Cómo darle un giro a tu cocina con tus propias manos

Captura de pantalla 2016-07-21 a las 10.48.30Enhebra la aguja, desenfunda tus brochas… y deja que estas ideas renueven la decoración de tu cocina. El ambiente puede cambiar bastante con muy poco esfuerzo y presupuesto. Dedicándole tiempo con cariño y utilizando materiales sencillos de encontrar, podrás podrás dar un giro a la estética de tu cocina ¡con tus propias manos! El próximo fin de semana, tu espíritu artístico y tú tenéis una cita con las manualidades en la cocina.

Chefs Kitchen

 

Cambia el color de los frentes. Para darle un cambio radical a tu cocina sin que se te dispare el presupuesto, saca el máximo partido a tus armarios mediante una mano de pintura. Retira todos los tiradores y vacía el contenido de los cajones y los armarios antes de ponerte manos a la obra. Límpialos a fondo y, después, pasa un papel de lija de grano fino por la superficie para que esta absorba mejor la pintura. Si quieres, puedes comprar pintura monocapa, disponible en la mayoría de tiendas especializadas, pensada para pintar el mueble directamente sin necesidad de aplicar antes una mano de imprimación.

Personaliza el espacio con textiles estampados. Tanto si tienes maña con la costura como si simplemente te apetece renovar tus paños de cocina o el camino de mesa, opta por diseños estampados. Son unos grandes aliados que aportarán un toque único y personal a la estancia, haciendo que tu cocina adquiera un aire más hogareño.

Frenchies Interiors

 

Genera un ambiente lúdico con banderines. Sin pasarte, que no termine pareciendo el patio de una fiesta escolar. Opta por unos banderines sencillos en un color liso, tratando de seguir la paleta de color de tu cocina. Los que apreciamos en la imagen son totalmente blancos, como el resto de la sala, y por eso ayudan a dotarla de un aire mucho más moderno. Imagina sin embargo que los banderines hubieran tenido motivos florales; el resultado habría sido quizá algo cursi.

Puedes, si te atreves, hacer los banderines tú mismo. Tan solo necesitas un trozo de tela de algodón de densidad media, una plantilla de cartón con forma de triángulo (aunque también te animamos a que pruebes con unos originales semicírculos), unas tijeras y una cinta de tela para banderines, la cual ya viene preparada para doblarla y coser los banderines a ella, bien sea a mano o a máquina.

Si la costura no es tu fuerte, recorta los triángulos de tela con tijeras de bastillar (las que cortan en zigzag) para impedir que la tela se deshilache. También puedes optar por un tejido de hule en lugar de algodón, que no se deshilacha y se puede cortar con tijeras normales.

Streatham, SW2

 

Elabora un macetero para hierbas aromáticas. Así las tendrás bien a mano al tiempo que servirán como elemento decorativo de la cocina. Este tipo de cajas de madera se pueden adquirir tanto en centros de jardinería y manualidades como en tiendas on line. Para personalizarlo, escribe algún mensaje, una frase que te resulte inspiradora, el nombre de cada hierba para poder identificarlas mejor o utiliza sellos decorativos. Además, esta pieza puede ser un bonito regalo para el nuevo hogar de un amigo o un familiar.

Presume de utensilios. Si la cocina es una de tus pasiones, tener todos los utensilios a mano puede venirte muy bien a la hora de trabajar. Da a tu espacio un toque más profesional instalando un riel metálico con ganchos en forma de S para colgar tus utensilios y una barra magnética para tus cuchillos. En el mercado hay juegos que ya incluyen las dos piezas, tanto en comercios on line como en tiendas especializadas. Un equipamiento muy sencillo de llevar a cabo por uno mismo con el que tu cocina dará un giro estético y funcional.

Eclectic Stoke Newington Apartment

 

Gana espacio de almacenaje con ganchos y colgadores. Tan simple como suena. Lo único que necesitas es examinar con detenimiento qué superficies o laterales de tu cocina puedes aprovechar para este fin, como se ha hecho aquí con la estantería de pared de madera y unos ganchos, que puedes comprar en cualquier ferretería. Se trata de un pequeño gesto nada desdeñable ya que, colocando así las tazas, ganas como espacio de almacenaje aquel que ocupaban dentro del armario en el que estaban.

Lavender Cottage - Kitchen

 

Organiza con estilo. Esta manualidad, además de sencilla, es de lo más satisfactoria. Vacía tus paquetes de cereales, dulces, legumbres o especias en bonitos tarros de vidrio y, a continuación, con la ayuda de unas etiquetas que combinen con tu esquema decorativo identifica su contenido.

Puedes comprar etiquetas adhesivas ya fabricadas o usar una troqueladora de papel, con forma por ejemplo de círculos festoneados, con la que podrás hacer etiquetas idénticas para cada tarro con tus propias manos. Pega estas últimas con pegamento enspray y no olvides mantenerlo alejado de los alimentos hasta que se seque.

My Home

 

Tiradores nuevos. A menudo, se pueden aprovechar los agujeros existentes en los armarios para instalar unos nuevos tiradores. Un gesto muy pequeño que genera un gran cambio. Si solo tienes un agujero te será más fácl encontrar un respuesto ya que hay miles de opciones. Si tienes dos, la búsqueda hasta dar con uno que encaje en ambos orificios no será tan sencilla, pero no imposible.

¿y qué tal si optaras por algo más agradable al tacto? Por ejemplo, unos tiradores de cuero. Un material más suave que el metal, más cálido que la porcelana o el vidrio al tiempo que más ergonómico. Si tras quitar los antiguos tiradores solo dispones de un agujero, puedes doblar la pieza de cuero en forma de bucle, obteniendo de este modo unos tiradores de lo más originales.

Asegúrate de cortar las tiras de cuero con una longitud que te permita agarrarlas y tirar de ellas con total comodidad. Haz los agujeros en el cuero con un punzón (no olvides colocar un trozo de madera debajo a la hora de hacerlo para proteger la superficie de trabajo) y utiliza tornillos de cabeza plana para fijar el tirador al mueble.

The Island

 

Recicla cajas de fruta. Los cajones de madera hacen las delicias de los amantes del estilo vintage. Son ideales para crear todo tipo de soluciones de almacenaje, como esta bonita estantería para tus libros de cocina. Antes de nada, es importante que las laves bien con una solución de fosfato trisódico y agua. Después, rocíalas generosamente con vinagre blanco, enjuágalas bien y deja que se sequen.

Houzz logo

Enlaces recomendados: