Carmen Solano, Juana Arce, María Dolores Pelayo, Elena Moreno, Dolores Blanco, María del Carmen García y Soledad Becerril. Algunas de las 27 primeras parlamentarias de la democracia, en los pasillos del Congreso.

La historia silenciada de las primeras parlamentarias de la democracia

La biografía de las madres de la Constitución, que marcaron un antes y un después en la lucha por la igualdad, ha sido obviada históricamente. La periodista Magis Iglesias las recupera en su libro 'Fuimos Nosotras' (Ed. Debate). 40 años después, con un 28-A que dibujará un rumbo determinante para el país, urge recordar lo necesarios que fueron sus avances.

  • Foto: Fotograma del Documental ‘Las Constituyentes’, dirigido por Olivia Acosta y disponible en Filmin.

    1 de 14

    Fueron 27 mujeres y 570 hombres. Cuando en la legislatura constituyente se organizaban las bases de la democracia, la representación femenina en las Cortes era escasa pero hizo historia. Con la Constitución de 1978 se alcanzaron derechos fundamentales como el de Igualdad ante la Ley (Art.14). Magis Iglesias, periodista, investigadora, analista política y primera mujer presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, recoge en su libro las conversaciones con 13 de estas pioneras de la política. “No todas coinciden en sus ideas, pero sí en la necesidad de igualdad de derechos y en la creencia de que eso se lo debemos a la Constitución, a la democracia y a las propias mujeres que lucharon por ella”, cuenta a S Moda.

    Bajo la posibilidad de que un nuevo gobierno suponga un retroceso en esos derechos alcanzados por y para las mujeres o la comunidad LGTBI+ -están sobre la mesa propuestas como la de Pablo Casado de volver a la Ley del Aborto de 1985, la de Ciudadanos de legalizar la gestación subrogada o la latente confusión en términos como el consentimiento que demostró Cayetana Álvarez de Toledo-, recordar estos logros resulta clave. La autora rescata al comienzo del libro una cita de Simone de Beauvoir que no puede cobrar más sentido de cara a este 28 de abril: “Nada se consigue definitivamente. Bastará con una crisis política, económica o religiosa para que los derechos de las mujeres sean cuestionados. Toda vuestra vida, deberéis permanecer vigilantes”.

  • 2 de 14

    María Teresa Revilla. La ‘madre’ de la Constitución. Fue la única mujer, junto a 38 hombres, en formar parte de la Comisión Constitucional, aunque finalmente siete de ellos (los conocidos como padres de la Constitución, fueron los encargados de redactar el texto). Natural de Tetuán, vivió en Valladolid, fue diputada por la ciudad por UCD. Allí, tras haber vivido en Estocolmo y París, fue donde cumplió su deseo de estudiar derecho. “Había conocido a Leopoldo Calvo-Sotelo en un acto en Valladolid y ella misma fue quien le llamó para decirle que quería formar parte de la Comisión, que no había mujeres”, explica Iglesias. Cuando se presentó la Constitución fue la única persona que quiso intervenir para comentar el Artículo 14 (entonces era el 13), que apuesta por la Igualdad ante la Ley.

    Estas fueron sus palabras sobre igualdad y conciliación: “Señorías, en este artículo que hemos firmado afirmativamente, la mujer española adquiere, por fin, la plenitud de derechos. Es verdad que la votación ha sido unánime, sin disidencias, como estaba reclamando nuestra sociedad. Pero las mujeres no vamos a dar las gracias por ello. Tampoco vamos a mirar hacia el pasado amargura o con rencor (…) Para ello necesitamos, además de la igualdad ante la ley, de una sociedad rica en posibilidades de vida y en formas de existencia, una sociedad flexible en sus sistemas de trabajo y de educación, donde no sean incompatibles la maternidad y el trabajo, la vida familiar y la cultura”.

  • Foto: Belén Landáburu en un fotograma de ‘Las Constituyentes’ (Filmin).

    3 de 14

    Belén Landárburu, de Burgos. Senadora de designación real en las Cortes Generales. Había sido abogada de la Sección Femenina durante el franquismo y en 1977 se convierte en la única mujer en participar en la creación de la Ley para la Reforma Política. “Se permitió el lujo de expresar ciertas opiniones que rompían la ortodoxia [del régimen]”, recoge Iglesias en Fuimos Nosotras. Se definía a sí misma como “progresista y de izquierdas”. A pesar de su entorno, está convencida de que el matrimonio son unos grilletes y su condición de jurista le da perspectiva: “No tiene inconveniente en afirmar que nunca se animó a aceptar el vínculo matrimonial con el fin de preservar su independencia”, señala la periodista. Y así lo refleja en su fundamental contribución con el artículo 32, sobre la igualdad jurídica del hombre y la mujer en el matrimonio. Sin embargo, su etapa política toca fin tras estampar su firma en la Constitución, justo al revés que la mayoría de estas Constituyentes que justo se iniciaban entonces.

  • 4 de 14

    María Dolors Calvet. Urbanista y periodista, fue diputada por Barcelona por el PSUC. Pionera, se atrevió a irse de casa para vivir sola antes de ser mayor de edad (entonces era a los 21). Pero a los 18 le dijo a su padre que quería irse y que si le quería denunciar (era el procedimiento entonces), lo hiciera. No pasó y se fue. Comunista feminista por la amnistía. Movilizaciones de barrio con el partido, Pasionaria como referente y una lucha centrada en conseguir la excarcelación de aquellas mujeres que estaban ahí por el hecho de ser mujer, como cometer un adulterio. Además es una de las autoras del Estatuto de Autonomía de Cataluña.

  • Foto: Getty Images

    5 de 14

    Carlota Bustelo García del Real. Fue diputada por Madrid por el PSOE. De familia vinculada a la política, ha sido “una feminista de primera hora muy importante dentro del partido socialista”, sostiene Magis Iglesias. Bustelos fue además quien lideró el primer bloque de mujeres feministas más grande dentro del PSOE, el Frente de Liberación de la Mujer, y en el 82 montó, desde cero, el Instituto de la Mujer que comenzó a dirigir hasta el 88. Como Clara Campoamor, “su batalla le cuesta el puesto. Ella exige que haya mínimo un 15% de mujeres en la listas y esto no ocurrió, por lo que perdió su escaño”, explica la autora. La legalización de los anticonceptivos fue su causa de cabecera durante el tiempo que duró la legislatura.

  • Foto: Congreso

    6 de 14

    Virtudes Castro. Diputada por el PSOE por Almería.“Su perfil era muy diferente al de otras parlamentarias”, explica Magis Iglesias. "Criada en un entorno rural, de analfabetismo, estudiaba -siguiendo el ejemplo de su padre encarcelado-, por las noches. Como toda su familia, estuvo muy vinculada al PSOE y a UGT”. No fue aceptada por las monjas para estudiar magisterio, aunque consiguió sacar la carrera más adelante, ya casada y con hijos. Ha seguido activa en política hasta entrados los 90.

  • Foto: Mercedes Moll de Miguel, entre Calvo-Sotelo y Mayor Zaragoza.

    7 de 14

    Mercedes Moll de Miguel. Diputada por Granada por la UCD. Recién mudada a Andalucía con sus tres hijo, enviuda. Enfermera de profesión, consigue un estanco y a raíz de eso desarrolla su potencial como empresaria. Tanto que constituye la primera asociación de mujeres empresarias del país y se convierte además en la primera mujer presente en la CEOE. Con un papel destacado también dentro de la UCD, hasta al propio Adolfo Suárez (amigo suyo de la infancia veraneando en Ávila), la llama para preguntarle por qué no va en las listas para las elecciones del 79. La habían sacado de las listas sin consultar por el aumento de demanda para para participar en la vida política.

  • 8 de 14

    Ana María Ruiz-Tagle. Diputada por Sevilla. Núcleo constituyente del PSOE junto a Rafael Escuredo, su marido, y el grupo de Felipe González. La abogada ya llevaba una década de conciencia y activismo feminista cuando llegó a la legislatura constituyente. Diputada durante muchos años, su capacidad de diálogo es una de las cualidad que, tras entrevistarla y analizar su trayectoria, señala Iglesias. Después de la Constitución ha intervenido en el desarrollo de otras leyes que protegen los derechos de las mujeres, como la Ley de Aborto o la Ley de Violencia de Género. “A principios de los 90 es quien le dice a Felipe González que hay que ir con la mujer, que ya se ha hablado de libertad, pero que ahora toca hacerlo de igualdad”, cuenta la autora.

  • Foto: PARES

    9 de 14

    Nona Inés Vilariño. Diputada por La Coruña con la UCD. Nacida en Ferrol, estudió Filosofía y Letras y ejerció como maestra de Historia. Participó en la elaboración de los textos constituyentes sobre Educación y Defensa. Son los propios padres de sus alumnos quienes le plantean la idea de entrar en las listas del Partido Gallego Independiente (PGI) sumándose al colectivo de la UCD y ella apuesta fuertemente por su carrera política con interés en ganar las elecciones y estar en el Parlamento, donde entre el 77 y el 82, hasta el fin de la primera legislatura, acabará convirtiéndose en vicepresidenta segunda de la Comisión de Educación y miembro de la Comisión Permanente.

    En Fuimos Nosotras (Ed. debate), Vilariño recuerda la inexistencia de mujeres en los puestos decisivos y de poder en la elaboración de la Carta Magna. “En el máximo nivel, no había mujeres. Los ponentes eran ellos porque se trataba de puestos muy codiciados. Ponente no podía ser cualquiera”. Recuerda además uno de los episodios más controvertidos para las mujeres en esa legislatura constituyente, la votación del artículo en el que se otorgaba al varón prevalencia sobre la mujer en la sucesión de la Corona. “No nos costaba nada llegar a acuerdos, nosotras nos entendíamos muy bien. Primero, se habló de hacer un plante abandonando el hemiciclo, pero, finalmente, nos abstuvimos mientras nuestro grupo parlamentario votaba a favor”, explica. Su carrera política le cuesta el matrimonio. Al hacer más vida fuera de casa debido, su marido y familia la espían pensando que tiene una aventura y llegarán incluso a inmovilizarle sus cuentas.

  • 10 de 14

    María Dolores Pelayo Duque. Senadora por Santa Cruz de Tenerife. Una política parlamentaria de larga trayectoria. Canaria y jurista, con mucha conciencia social, monta la primera Asociación Canaria de Mujeres Juristas. Ya en el tardofranquismo había formado junto a unos amigos el primer grupo socialdemócrata de la isla, que posteriormente se integraría con la UCD. “Trabaja con acerbo la legislación en torno a la mujer”, señala Magis. Activa en los debates de la legislatura constituyente, su legado ha seguido sumando y ha participado en leyes como la del divorcio, el aborto o la legalización de los anticonceptivos, a partir del 82 lo hizo con el PSOE. “Es la única de todas ellas a la que he conocido en el Parlamento trabajando”, apunta Magis.

  • 11 de 14

    Elena Moreno, diputada por Pontevedra, UCD. Banquera, gestionaba en Vigo, en el BBVA, el Banco de la Mujer. Enseñaba a gestionar sus cuentas -a modo de excepción de la prohibición- a las mujeres de marineros y migrantes que estaban fuera. La Constitución del 78 pondría fin a esto con el Art. 35, pero para llegar a contribuir con ello, Moreno tuvo que pasar una odisea. Según explica Magis Iglesias, la forma en que la captaron fue in extremis, suplicándole en la puerta de su casa antes de salir de viaje con sus amigas, con mucho desconcierto y asegurándole que difícilmente saldría elegida. Las previsiones fallaron. “Las mujeres habían estado fuera del espacio político 40 años y todos querían llevar una mujer en su listas, era para que en la campaña electoral movilizaran el voto femenino.y para que las mujeres fueran a lo mitines”, explica la periodista.

  • 12 de 14

    Rosina Lajo. Diputada del PSC por Girona y vallisoletana de origen. Una conversación reveladora con la también constituyente Marta Mata le hizo darse cuenta de que, a pesar de estar en el mismo partido, sus ideas se dividían en torno al nacionalismo catalán. “No podía compartirlo porque estaba a favor de la identidad española de los catalanes y de la convivencia de un bilingüismo perfecto entre del catalán y el castellano”, recoge en Fuimos Nosotras (Ed. Debate). Estas convicciones le impidieron continuar el camino hacia la legislatura y dimitió antes de que la Constitución llegara al Senado. En lo personal, su vida ha estado marcada por la tragedia: su único hijo, de 19 años, y su marido, fallecieron. Vive sola y, según cuenta Magis, su pasión por el arte y la cultura son palpables.

  • 13 de 14

    Juana Arce Molina. Senadora por Albacete, por UCD. Estudió Filología Inglesa y se lanzó a la salir de España con trabajo de aupair en Londres. A su vuelta, desde la UCD le insinúan que se presente por su ciudad ya que entonces no había mucha más gente que estuviera dispuesta. “Eso fue importante para las mujeres, como ya podían votar, los partidos querían que estas fueran a sus mítines y charlas para animar a otras mujeres a hacerlo. Si hubiera estado más cotizado participar en la vida política habría sido más difícil encontrar a mujeres”, cuenta Magis. “Su papel fue muy importante en una zona que había sido muy castigada con la guerra”.

  • 14 de 14

    Esther Tellado. Diputada de UCD por Santa Cruz de Tenerife. Vicepresidenta de la Asociación de Amas de Casa de Tenerife, se dedicó a trabajar y pelear causas sociales. “Hicimos un trabajo estupendo con los autistas, discapacitados, drogadictos, los niños de la casa cuna…”, cuenta ella misma en el libro. Preocupación por los cuidados y mejoras de sus condiciones de vida eso como mejoras para los cuidados de discapacitados que quiso trasladar al Parlamento. “Decía que tenía que elegir entre familia y política, y eligió política”, explica Iglesias. La escritora también subraya cómo en la mayoría de los casos de estas mujeres -las que estaban casadas- sacrificaban la vida familiar por la política y en general encontraron mucho apoyo y complicidad en sus maridos y parejas.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa