10 claves que prueban que Nina Ricci fue mucho más que la diseñadora romántica

Fue la diseñadora de la feminidad y la delicadeza y la primera que aseguró que la moda era, en realidad, “una actitud para gozar y ser feliz”. Cuando se cumplen 45 años de su muerte, repasamos algunos hitos de su vida.

La diseñadora italiana en su atelier parisino en los años 60. Foto: Getty

Representó el romanticismo, llenó los vestidos de flores y apostó por colores frente a la experimentación de la ropa cómoda y neutra que en los años 30 proponía Coco Chanel. Repasamos algunos sus hitos:

1. Origen humilde. Hija de una familia de inmigrantes italianos, a los 14 años Nina comienza a trabajar como aprendiz de costurera en distintas casas de París. Aprende pronto el oficio y pasa dos décadas como diseñadora en la firma Raffin.

2. Crear un imperio a los 50 años. Animada por su hijo Robert, que se convertirá en piedra angular de la firma, decide crear una marca con su nombre y dar salida a sus diseños. Es el año 1932 y Nina Ricci quiere distinguirse por la feminidad de sus prendas en un momento histórico en el que sus propuestas clásicas y delicadas van contracorriente.

3.    Estilo propio y rivalidades célebres. Madmoiselle Ricci definió sus creaciones señalando que debían ser “vestidos fluidos y ligeros para el baile, elegantes y minuciosos” para convertirse en favoritos de los clientes y también sobrios para no quedar fuera de las tendencias”. Se inaugura su rivalidad pública con Coco Chanel que habla de ella como “la italiana” o “la señora de la esquina”.

Retrato a color de la diseñadora, fechado en 1936.

Retrato a color de la diseñadora, fechado en 1936. Foto: Cordon Press

 

4. “Sé tú misma antes de ser vista”. Aunque en la actualidad se trate de una sentencia casi lógica, a mediados del siglo pasado suponía toda una declaración de principios que situaba a la mujer por delante de las expectativas sociales a las que estaba sometida.

5. Alta sociedad. El crecimiento de la maison fue fulminante, sus creaciones se convirtieron en las favoritas de la alta sociedad francesa y de estrellas del cine como Suzy Delair, Danièle Darrieux o Micheline Presle.En menos de cinco años, también triunfó entre las adineradas estadounidenses hasta el punto de que entre 1932 y 1939 Nina Ricci pasó de 25 a 450 empleados y de 4 a 12 ateliers.

 6. La moda como actitud. “La moda es algo más que moda. Es una actitud para gozar y ser feliz”, decía mademoiselle Ricci adelantándose a las reflexiones sobre la moda de su época. Acabada la II Guerra Mundial, su maison será la que entiende la importancia de recuperar la alegría y la pasión de las mujeres por la Alta Costura y su hijo organiza en el Louvre la exposición “El teatro de la moda”.

Nina Ricci

 

7. Flores y colores. Su mayor extravagancia consistió en mezclar distintos colores en un solo vestido, algo poco común para la época que hizo sus diseños reconocibles y femeninos. En los años 50, consolidó esta imagen sinuosa y romántica de la marca empleando tejidos como la organza y la gasa en muchos de sus patrones y trabajando directamente sobre el maniquí.

8.  El frasco del siglo. Nina Ricci entra en el mundo de la perfumería primero con Coeur Joie y en 1948 con L’air du temps, que se convirtió en la fragancia francesa más representativa de la época y uno de los perfumes más vendidos de todos los tiempos. Su envase, una  escultura de vidrio con dos aves simbolizando el amor y la libertad, fue elegido en 1999, el frasco del siglo.

9. Retirarse a tiempo. A las puertas de la década de los 60, Nina Ricci supo dar un paso atrás en la dirección artística de la marca que había fundado. Eligió como sucesor a Jean-François Crahay y pudo ver cómo la colección del joven diseñador fue recibida con grandes elogios y la aclamación de la crítica por el “traje azafrán” y el «vestido de bolsa».

10.“Nina”, el perfume. Nina Ricci falleció en noviembre de 1970 y su hijo quiso dedicarle una fragancia con su nombre. Poco importa que la diseñadora no conociera este homenaje póstumo porque Nina Ricci, la diseñadora de moda del siglo XX que también triunfó en vida en la cosmética, nunca se perfumó.

Diane Kruger, Rooney Mara y Reese Witherspoon, tres actrices que han defendido diseños icónicos de la firma.

Diane Kruger, Rooney Mara y Reese Witherspoon, tres actrices que han defendido diseños icónicos de la firma. Foto: Getty/ Cordon Press

 

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa