6 polémicas sexistas que vivimos en 2014

En la política, en la publicidad, en el deporte o el espectáculo. El año nos deja controversias para reflexionar.

cover

Foto: Getty/ Cordon Press/ Corbis

Emma Watson y su aplaudido discurso sobre el feminismo en la ONU. La irrupción del femvertising. La visibilación del acoso callejero que hizo el viral de una mujer caminando por Nueva York. Sheryl Sandberg asociándose con los bancos de imágenes de Getty para borrar el 'mandona' en el imaginario visual de la mujer de éxito. Los hashtags #YesAllWomen, #WhyIstayed o el blog Micromachismos. La ola de indignación que levantó el #Gamergate. Jennifer Lawrence exigiendo justicia legal contra los hackers que flitraron su desnudo. La retirada de la reforma de la ley del aborto. Antes de enumerar una lista sobre las controversias sexistas más destacadas del año, cabe recordar que 2014 ha sido un año muy positivo si hablamos de la visibilidad mediática que ha tenido la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres.

El discurso feminista parece haber calado hondo socialmente (hasta en la cultura pop) y la prensa generalista ha sido mucho más sensible a amplificar la cobertura informativa de sus objetivos. Lamentablemente, no todo son buenas noticias. Ahora que el año llega a su fin, toca reflexionar sobre por qué en pleno 2014 nos hemos topado con estos titulares en todos los ámbitos sociales:

1) El machismo cotidiano en campaña: Cañete y su 'superioridad intelectual'

Deslegitimar al género femenino es un arma recurrente en las contiendas de las elecciones políticas con candidatas de por medio. Sègoléne Royal fue la 'mala madre' en su día, Hillary ahora es la posible 'abuela presidenta' y en la últimas europeas, el candidato del PP, entonó con actitud paternalista que tuvo un gesto de 'benevolencia' con a la socialista Elena Valenciano durante el debate electoral para no "arrinconarla" y demostrar su "superioridad intelectual". Pidió disculpas seis días después.

2) Las actrices solo son trofeos en un pedestal: Sofia Vergara en los Emmy

Está claro que la parte más aburrida de todas las temporadas de premios son los discursos de rigor de los presidentes de las academias de turno, pero intentar amenizarlos mostrando a una actriz voluptuosa cual trofeo en un pedestal que gira 360º desprendió un tufillo sexista totalmente innecesario, si además el susodicho añade "lo que realmente importa es que nunca olvidemos que nuestro éxito está basado en dar a los espectadores algo que quieran ver". Sofia Vergara, con su desparpajo habitual, intentó restarle importancia alegando a una broma irónica. Una broma sin importancia. En un año en el que Cate Blanchett o Hillary Swank exigieron públicamente que se pague lo mismo a actores que a actrices y clamaron por la igualdad de trato en la alfombra roja, también nos encontramos con medio mundo alucinando y señalando con sorna a Reneé Zellwegger, sin llegar a preguntarse por qué Hollywood no permite a sus actrices envejecer con dignidad. Pero claro, lo de Vergara en los Emmy solo fue una broma sin importancia.

3) "A una embarazada no la contrato": La 'conciliación' de la presidenta del Círculo de Empresarios

Mónica Oriol, la misma que cuando llegó a su cargó de presidenta pidió rebajar el salario mínimo a las personas sin formación, afirmó en octubre que prefiere contratar "a una mujer de más de 45 o de menos de 25 años" para evitar "el problema" de que se quede embarazada. "El sacrificio para llegar a un puesto directivo tiene un precio: o te casas con un funcionario o tienes un marido al que le encantan los niños". Oriol quizá olvidaba que el estatuto de los Trabajadores establece como nulo de pleno el despido a una mujer por estar embarazada. Aunque a ella no le debe hacer mucha gracia.

4) Culos para las motos, tetas para el fútbol y 'polvos' para los agricultores: los carteles del año.

Seguimos vivendo en un país en el que en algunas zonas de bares de copas se ofrecen 'tres copas gratis a las chicas' como reclamo para amenizar la vida nocturna (tal y como pasó en Nerja). Aquí, las concentraciones moteras se publicitan con culazos en tanga (como pasó en O Grove, que rectificó después poniendo un 'post it' encima), los torneos femeninos de futbol se anuncian con chicas que sujetan el balón con sus pechos (como pasó en Torrenueva, Granada) y los anuncios de fungicidas son chicas atractivas junto a un lema que dice ¡Agricultor! Si quieres algo mejor que un polvo… pide un disperss.

carteles

Arriba a la izq: «“¡Agricultor! Si quieres algo mejor que un polvo… pide un Disperss». A su derecha, cartel torneo femenino de futbol en Torrenueva. Abajo: el polémico poster de la concentración motera.

5) Si eres mujer no entres a mi vestuario: los tenistas VS. Gala León

Si los críticos con la elección de Gala León como primera capitana de la selección de la Copa Davis aseguraron por activa y por pasiva que sus reticencias no estaban motivadas por su género, se podían haber ahorrado comentarios como que "en los equipos de Davis se pasa mucho tiempo en los vestuarios con poca ropa y con una mujer no deja de ser extraño" (Toni Nadal) o "No es por ir contra ella, pero siempre que se pueda [el capitán] debe ser un hombre" (Fernando Verdasco). 

Las chicas del balonmano playa también lucharon por sus derechos y por no ser cosificadas. Crearon el hashtag #PonteElTopTu e iniciaron una campaña en contra de la normativa europea que pretende que a partir de 2015 las jugadoras solo jueguen en braguita y top (hasta ahora podían jugar con camiseta y pantalón corto).

6) "Viólala fingiendo que es sexo consentido": el negocio de los cursos de machismo

La cruzada contra Julien Blanc, 'el hombre más odiado del mundo' y autodenominado "líder internacional de consejos para ligar" destapó el modus operandi de un empresario que se dedicaba a viajar por el mundo impartiendo seminarios (cobrando 1.600 euros por persona) en los que desvela a hombres despesperados cómo conseguir "que las mujeres rueguen por echar un polvo" con ellos. Es el mismo que enseñó en un vídeo cómo acosar a las chicas de Tokio por la calle cogiendo sus cabezas sin permiso y poniéndolas en su paquete o el mismo que ideó el 'LMR' (Last Minute Resistance, o Resistencia de última hora): "Primero consigues intimidad con ella, alegando que no es sexual. Después la violas fingiendo que esa intimidad significa sexo consentido". El gobierno australiano lo echó del país y centenares de miles de firmas exigieron lo mismo para que no pueda impartir seminarios en Brasil, Reino Unido (ya se le ha denegado el visado) o Corea. Blanc no es el único, tal y como desveló eldiario.es, España cuenta con sus 'artistas del ligoteo' particulares, lucrándose con prácticas muy similares a las de 'el hombre más detestado del planeta'.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa