11 razones por las que Toñi Moreno es la nueva Mariló Montero

La reina de las tardes de La 1 enseña la faja, llama a su madre en directo, estalla de júbilo cada vez que alguien muestra su generosidad y aconseja a una mujer maltratada no denunciar y callarse.

toñi1

Infinitamente más condescendiente con el prójimo que su compañera Mariló Montero, la presentadora del charity-show Entre todos de La 1 se ha convertido en la reina de todos los zapping gracias a su singular know how. El programa responde a un argumento muy sencillo: los invitados traicionados por la suerte intentan despertar la solidaridad de algún espectador para que acabe por intervenir en directo y obre el milagro. Para ello no escatiman en detalles al explicar sus calamidades. En esta difícil empresa la otrora estrella de la televisión pública de Andalucía aplaude las dádivas y afea el gesto a quien llama para vivir su minuto de gloria. Incluso se atreve a aconsejar a una maltratada que «denuncie o calle para siempre». Objeto de numerosas críticas que denuncian la espectacularización de la desgracia ajena, Toñi Moreno ha afirmado sentirse respaldada por la audiencia y sus superiores. Sin duda, ella es la verdadera protagonista de un bazar donde se mercadea con raspas de pescado y alguna donación superlativa. A continuación, presentamos las razones por las podría robarle el puesto a Mariló Montero que hasta ahora ostentaba el título de de personaje más polémico de la televisión pública.

1. Es dura de oído. La llamada de una futura traductora e intérprete sirve para que Toñi nos ofrezca un impagable espectáculo de la confusión. Mezcla churras con merinas y felicita a la televidente por una profesión que jamás eligió: «¡Vas a ser la mejor actriz del mundo!».

2. La Reina es fan. En un evento Toñi tiene la oportunidad de conocer a la esposa del jefe de Estado y esta le confiesa que ve su programa: «Te acabo de ver, está muy bien lo que haces». Presa de la emoción, la presentadora hace una genuflexión y casi se cae del susto.

3. Le gusta menear el bigote. Toñi cuenta con un curioso método para ser las primera de la clase en geografía: asociar lo que come con el lugar en el que lo hace. «¿Sabes por qué me acuerdo de Villacarrillo? Porque me comí allí una tapa de morcilla blanca que no se la salta un galgo». Además, si le mencionan algo que sea comestible ella «segrega como un bulldog».  Por si fuera poco nos cuenta por qué eligió su profesión y no otra: «Cada vez que paso por una tienda de delicatessen siempre pienso que montaría un negocio como ese, pero no podría porque me lo comería todo y sería un desfalco total».

4. Se marea en directo. Antes de dar el salto a la televisión nacional, conducía el programa Tiene arreglo en Canal Sur. Un día le dio un vahído en directo porque «a la vejez» quizás se había vuelto «alérgica a los bizcochos». Tras ausentarse unos minutos del plató, Toñi volvió y aseguró que casi se muere.

5. También baila. Entre llamada y llamada, la presentadora aprovecha para dar rienda suelta a su espontaneidad. Celebra los éxitos con aspavientos, hace bailes, pega saltos e inventa coreografías.

6. Enseña la faja. Un problema técnico le sirve de excusa para revelar sus secretos de belleza.

7. Tiene sentido del humor. A diferencia de la cara de sota que lucen otras compañeras, a Toñi todo le hace gracia. Una espectadora interviene entre risas para contar que la han despedido y nuestra protagonista se ríe a mandíbula batiente. El mundo al revés.

8. Llama a su madre en directo. Indignada tras descubrir que nadie conoce un producto que ella compraba «en la droguería de Pepe», Toñi marca el número de teléfono de su madre para que le eche una mano. Así descubrimos que la sosa cáustica también se llama sosa americana.

9. Lanza un zapato al público. Un espectador se presta a pagarle la carrera a la hija de una invitada y Toñi no es capaz de gestionar su emoción. En un despliegue de puntería acaba agrediendo al público… con un zapato.

10. Se equivoca. Su capacidad auditiva vuelve a regalarnos otro momento. Confunde el nombre de una tienda de congelados con una cadena de supermercados, y a continuación se arranca con un pareado: «Si quieres comprar merluza, dorada o lubina / No mires para otro lado, Mercadona congelados».

11. Se pone tensa cuando le preguntan por su sueldo. La llamada de un espectador sugiriendo que podría donar algo de los 1.400 euros que cobra por programa a la gente que participa en él y lo necesita le borró la sonrisa a la siempre buenrollista presentadora. Así se ventiló la que hasta ahora ha sido la más comentada de sus 'famosas' llamadas.

Etiquetas:
  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa