La ‘supermujer’ que montó una orquesta en la NASA (y lucha contra el patriarcado tecnológico)

Nelly Ben Hayoun lo mismo te monta una banda con astronautas y científicos que gestiona la 'Universidad del Underground'(con Chomsky o Peaches de asesores). La diseñadora de experiencias más solicitada visita el Sónar+D para recalcar que sin diversidad racial y de género en la ciencia no hay progreso social.

La ‘supermujer’ que montó una orquesta en la NASA (y lucha contra el patriarcado tecnológico)

Ben Hayoun en su retrato como directora de la Orquesta Internacional de la NASA. Nótese que el parche que lleva es un objeto de culto entre científicos. Foto: Nick Ballon

Ser la fundadora de la International Space Orchestra (ISO) tiene sus ventajas. Por ejemplo, que dos de los astronautas de la banda –el que toca el ukelele (Greg Schmidt) y la que se encarga de la percusión (Yvone Cagle)– se animen a enseñarte cómo reacciona el cuerpo humano en el espacio. Probablemente acabes vomitándote encima, pero también aprenderás que su entrenamiento no va sobre éxitos. Que ellos se centran en todo lo que puede salir mal. “Los astronautas están permanentemente en alerta, analizando todas las fatalidades. Eso me ha venido fenomenal porque ahora lo aplico muchísimo en mi trabajo, preveo todos los infortunios que se me pueden venir encima”. Aunque haya montado una orquesta formada únicamente por científicos de la NASA, del SETI (Search for ExtraTerrestrial Intelligence), la Universidad de la Singularidad y la Universidad Internacional Espacial, la doctora Nelly Ben Hayoun (Francia, 1985) no es científica.

Nelly Ben Hayoun con la International Space Orchestra y Sigur Ros en la previa a su show en el Hollywood Bowl. Foto: Aaron Wojack

A Ben Hayoun la llaman “la Willy Wonka del diseño y la ciencia” por lo asombroso de su currículo: además de la ISO –la orquesta ha colaborado con Beck, Damon Albarn, Sigur Ros o The Prodigy–, es asesora en las Naciones Unidas, fundadora y directora de la Universidad del Underground (un centro de enseñanza con miembros en el consejo asesor como Noam Chomsky o Peaches, entre muchos otros nombres ilustres), jefa de experiencias de We Transfer desde 2013, la mejor oradora del mundo según The Drum y una de las 50 diseñadoras que están moldeando y cambiando el mundo según los listados de varias publicaciones. También tiene una Barbie y una figura de Lego a su imagen y semejanza y trabaja con dos doppelgangers para aparecer en múltiples sitios al mismo tiempo. Ella engloba toda esta enumeración –suponemos que para ahorrarse aire y saliva– y lo resume defendiendo que su oficio es el de diseñadora de experiencias. “Es una disciplina que conlleva su metodología: la idea es usar prácticas experimentales en las que la lingüística, el diseño, la música, el teatro y la ciencia se interrelacionen para modificar estructuras de poder“, aclara al otro lado del teléfono. De todo esto, y especialmente de cómo trabaja y qué se estudia en la universidad (gratuita) del Underground, hablará en su ponencia de hoy en el Sónar+D, donde también tratarárá el activismo y cómo derribar techos de cristal (“esto va mucho más allá de la ciencia, hay una voluntad política detrás de todo ello”).

Ben Hayoun en el super k sonic booum Gold 2, una instalación que diseñó para recrear la experiencia de un boom sónico en el Super Kamiokande, el observatorio de neutrinos de Japón. Foto: Chris Foster

Si Ben Hayoun juntó a un montón de científicos en una banda no fue por amor a la música, que también está ahí, sino para “establecer una plataforma de debate y unión entre estas organizaciones, dónde, más allá del elemento musical de la orquesta en sí, todos los integrantes puedan compartir información y discutir sobre la investigación y exploración espacial”. Si ha invitado a Gorillaz a componer para ellos o Sigur Ros a tocar en directo es porque “lo interesante es ver cómo interactúan todos los implicados juntos: tanto los científicos músicos, como los artistas o la propia audiencia que asiste a sus conciertos. Es una oportunidad increíble de ‘hablar’ con un público que de otra manera igual no se hubiese acercado a la ciencia espacial o interesado por la exploración del espacio, ciencia normalmente consumida por una audiencia más elitista o con una formación superior al alcance de muy pocos”.

Ben Hayoun en el Ames Research Center de la NASA. Foto: Neil Bberrett

La universalización de la educación es una de las claves de su discurso y objetivo personal, una que se sotenga en el acceso libre a todos los grupos demográficos. “Existe una parte de la población que no tiene su sitio en la mesa y eso está mal”, asegura. Hija de inmigrantes armenios y criada en el sur de Francia, Ben Hayoun dice que con el diseño de experiencias y con su universidad gratuita –sin apoyo gubernamental– pretende “revelar los problemas de género y raza a los que nos enfrentamos, esa falta de diversidad latente que existe a nivel estructrual en el poder. Yo no soy de esas que dice ‘soy ciega al color de tu piel’. Es un hecho que la mayoría de gente que accede a estudios superiores y a doctorados es blanca y este factor no se repite lo suficiente“. La diseñadora achaca el lamentable resultado del informe de acoso sexual en el mundo académico científico hecho público esta semana al “imperio de poder del homble blanco” por haber establecido una cultura tóxica. “Existe una estructura institucionalizada que mantiene el liderazgo unido a lo masculino”, indica. “Yo misma, en mi doctorado, me di cuenta de que el 80% de mis referencias eran masculinas, y no por falta de mujeres expertas, sino porque ellos siempre ganan más notoriedad y a ellas cuesta buscarlas más. Lo que más me mosquea de todo esto es que no se han preocupado de inspirar a las mujeres. No digo que necesitemos que nos inspiren, porque ya lo podemos hacer solas y estupendamente, me refiero a que nos han educado asumiendo que el poder y el conocimiento lo ostentaría un hombre“.

Con Hannah Arendt y Marie Curie como modelos de conducta personal (“ella podía haber patentado el descubrimento del radio y ganar mucho dinero, como le aconsejó su marido, pero decidió no hacerlo; fue el primer ejemplo de open source de la historia), Ben Hayoun seguirá asombrando al mundo gracias su fórmula infalible para la independencia personal laboral. “Mantengo un papel activo en todas las empresas para las que trabajo. Es importante no tener un solo trabajo porque de esta forma me aseguro una libertad creativa que de otra forma no podría disfrutar“.

La International Space Orchestra (lSO) ensayando con Beck en el Davies Symphony Hall en 2013. La ISO ha colaborado con otros músicos y bandas como Gorillaz, Sigur Ros o The Prodigy. Está dirigida por Evan Price. Foto: Cortesía de Nelly Ben Hayoun Studio

*La Universidad del Underground presenta el Agora Club el próximo 27 de junio en Amsterdam. Para colaborar con donaciones con el centro –es una fundación sin ánimo de lucro– o seguir de cerca su actividad, información aquí.

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa