMe (tú me conoces), donde se insta a las mujeres que hayan pasado por un aborto, a que cuenten su experiencia.

La propia Philipps confesó, el pasado 6 de mayo en su programa, que a los 15 años tuvo un aborto. “Ninguna ley que criminalice esta práctica va a detener a las mujeres de tomar esta increíblemente decisión personal, pero lo que si hará es ponerlas en una situación de mayor riesgo”, afirmó.

La productora y escritora Alison Bennett fue una de las primeras famosas en reconocer, en Twitter, “tuve un aborto en febrero, debido a anormalidades en el feto. Digo la razón porque casi ningún médico o profesional de la salud uso este término cuando hablaba conmigo, sino palabras como “terminación” o “procedimiento”.

Milla Jovovich, es otra de las que ha compartido, en su perfil de Instagram, su propia experiencia. “El aborto es lo suficientemente difícil para las mujeres, a nivel emocional, como para tener que pasar por él en condiciones potencialmente inseguras e insalubres”. La actriz sufrió un aborto de emergencia hace dos años, estando embarazada de 4 meses y medio, y según cuenta “fue una de las experiencias más horribles que he vivido. Todavía tengo pesadillas al respecto. Estaba sola e indefensa”.

3. El boicot de Hollywood

 Ante la amenaza de que la ‘ley del latido’ se haga realidad en Georgia, en enero del 2020, muchas productoras y empresas relacionadas con la industria del cine, que trabajan en este estado, han empezado a plantearse la posibilidad de marcharse a otro sitio, como protesta a la política antiabortista del gobierno de Trump. Boicot que han apoyado abiertamente estrellas como Natalie Portman, Alec Baldwin, Kerry Washington o Lena Waithe.

Según publicaba The Guardian recientemente, la razón por la que muchas de estas compañías se han instalado en este estado es por el tipo de impuestos que tributan, muy beneficioso para esta clase de negocios y un pilar básico en la economía de Georgia.

Recoger todo el tinglado y empezar de cero en otro sitio no parece algo muy rentable, por lo que muchos creen que el boicot no se llevará a cabo, pero Kristen Schaffer, directora ejecutiva de la organización sin ánimo de lucro Women in Film, argumentaba a la revista Variety. “Apoyamos a la gente que decida no traer sus producciones a Georgia o no trabajar aquí debido a esta ley draconiana. Ofrecemos también una lista de estados que cuentan con rebajas fiscales e incentivos a las productoras, y animamos a que se tengan en cuenta estas alternativas: California, Colorado, Hawaii, Illinois, Maine, Nevada, New Jersey, Nuevo México, Nueva York o Washington”.

Ted Sarandos, director ejecutivo de Netflix, fue uno de los primeros en hablar al respecto, “tenemos a muchas mujeres trabajando en nuestras producciones en Georgia, cuyos derechos, junto con los de millones de otras, se verán severamente restringidos por esta ley. Por eso lucharemos con ACLU (Unión Americana de Libertades Civiles) y otras organizaciones en los tribunales. Mientras la ley no se haya implantado, seguiremos trabajando aquí, al mismo tiempo que apoyaremos a socios y artistas que decidan no hacerlo. Si la ley se hace efectiva nos replantearemos nuestras inversiones en Georgia”

Tras Netflix, Bob Iger, el director ejecutivo de Disney, anunció: “creo que mucha de la gente que trabaja para nosotros no va a querer seguir aquí y tendremos que poner atención a sus deseos”, al mismo tiempo que Warner Media, CBS y Showtime hacían declaraciones similares.

4. Asociaciones que ayudan a mujeres que deciden abortar

Si los grupos pro vida se organizan para hacerle la vida imposible a las mujeres que, por diversos motivos deciden abortar, los movimientos a favor de la libertad reproductiva hacen otro tanto y, en los últimos años, han crecido bajo la terrible predicción futurista de El cuento de la criada.

The Yellowhammer Fund proporciona ayuda económica y logística a las mujeres que quieran abortan en alguna de las tres clínicas que llevan a cabo esta práctica en Alabama, y lo lleva haciendo desde el 2018. Para ello cuenta con voluntarios, abogados y personas dispuestas a luchar por los derechos reproductivos.

National Network of Abortion Funds, hace otro tanto y cuenta con una importante red de network en todo EEUU, con más de 70 organizaciones. En su web hablan de la importancia de “reducir la vergüenza y aumentar la compasión y la comprensión hacia las mujeres que deciden dar este importante paso”. La NNAF proporciona clínicas, médicos, asistencia legal, ayuda en el cuidado de los niños, transporte y cubre los gastos de aquellas mujeres cuya condición económica no les permita tener un aborto seguro, efectuado por profesionales. Además, cuentan con un servicio de duolas (personas experimentadas en la ayuda al nacimiento que proveen de soporte, información y apoyo emocional y físico a las mujeres embarazadas; antes, durante y después del parto) que, en este caso, acompañan a las que van a sufrir un aborto.

The Jane Fund es otra de estas organizaciones que opera en Massachuset y que sigue la filosofía de las anteriores. En su web recuerda sus inicios allá en 1990. Su primera llamada fue de una chica de 18 años que estaba embarazada tras haber sido violada por un familiar. Estaba asustada y sola y preguntaba si alguien podía ayudarla.

5. Posar desnuda

Emily Ratajkowski rompió el hielo con esta idea cuando publicó un desnudo artístico en su cuenta de Instagram. “Estos hombres con poder imponen sus voluntades sobre los cuerpos de las mujeres con el fin de perpetuar el patriarcado al evitar que ellas, con pocas oportunidades, pierdan el derecho de elegir no reproducirse. Nuestros cuerpos, nuestra elección”, decía la modelo americana, aunque a día de hoy nadie la ha secundado en esta iniciativa.

En 2016 Spencer Tunick, el fotógrafo que retrata masas de gente desnuda para reivindicar o crear conciencia sobre determinados temas, reunió a más de un centenar de mujeres sin ropa en Cleveland. La cita era la víspera de la celebración, no muy lejos de allí, de la Convención Nacional Republicana, donde Donald Trump sería proclamado candidato del partido a la presidencia.

En su página web, Tunick explicaba que los espejos que llevaban las participantes de esta instalación reflejaban “el conocimiento y la sabiduría de las mujeres progresistas y el concepto de Madre Naturaleza junto al centro de convenciones, el paisaje urbano y el horizonte de Cleveland”.

“Tengo dos hijas y una esposa», aseguraba el fotógrafo. “No puedo consentir el lenguaje y la retórica de odio contra las mujeres y las minorías del Partido Republicano”.

Etiquetas:
  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa