bimba

11 razones por las que nos merecemos la extinción en 2012

Aberraciones estilísticas que justifican el fin del mundo.

  • Foto: GTres

    1 de 11

    El tocado de la princesa Beatriz en la boda de su primo el prícipe Guillermo con Kate Middleton captó casi más atención que el culo de Pippa Middleton, (que tiene 242.955 fans en esta página de Facebook). Habrá quien piense, como Beatriz, que era un tocado bonito y apropiado. En verdad fue un EPIC FAIL histórico.

  • Foto: Gtres

    2 de 11

    ¿Por qué? ¿Por qué alguien alguna vez piensa en teñirse el pelo de rosa? Como diría Sara Montiel: "¿pero qué invento es este?". Pues lo explican muy bien en Slate, donde analizan esta tendencia y repasan cómo ya estuvo de moda en 1914, no porque el rosa fuera un color rebelde, ni punk, ni irreverente, sino solo porque era bonito. Desde entonces hasta ahora ha pasado por muchas connotaciones. La última se trata simplemente de lucir un pelo llamativo y de no quedarse fuera de una moda aparentemente provocadora. Aquí lo cuenta Beatriz García.

  • Foto: GTres

    3 de 11

    Debería existir algo similar al juramento hipocrático pero aplicable a comerciantes. Bueno, quizás ya existe, se llama vergüenza, aunque andamos un poco escasos de ella. Lo hemos visto este año en una campaña de Desigual que regalaba ropa a quienes acudieran a la tienda en ropa interior. La dinamización de las ventas pasa por momentos oscuros. Oscuros y sudorosos como las tiendas de Abercrombie donde los trabajadores han sido elegidos por un casting más parecido a un concurso de belleza que a una entrevista para un empleado del textil. Lo contó Susana Molina en este reportaje.

  • Foto: GTres

    4 de 11

    Leer que Adriana Lima se tiraba 2 semanas sin comer sólidos y que las 12 horas previas ni siquiera bebía agua para lucir palmito en el desfile de Victoria's Secret nos dio un poco de bajón. Ver en la pasarela a un grupete de modelos actuando como colegialas y luciendo ropajes chonis acabó por desinflar la burbuja. Hemos visto a Cindy Crawford desnuda en una bañera vaporosa, a Kate Moss en una barra americana y a Romy Schneider jugando con un muelle sobre su lencería. Victoria's Secret es un bluff.

  • Foto: Spanx

    5 de 11

    Una cosa es que el sujetador más caro del mundo en el escote de Miranda Kerr no nos parezca más que un delirio hortera para millonarios propietarios de clubs de fútbol y otra que justifiquemos el regreso de la faja. Conscientes de que Christina Hendrix, Beyoncé y J.Lo tenderían a infinito sin estos artilugios comprendemos su utilidad (e incluso los hemos utilizado). Pero no nos tragamos la vuelta de una prenda fea y viejuna... A menos que sean en versión What Katie Did.

  • Foto: Jeffrey Campbell.

    6 de 11

    Otra pieza ortopédica que estiliza, que hace la pierna larga como un día sin pan y además gracias a la plataforma no es del todo incómoda. Este modelo de Jeffrey Campbell es un zapato clave en el look de las hipsters sin fronteras (la globalización en el moderneo es total). Bien, solo lo diremos una vez: es un zapato muuuy feo. Es horroroso, horroroso.

  • Foto: GTres

    7 de 11

    Tenemos E.T. (Elena Tablada) hasta en la sopa. Y cada vez que hablan de ella la llaman "diseñadora". O aseguran que ahora está centrada en su "trabajo como diseñadora". Bien, vale, E.T. es diseñadora. Y por eso merecemos morir lentamente y con letras en las uñas, como Laura Palmer.

  • Foto: GTres

    8 de 11

    Hemos confundido al personal con eso del mono. Llevarlo a una fiesta de disfraces interpretando a ABBA: bien. Llevarlo a un desfile en Nueva York llamándote Olivia Wilde: bien. Aparecer con un mono palabra de honor y pantalón cargo con sandalias doradas anudadas al tobillo: MAL. Y si es para un recepción oficial de la Familia Real peor. No es que sea el problema más importante que tienen ahora los Borbones, pero ese mono...

  • Foto: GTres

    9 de 11

    El pijama para la calle no es una buena idea. Es un alarde de frikismo típico de la industria del lujo. Lo empieza Prada en 2008, van apareciendo algunos pijamas de forma aislada y, de pronto, llega la gurú, Phoebe Philo, y propone un pijama en el desfile de Celine. Otro que marca el paso, Marc Jacobs, hace lo propio para Vuitton, y ya tenemos a unas cuantas fashion victims (en la foto Caroline Sieber) confirmando lo que muy a menudo se piensa del mundo de la moda: que hay mucha tontería.

  • Foto: GTres

    10 de 11

    Quizás Lagerfeld está perdiendo el norte, o quizás, con eso del apocalípsis, se ha desatado del todo, pero algo pasa en Chanel. Primero Blake Lively como imagen y luego Alice Dellal para seguir con su imagen popular que él pretende rompedora. Y además, tras presentar su último desfile inspirado en la India aseguró no haber estado nunca en el país asiático porque "es mucho más inspirador no ir a los sitios que ir". ¿Risas o llanto? Risas. Mil.

  • Foto: GTres

    11 de 11

    El affair Galliano es uno de los episodios más vergonzosos de la industria de la moda de 2011. Choca que nadie se diera cuenta de su chaladura (¿pero no veían sus pintas?). Es interesante la visión de Suzy Menkes y Lagerfeld (contrapuestas) acerca de la sobreexposición a que se someten los diseñadores, las presiones, la moda rápida y la importancia de las noticias sobre moda.

Etiquetas:
  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa