24 Karat Gold El concierto

Stevie Nicks. Foto: Getty

Stevie Nicks: «Si no hubiera abortado, estoy segura de que no habría existido Fleetwood Mac»

La estrella del rock, que estrena en cines 24 Karat Gold - El concierto, ha concedido una entrevista The Guardian en la que se sincera sobre su adicción a las drogas, su opinión sobre el bótox o por qué abortar salvó su carrera musical.

Aunque no corren buenos tiempos para los estrenos cinematográficos, el próximo 21 de octubre llegará a las pantallas españolas 24 Karat Gold – El concierto, que repasa parte de la lista de grandes éxitos de Steve Nicks, extraídos tanto de su etapa en solitario como miembro de Fleetwood Mac. Con motivo del estreno de la cinta, en la que sonarán temas tan famosos como Rhiannon, Stop Draggin’ My Heart Around o Edge of Seventeen, la estrella del rock y representante por excelencia del estilo bohemio, ha concedido una imperdible entrevista a The Guardian en la que toca distintos temas clave de su vida y su carrera. Repasamos a continuación las citas imprescindibles de la charla:

Sobre el aborto

«El derecho al aborto fue realmente la gran lucha de mi generación. Si el presidente Trump gana estas elecciones y pone a la jueza que quiere, ella lo prohibirá absolutamente [en referencia a Amy Coney Barrett] y empujará a las mujeres a someterse a abortos clandestinos». La artista interrumpió un embarazo en 1979, cuando Fleetwood Mac estaba en pleno apogeo y ella salía con el cantante de los Eagles, Don Henley. «Si no hubiera abortado, estoy bastante segura de que no habría existido Fleetwood Mac. No había forma de que hubiera podido tener un hijo entonces, trabajando tanto como lo hacíamos. Además había muchas drogas, estaba consumiendo muchas drogas… habría tenido que alejarme» […] «Sabía que la música que íbamos a traer al mundo iba a curar el corazón de mucha gente y a hacerla muy feliz. Así que pensé: ‘¿sabes qué? Eso es lo realmente importante».

Sobre las drogas

«Es una droga muy sutil [en referencia a su adicción al tranquilizante clonazepam, vendido bajo el nombre de Klonopin, que le fue recetado para ayudarla a dormir tras superar su adicción a la cocaína]. No sientes demasiado sus efectos o eso crees. En el bote, dice: ‘Tómelo según sea necesario’. Es lo más estúpido que he oído en mi vida. Entonces piensas: ‘Bueno, lo necesito cada dos horas’. Es la adicción hecha bote». Nicks no recuerda sus ocho años consumiendo «como un momento terrible ni traumático», más bien como un vacío en el que dejó de crear y se pasaba el día sentada viendo películas, comiendo o recibiendo visitas de amigos. «Fue totalmente un no-tiempo. Solo existí. Me quitó todo mi maravilloso drama, mi tempestuosidad, mi compasión, mi empatía, todas esas cosas que me llevaron al piano. Me pregunto a mí misma ahora: ‘¿Cómo sobreviviste ocho años así?’. Miro hacia atrás y pienso: ¿qué pude haber hecho durante ese tiempo? Quizá un álbum de Fleetwood Mac o un disco en solitario. Podría haberme casado, haber tenido un bebé o haber adoptado uno. Un consejo: si alguien alguna vez intenta que tomes Klonopin, grita y sal corriendo de la habitación».

Sobre abandonar los escenarios

«Dejar de cantar me mataría. No es solo cantar, es que nunca volvería a actuar, nunca volvería a bailar en los escenarios de todo el mundo. No estoy, a los 72 años, dispuesta a renunciar a mi carrera», contesta al ser preguntada por el miedo que le produce el coronavirus, un temor acentuado porque en 2019 estuvo gravemente enferma de neumonía. «Mi madre estuvo con respirador durante tres semanas cuando se sometió a una cirugía a corazón abierto y se quedó ronca para el resto de su vida».

Sobre la belleza y los retoques estéticos

«Siempre me sentí guapa. Una vez escribí una canción titulada La chica más bonita del mundo, pero nunca salió a la luz. Comenzaba con la frase: ‘Era la chica más bonita del mundo / Pero eso fue hace mucho tiempo’. Y eso es algo que les he dicho a muchos de mis amigos más jóvenes: no importa lo hermosa que seas, vas a envejecer y ya no serás como cuando tenías 25 años». Al ser preguntaba sobre cómo es hacerse mayor siendo un personaje público, Nicks responde: «Déjame decirte que el bótox hace que parezcas de una secta satánica. Solo me lo he puesto una vez y me destrozó la cara durante cuatro meses. Me miraba al espejo e intentaba levantar una ceja y decía: ‘Oh, ahí estás, eres la hija cabreada de Satanás’. Nunca más. Veo mucho las noticias y las presentadadoras también parecen hijas cabreadas de Satanás».

Sobre las parejas con diferencia de edad

«Los hombres no están con mujeres más jóvenes porque quieran tener familia, lo hacen porque necesitan tener una esposa más joven para poder sentir esa pulsión romántica de nuevo. Yo lo hice una vez. A los 50 tuve una relación con un hombre que tenía 30. Era realmente encantador, pero me di cuenta de que yo ya había vivido de los 30 a los 50. No quería volver a vivirlo».

Sobre su independencia

«Mi madre me enseñó que nunca debía depender de un hombre y es algo que me alegra haber aprendido» […] «Soy una mujer independiente y puedo cuidarme sola, y eso no es atractivo para los hombres» […] «Soy una mujer totalmente libre e independiente, y eso es exactamente lo que siempre quise ser».

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa