Combatir el machismo con humor: las mejores viñetas de Feminista Ilustrada

Tras el éxito de la cuenta de Instagram, el próximo 16 de noviembre sale a la luz 'Feminismo Ilustrado' (Montena), una guía para principiantes que aún pongan en duda la necesidad del movimiento. Las risas también están aseguradas.

feminista ilustrada

Foto: @feministailustrada

«Queremos llegar a todo el mundo. Sobre todo a las personas ajenas al feminismo, ¿de qué tengo que convencer yo a una feminista? Ya sabe de todo lo que le estoy hablando, nuestro objetivo es la gente que se resiste a creer que todavía existe el machismo». Con esta intención nació @feministailustrada hace un par de años. Una cuenta de Instagram creada por dos andaluzas, María Murnau y Helen Sotillo, con el firme propósito de acercar el feminismo a todo el mundo a través de sencillas ilustraciones y altas dosis de ironía y humor. Más de 300 viñetas y 94.000 seguidores después el proyecto se convierte en libro. El próximo 16 de noviembre sale a la luz Feminismo Ilustrado (Montena), una guía para principiantes que aún no sepan de qué va eso de la sororidad o duden al identificar micromachismos. La publicación se aleja de conceptos enrevesados y tediosas teorías para «aclarar las ideas de la gente que tiene conciencia de género pero todavía no asimila que hay machismo en todas partes», tal y como cuenta Murnau a S Moda.

La idea de Feministra Ilustrada –en versión Instagram– surgió a raíz de una conversación sobre manspreading. «Empecé a estudiar mi máster de género y pensé que sería buena idea compartir lo que iba aprendiendo para que le sirviera a otras personas. Le comenté la idea a Helen y me aconsejó que tenía que hacerlo con imágenes. Nuestra primavera viñeta se viralizó muchísimo. Vinieron tantos trolls y a su vez tantas feministas a defendernos que se hizo muy grande, y solo teníamos una, así que tuvimos que ponernos las pilas. No esperábamos tener tanto impacto, pero al poco tiempo logramos casi 5.000 seguidores en un día gracias a nuestro diseño de No soy una princesa, soy una jedi«, asegura la autora. Transformar el proyecto en libro les ayudará a llegar a gente que no está en las redes sociales. «Creemos que Feminismo Ilustrado debería leerse desde la adolescencia hasta la vejez. Obviamente a una mujer de 70 años no le voy a contar nada nuevo después de que haya vivido en sus carnes la represión del machismo más duro y del franquismo, pero esa persona tendrá familia o amistades con las que compartir lo que aparece en el libro», afirman.

feminista ilustrada

Así es la portada del libro que estará a la venta a partir del 16 de noviembre. Foto: Feminismo Ilustrado

La inspiración para sus ilustraciones les llega de sus propias vivencias o de las que otras mujeres comparten con ellas a través de las redes sociales. «Hay un pozo sin fondo de machismo. Ojalá llegue el día en el que no sepamos qué situaciones machistas ilustrar, pero llevamos dos años ya y seguimos produciendo como el primer día», apunta Murnau. A continuación, repasamos 10 lecciones feministas que aprendimos en sus viñetas, un pequeño adelanto de lo que acabe esperar del libro:

1. ¿Por qué no denunció antes?», la única pregunta innecesaria en el caso Weinstein

Y en el de Terry Richardon, Kevin Spacey o cualquier otro de los hombres poderosos acusados de acoso sexual las últimas semanas. Además de explicar conceptos tan atemporales como indispensables, Feminista Ilustrada se caracteriza por partir de titulares y casos de machismo que copan la actualidad para abrir debate y firmar viñetas tan necesarias como la siguiente:

Dan igual las circunstancias, cuando una mujer habla de acoso nadie la cree. #feminismo #acososexual #machismo #patriarcado

A post shared by Feminista Ilustrada (@feministailustrada) on

2. La igualdad no existe: prueba número 1908992

«Nos enfrentamos a trolls machistas diariamente. El acoso que sufrimos en redes (nosotras y todas las demás) es constante y peligroso, no sería la primera vez que pintan la fachada de la casa de una compañera. Me consta que hay denuncias diarias a la policía y a la propia plataforma de Instagram que no sirven para absolutamente nada. En cambio subes una foto de un pezón y casi te destierran de por vida. Es absurdo hasta que caes en la cuenta de que los medios están dominados por hombres y ellos son los que mandan», cuenta Murnau a S Moda.

#feministailustrada #troll #machismo #internet

A post shared by Feminista Ilustrada (@feministailustrada) on

3. El piropo callejero es machista

«Primero, porque un piropo presupone la disponibilidad de la persona a la que se le está echando, y se dirige a las mujeres porque se asume que ellas siempre quieren agradar y están ahí para agradar. Segundo, porque si la mujer va con un hombre, no le dicen nada porque ‘es de él’. Entonces, ¿tienen que ir acompañadas para que se les respete?», escribe la autora en el capítulo dedicado a los micromachismos. La reflexión viene acompañada de la misma ilustración que acumula más de 3.500 likes en su Instagram. Tan práctica como fácil de aplicar:

4. Neomachismo: el nuevo disfraz del machismo de toda la vida

«Ya hay igualdad», «La violencia no tiene género» o «¿Y las denuncias falsas?» son, según Feminismo Ilustrado, tres ejemplos de neomachismo de manual. Otro más, a continuación:

#feministailustrada #feminismo #neomachismo #posmachismo #machismo #musica #videoclip #MTV #mtvvmas

A post shared by Feminista Ilustrada (@feministailustrada) on

5. Las ‘feminazis’ no existen

«Creo que hay dos tipos de personas –hombres más bien– que usan ese término: los que odian a las mujeres y no soportan que cuestionen sus privilegios, y los que han escuchado comentarios totalmente fuera de contexto y creen que las feministas quieren la superioridad o algo así», asegura Murnau. Y continúa: «A los primeros no les puedo explicar nada porque saben de sobra lo que están haciendo. A los segundos les haría ver el daño que hace usar ese término y les daría unas cuantas cifras de crímenes machistas o les mostraría situaciones que ellos no perciben como, por ejemplo, el acoso callejero. Aún así pienso que lleva mucho tiempo convencer a alguien de que la desigualdad existe, es un proceso largo. Lo bueno de ese proceso es que es irreversible, quien ve la desigualdad nunca más deja de verla».

6. No, el manspreading no es una falta de educación

En la primera viñeta de Feminista Ilustrada es una mujer la que se sienta espatarrada en el metro dándole la vuelta al polémico manspreading. «A veces estos comportamientos se asimilan como costumbres o se confunden con una simple falta de educación, sin darnos cuenta de que las razones por las que se hacen son en el fondo machistas», explican en el libro. Hombres del mundo: no os quedaréis estériles por cerrar las piernas en el transporte público.

#madridsinmanspreading

A post shared by Feminista Ilustrada (@feministailustrada) on

7. Llámalo por su nombre: feminismo

«Muchas personas son algo escépticas con el término feminismo. Que empiece por fem- parece indicar que se decanta por el género femenino, y parece que es el equivalente al machismo. Pero el feminismo nace como respuesta a la opresión del sexo masculino. Precisamente porque el género femenino es el oprimido lleva su nombre», desgranan en el libro. Por eso ni ‘igualismo’ ni ‘humanismo’ sirven. Aquí, la explicación gráfica:

#feminismo #igualismo #igualitarismo #feministailustrada

A post shared by Feminista Ilustrada (@feministailustrada) on

8. Lo que nunca le pasaría a un hombre

El Hormiguero –y otros tantos programas de televisión– podrían tener su propio capítulo en Feminismo Ilustrado. No hace falta añadir nada más a la siguiente viñeta:

Netflix, una de las empresas audiovisuales más potentes del mundo, ha puesto la mira en España, y como resultado tenemos "Las chicas del cable". Es decir, partimos de un acontecimiento importantísimo para el país y la industria. Para promocionarla visitaron el programa de prime time "El Hormiguero", que no se caracteriza en absoluto por un trato igualitario a las mujeres que van, tanto las invitadas como las colaboradoras. Entre otras preguntas, la más polémica (y con razón) fue ¿tú perreas? al hilo de que las mujeres de dividen entre las que saben perrear y las que no. Además, continuó preguntando con qué actor de Hollywood protagonizarían una escena de cama. Por supuesto interrumpiendo e ignorando los comentarios de las invitadas. ¿Os imagináis que en una entrevista a un hombre le pasaran estas cosas? No, no pasan. A las mujeres se nos trata como objetos, estas preguntas lo dejan más que claro. El objetivo de este señor estaba muy lejos de mostrar lo que han conseguido estas actrices. www.feministailustrada.com #ElHormiguero #laschicasdelcable #feminismo #igualdad #feministailustrada #pablomotadas #netflix @netflix

A post shared by Feminista Ilustrada (@feministailustrada) on

9. Acoso callejero

Véase punto número 3 y aplíquese el esquema con cualquier otra interacción además del piropo.

Las mujeres desde que pasan la adolescencia comienzan a sufrir acoso callejero. El acoso callejero es el piropo de toda la vida. El origen de este comportamiento es la situación desigualdad ¿Cómo? ¿Por qué? Tradicionalmente las mujeres han ocupado la esfera privada (la casa) y los hombres la pública (todo lo demás), ellos podían salir a la calle solos en cualquier momento sin que se viera como algo negativo, ellas en cambio, eran tachadas de indecentes. La manifestación más directa es que se desenvuelven de forma diferente. A esto hay que sumarle que el cuerpo de las mujeres se ha tomado como un objeto decorativo disponible para los hombres. Una vez explicado cómo surgen este tipo de situaciones vamos a lo práctico ¿por qué molesta? Principalmente porque no tienen derecho a decirnos su opinión sobre nuestro cuerpo. Somos libres de ir como queramos, ni el físico ni la ropa permiten el acoso. Molesta porque solo nos lo dicen cuando no vamos acompañadas por un hombre y eso significa que únicamente nos respetan si hay una figura masculina presente. ¿Y las consecuencias? En primer lugar, sentimos que hombres desconocidos tienen algún tipo de autoridad y derecho sobre nosotras. Enfrentarte diariamente a este tipo de situaciones va minando la autoestima. También provoca que pensemos que la calle no nos corresponde y tengamos miedo. No deberíamos tener que sentirnos así cuando pasamos junto a un grupo de hombres. “Pero es sin mala intención”. La intención es lo de menos. Además, la mayoría de las veces que una mujer se empodera y se gira para contestar hay un patrón de conducta: 1) Él lo niega 2) Empieza a contradecirse y reconoce que ha dicho algo pero que no era para ella 3) Insulta y dice frases del tipo “Yo qué te voy a decir a ti, fea” 4) Increpa físicamente y amenaza Si detrás de estos actos no hubiera nada malo ¿por qué negarlo? ¿por qué atacar a la mujer? Una reacción acorde a una frase con buena intención sería algo como “perdona, ha sido sin mala intención, disculpa si te ha molestado”, dicho de forma educada. Pero no, esto pasa más bien poquito. En resumen, hombres: dejad a las mujeres en paz. Mujeres: no bajéis la cabeza ¡responded! #acoso #piropo

A post shared by Feminista Ilustrada (@feministailustrada) on

10. Soltero VS Solterona

No hace falta vivir en China para que te traten como ‘mujer sobrante’ si estás soltera. Alguna «tara» has de tener si aún no has encontrado pareja. No como ellos: solteros por convicción porque prefieren ir de flor en flor haciendo gala de su «soltería de oro». Solo un ejemplo más de por qué hace tanta falta el feminismo. En palabras de la autora: «Es necesario en todo el mundo. Y aunque esta cuarta o quinta ola pase, tenemos que haber progresado lo suficiente y haber aprendido que tenemos que trasladar nuestros ideales al día a día. Asimilarlo como una forma de vida, porque si lo dejamos para los discursos y eslóganes en camisetas, lo estamos haciendo mal. La desigualdad se combate también desde una misma y por experiencia creo que todas podemos decir que es como una semillita que poco a poco va creciendo y extendiéndose. Ya hemos perdido el miedo a llamarnos feministas, ¡ahora toca serlo de verdad!».

Como ya sabemos, la sociedad no trata por igual a hombres y mujeres nunca según van cumpliendo años. Se castiga mucho la vejez en las mujeres, pero aún más la soltería. Esto es muy fácil comprobarlo: pon en Google “George Clooney soltero” y después “Charlize Theron soltera”. En primer lugar, George Clooney, muy admirado, con 55 años y pocas parejas duraderas. Algunos titulares de noticias son: “El galán de oro”, “Maestro de la seducción”, “dispuesto a renunciar al título de soltero de oro” “George Clooney, soltero de oro” o “vuelve a ser el soltero más codiciado”. Nos ha quedado claro que es un hombre que “ninguna mujer puede cazar”. No importa que tenga 55 años, es exigente y juvenil, no está hecho para el compromiso y eso lo hace aún más atractivo. Por otra parte tenemos a Charlize Theron, actriz de gran recorrido, con 40 años (importante, ella es más joven que él) y considerada una de las más guapas de Hollywood. Encontramos titulares como: “Charlize Theron llega a los 40 soltera”, “con Óscar y de nuevo soltera a los 40”, “Charlize Theron soltera otra vez”, “cumple 40 años soltera” o “soltera pero en busca del amor”. Un momento… ¿ella no es soltera de oro? ¿tampoco seductora? ¿ni siquiera una soltera codiciada? Pues no, todos destacan su soltería de forma negativa y relacionándola muy a menudo con su edad. Como el único fin de las mujeres era casarse y tener hijos, y no se valoraban por nada más, las que se salían de la norma eran tachadas de lesbianas, solteronas, insoportables o raritas, no existía la posibilidad de que no quisieran casarse y punto. En cambio de ellos siempre se ha dicho que “eran hombres exigentes”, “indomables” o “solteros de oro”. #feministailustrada #soltero #soltera #sexismo #genero

A post shared by Feminista Ilustrada (@feministailustrada) on

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa