El último locurón de Miley Cyrus es el barroquismo capilar

¿Quién se acuerda de los dos moñitos que Miley Cyrus popularizó hace unos meses? Posiblemente nadie, porque ahora la cantante dedica su tiempo libre a hacerse todo tipo de peinados imposibles decorados con gomas de colores, trenzas, muñecos, cuentas, florituras, cintas y cualquier objeto estridente, colorido y llamativo que la cantante tenga a mano. Orgullosa de sus excentricidades capilares, las comparte con el mundo subiendo a su cuenta de Instagram varias fotos a la semana e incluso a diario.

Todo empezó hace cinco meses, cuando perdió al amor canino de su vida, Floyd. Para superar el duelo, la cantante empezó a invertir su tiempo en crear sencillas pulseras y personalizar su funda del móvil.

Pero se le ha ido de las manos. Ahora, Miley, en un alarde de creatividad kitsch, no deja de compartir con sus seguidores sus materiales, el proceso de creación y el resultado de sus obras de arte capilares. La que fuera una cuenta de Instagram no apta para todos los públicos, ahora podría parecer fuente de inspiración para las niñas que se fabrican pulseras de gomas y se hacen trenzas de colores en el pelo. Eso sí, la cantante no renuncia a combinar las letras de sus creaciones para formar palabras como ‘Fuck’ ‘Twerk’ o ‘Drug’.




Por si fuera poco, su vocación artesanal se ha extendido a la creación de máscaras (mención especial merece una elaborada con ositos de goma).

Vía Jezebel.