Sophie: la misteriosa artista que ha protagonizado el desfile de Louis Vuitton

Mantuvo un perfil bajo durante años mientras colaboraba con Madonna, Lady Gaga o Charli XCX. Tras lanzarse en solitario en 2018, con un discurso marcado por el activismo transgénero, ahora se convierte en icono de la mano de la maison francesa.

Sophie Xeon

Vestido de CÉLIA VALVERDE y flor de ORQUÍDEA DRÁCULA. Foto: Kristian Schuller.

Sobre la pasarela primavera-verano 2020 de Louis Vuitton se impuso la estética de la Belle Époque reinventada por la mirada de Nicolas Ghesquière, director creativo de la firma. Pero el espectáculo lo protagonizó la proyección de varios metros de Sophie interpretando It’s ok to cry. Ghesquière la descubrió gracias al músico Woodkid; él encargó la versión del sencillo que pondría ritmo al desfile.

Pese a haber colaborado con algunos de los nombres más relevantes del panorama pop, hasta hace un par de años el rostro de Sophie Xeon (o SOPHIE con mayúsculas) se mantuvo en un discreto segundo plano. Estuvo en producciones de Charli XCX, hizo una colaboración con Camila Cabello, los retoques del Bitch, I’m Madonna mano a mano con Diplo… Pero solo la identificaban los que saben leer la letra pequeña del pop comercial o la música electrónica. Se hablaba de «el misterio del hiperpop» y en alguna ocasión, dejó que un dj se presentara en el escenario mientras ella hacía el verdadero trabajo detrás. Los medios se referían a ella en masculino puesto que su nombre real era de hombre y hasta se le acusó de hacer «apropiación de género» por cantar con voz aguda.

Una proyección de Sophie acaparó todas las miradas en el último desfile de Louis Vuitton en París. Foto: Cortesía de la marca

En 2017 todo eso cambió, SOPHIE se presentó al mundo como lo que es, una mujer transexual y una aspirante a popstar con cara y ojos (y ensortijada melena pelirroja). Mostró sus credenciales con una balada con sintetizadores, It’s ok to cry (el original que ha versionado para Vuitton), y un vídeo en el que mira a cámara desnuda. Desde entonces ha hecho varias actuaciones sonadas (una de ellas en el escenario Red Bull del Sónar) y lanzado un sencillo, Ponyboy, mucho más explícito y trashy y otro, Faceshopping, con la letra «soy real cuando compro mi cara». The Guardian dijo de una de sus actuaciones que «decir que es camp ni siquiera se aproxima» a lo que hace en el escenario. S Moda habló con ella con motivo del estreno de su primer trabajo propio: por teléfono suena muy sobria, meticulosa y un punto a la defensiva. Ni rastro de acento de Glasgow, donde nació en 1986, ni del dialecto pop transatlántico que utiliza cuando canta. En su lugar, afiladas consonantes inglesas.

sophie xeon

Vestido de SAINT LAURENT BY ANTHONY VACCARELLO, medias de WOLFORD, pendientes de OSB VINTAGE y sandalias de L.K. BENNETT. Foto: Kristian Schuller

Se habló mucho de su actuación en el Sónar. ¿Sintió algo especial ese día?

En ese momento sentía muchas cosas, estoy contenta de haber tenido la oportunidad de dejar ir todas esas emociones. Ya había actuado con anterioridad en Los Ángeles, pero sí que tuvo algo de debut.

Ya han pasado unos meses desde que se graduó como cantante. ¿Cómo lo está llevando?

Para ser sincera, no veo un gran cambio respecto a lo que hacía antes. Siempre he pensado en mi música en términos visuales y me he imaginado así mis actuaciones, pero no tenía los recursos.

sophie xeon

«Hay que contar historias trans más diversas». Foto: Kristian Schuller

¿Qué le hizo decidirse a mostrar su cara?

Simplemente, me apeteció.

¿No hubo un momento en que dijera: «Ahora toca»?

No, no hubo un momento consciente y estructurado así.

Había gente que no lo entendía de esa manera. Se hablaba de usted en términos de misterio.

Ese es su problema.

Algunos críticos asumieron que usted era un hombre cisgénero.

La gente no siempre tiene la mejor información sobre los asuntos transgénero. Pero eso dice más sobre la industria que sobre mí.

¿Es por esa razón por la que ahora da entrevistas, porque considera parte de su obligación educar al público?

No. Me ha gustado hablar de mi música y he tenido buenas conversaciones con colaboradores y amigos. Otra cuestión era si lo hacía en público o no. Yo estoy hablando con usted, pero esto será escrito y se leerá. No siempre me ha apetecido pasar por este proceso.

sophie xeon

Americana y cinturón de ADRIANA IGLESIAS, culotte de CALZEDONIA, medias de WOLFORD y tacones de Sophie. Foto: Kristian Schuller

Hábleme de su educación musical. Usted creció en Glasgow…

Buenooo… ¿qué quiere saber sobre eso?

¿Cuáles fueron sus primeras obsesiones musicales?

Siempre me ha encantado la música. Me interesaba el techno y la cultura rave y empecé a trajinar con instrumentos musicales. Estaba hasta cierto punto aislada en mi experiencia. Me sentía más cómoda comunicándome a través de la música pinchando en fiestas, que socializando con el resto de la gente. Y así es como empecé a presentar quién soy y a hablar de mis ideas a través de los ritmos.

¿Así que empezó a pinchar cuando era adolescente?

O antes. A los ocho años. Y luego en bodas. Pero creo que una no siempre se explica mirando a sus raíces familiares. No me identifico con eso. No me interesa en absoluto mirar atrás. Esa es una manera tradicional que tienen los periodistas de explicar las cosas. Pero ese no es mi enfoque y por eso la gente tiene dificultades para entenderlo.

Vale. Hablemos del vídeo de It’s ok to cry. Se muestra ahí sin intermediarios, desnuda y con algún arcoíris detrás. ¿Por qué tenía que ser así esa canción y ese vídeo que le presentaban al mundo?

Era la manera más acertada de reflejar cómo me sentía, pero también es cierto que después lancé Ponyboy, porque no quiero poner tanto peso en cosas como las emociones, el llanto… lo otro es igualmente importante.

¿Quiere decir que no quería presentar la experiencia trans como tragedia?

Es una manera muy limitada y creo que dañina de entender las cuestiones trangénero y estoy muy implicada en cambiar esa percepción.

sophie xeon

Vestido de GUCCI. En las fotos posa con su novia Tzef Montana. Foto: Kristian Schuller

¿Está preparada para ser mainstream?

Sí, cualquiera que haga música debe estar preparado para tener esa ambición, absolutamente. Porque si quieres que se te oiga lo tiene que hacer el mayor número posible de gente. Hacer música pensando solo en un grupo exclusivo se debe al esnobismo, supongo…

Hay algo de eso en la escena electrónica de la que proviene.

¡Oh, sí! Más que suficiente.

En cambio usted ha colaborado con grandes nombres del mainstream. Madonna, Lady Gaga, Charli XCX…

Si quieres que tus mensajes sean importantes, tienes que estar abierto a operar al nivel más alto del mainstream.

¿A qué se dedican sus amigos? ¿Son todos músicos?

Artistas visuales, activistas, gente que trabaja en tecnología, una modelo… una gama amplia. Cuanto más diversas sean las experiencias a las que te abres, más lo hace tu mente y eso se nota en tu trabajo.

Los últimos años han sido importantes para las conversaciones de género. La gente está aprendiendo lo que es ser cis, lo que es el género no binario… ¿Es una era estimulante?

Mmm… Sí, pero es un arma de doble filo, así que tengo una sensación ambivalente. No sé si todo el mundo entiende las complejidades. A menudo los medios están controlados por gente que no ha vivido esa experiencia, que es la que está contando el relato, y eso es un poco peligroso. A veces no han sido muy buenos a la hora de entender la experiencia trans.

sophie xeon

Vestido de DOLCE & GABBANA, pendientes de OSB VINTAGE y flor de ORQUÍDEA DRÁCULA. Foto: Kristian Schuller

Entonces, ¿diría que hay parte de activismo en lo que hace?

Eso puede sonar un poco plano. No es la palabra que usaría, pero la actitud y el mensaje que hay detrás es el mismo, así que… sí, se puede llamar activismo.

Respecto a lo que decía antes, ¿corremos el peligro de creer que porque aparecen más trans en televisión se ha llegado lejos?

Sí, exactamente eso.

¿Entonces qué debería pasar para llevar lo trans al mainstream?

Bueno, lo trans es mainstream y todo el mundo es trans. Lo importante es no ver a la gente como un caso aislado y cambiar las narrativas en torno a lo trans y cómo se presentan. Hay muchos temas que se repiten. El trauma, por ejemplo. Se oyen historias muy unidimensionales.

¿Qué historias le gustaría oír entonces?

Historias más diversas. Gente que llega a esa conclusión de distintas maneras, gente que no se sienta obligada a decir que odia sus genitales. Puede ser cierto para algunos, pero no es cierto para todo el mundo. Relatos más abiertos y libres.

¿Eso va a pasar en los próximos años?

Desde luego voy a intentar poner mi grano de arena. Lo importante es tener el control de tu propia historia y sobrepasar los medios que tienen el poder y que quieren minimizar nuestros esfuerzos reales.

* Este artículo se publicó originalmente el 5 de octubre de 2018 y se actualizó con motivo del desfile de Louis Vuitton.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa