Mito sexual y musa negra de Tarantino: el cine quiere rescatar a Pam Grier

Hollywood llevará a la gran pantalla la brutal vida de la protagonista de Jackie Brown, todo un icono del cine de los setenta. Fue pareja de Richard Pryor o Kareem Abdul-Jabbar y víctima de abusos sexuales en repetidas ocasiones.

Mito sexual y musa negra de Tarantino: el cine quiere rescatar a Pam Grier

Pam Grier protagonizó en 1997 el filme de Quentin Tarantino 'Jackie Brown'. Foto: Miramax

En 1994, el cineasta Robert Zemeckis adaptó la novela de Winston Groom Forrest Gump para convertirla en un taquillazo en todo el mundo. El filme giraba alrededor de la figura inventada de su protagonista, testigo privilegiado de los acontecimientos que marcaron a la sociedad estadounidense durante más de treinta años. Si Pam Grier decidiera contar su historia en una parada del autobús, quienes la escucharan tendrían entonces la misma sensación de omnipresencia, pero aplicado a la cultura afroamericana. Porque antes de que Oprah Winfrey entrara en los salones del país, de que Black Panther se alzara como un fenómeno de masas sin precedentes, de que Viola Davis se llevara un Oscar a casa y Beyoncé renombrara todo un festival (Beychella); la primera mujer negra en reinar en la industria fue ella. Solo que su vida no fue tan dulce como una caja de bombones. Un icono resucitado por Quentin Tarantino en Jackie Brown y que vivió una vida marcada por el acoso y las relaciones abusivas, desde la infancia y hasta en sus relaciones con algunos de los hombres más poderosos de la época. Una superviviente. Hollywood, tan dado a adaptar biografías epopéyicas, quiere contar ahora su historia en un biopic titulado Pam. Todo esto contarán las escenas más impactantes del guión.

A cientos de kilómetros de las colinas de Hollywood, en su Carolina del Norte natal, la tragedia llega por primera vez a la vida de Pam Grier. Según cuenta en la biografía que servirá como biblia al anunciado filme, Foxy: Mi vida en tres actos, con apenas seis años fue violada por dos chicos mayores que ella. Volvería a sufrir otra agresión sexual en la universidad y, aunque no está incluida en el libro por el consejo legal de sus editores, Grier sostiene que existe una tercera, cometida por un jugador de fútbol americano retirado cercano a su familia. Nunca contó nada de lo sucedido. “Mi abuelo nos enseñó a las mujeres las mismas cosas que a los hombres: a cazar, pescar, disparar, conducir un tractor o un barco… Si les hubiera contado lo que me pasó, habrían cazado a los chicos que me hicieron daño. Eso habría destruido mi familia, así que decidí quedarme callada y ver lo fuerte que podría llegar a ser con esa energía dentro de mí”, escribe.

Pam Grier en 1972. La actriz se convirtió en un mito sexual de Hollywood. Foto: Getty

Persiguiendo una carrera en el cine, esta hija de militar llegó a Los Ángeles al cumplir la mayoría de edad y fue contratada como recepcionista de una productora. Siendo todavía una aspirante se enamoró de la futura estrella del baloncesto Kareem Abdul-Jabbar. El ala-pivot de los Lakers era por entonces un prometedor jugador universitario de la universidad de UCLA llamado Lew Alcindor. Fueron pareja durante un par de años hasta que este se convirtió al Islam, con el consiguiente cambio de nombre. Lo siguiente sería un insólito ultimátum, un perfecto chantaje: o se convertía con él o ese mismo día, a las dos de la tarde, se casaba con otra mujer que sí aceptaría. La actriz se negó y Abdul-Jabbar cumplió sus palabras. Subió al altar a la profesora de escuela Janice Brown (después llamada Habiba), con quien tendría tres hijos. Hoy el deportista es uno de los activistas por los derechos de los negros más respetados de todo Estados Unidos.

Tres años después de su llegada a California, en la misma productora en la que consiguió su primer trabajo, Pam Grier se convierte en toda una estrella. Su cara fue la más reconocida de la corriente cinematográfica conocida como blaxploitation, que bajo el amparo de grupos activistas como Los Panteras Negras y el funk como banda sonora, amplió el espectro de filmes creados y protagonizados por negros en los setenta. En películas como Coffy o Foxy Brown, Grier da vida a la primera (anti)heroína negra del género de acción. Personajes fuertes y decididos que se tomaban la justicia por su mano, plantando cara a las mafias y las autoridades corruptas, cuarenta y cinco años antes de que las guerreras de Wakanda se convirtieran en anhelados juguetes de Disney.

Calificada ya de mito sexual en Hollywood, la vida sentimental de la intérprete continuó por un camino tan mediático como trágico, esquivando a todas las estrellas que la consideraban el trofeo más preciado de momento. Sammy Davis Jr, por ejemplo, se obsesionó tanto con ella durante una cena que Grier tuvo que huir de la misma escondida en el asiento de atrás del coche de Liza Minnelli. Su siguiente pareja, el actor Freddie Prinze, era una estrella de la televisión adicto a la cocaína que terminó suicidándose en 1977. Las drogas también supondrían el final de su siguiente relación: esta vez con el célebre humorista Richard Pryor (No me chilles, que no te veo), a quien conoció en un rodaje. La actriz rememora en su biografía una visita al ginecólogo en la que descubrió que tenía una acumulación de cocaína en el cuello uterino y la vagina, potencialmente peligrosa para su salud. Ella no consumía, pero el doctor le advirtió de la epidemia que asolaba Beverly Hills: hombres que se ponían cocaína en el pene para mantener su erección. Pryor estaba inmerso en una espiral autodestructiva que meses después le llevaría a rociarse el cuerpo de ron y prenderse fuego. Poco tiempo antes de eso, la actriz puso fin a una de las parejas más famosas de la década de los setenta. Ya se ha confirmado que el exmiembro de Saturday Night Live Jay Pharoah interpretará al cómico en la película.

Pam Grier junto al humorista Richard Pryor. Foto: Getty

Al igual que ocurre con la mayor parte de actrices que superan la treintena, cuando Hollywood decide sustituirlas por otras más jóvenes, la mecha profesional de Pam Grier se fue apagando paulatinamente. Recluida durante dos décadas en papeles secundarios en películas de serie B y algún que otro personaje episódico en televisión, no sería hasta 1997 cuando un cinéfilo decidió homenajear a uno de los mitos de su adolescencia. Quentin Tarantino, en la cresta de ola tras el éxito de Pulp Fiction, escribió exclusivamente para su admirada actriz (los carteles de sus películas decoraban la oficina del cineasta), la que sería su tercera película como director. La azafata de vuelo y contrabandista Jackie Brown supuso una efímera resurrección de su carrera y una nominación a mejor actriz en los Globos de Oro.

El filme también la llevó a cruzarse con Harvey Weinstein, productor de la cinta. A pesar de que ella asegura no haber sido objeto de ningún tipo de acoso por parte del depredador sexual, el escándalo sí la ha afectado directamente, liquidando la que iba a ser su anhelada vuelta a la primera línea. Pam Grier formaba parte del elenco, junto a Robert De Niro y Julianne Moore, de la serie que Weinstein y el director David O. Russell (El lado bueno de las cosas) preparaban para Amazon Studios. La ficción, con el mundo de la mafia como eje temático, fue súbitamente cancelada este pasado octubre tras conocerse las acusaciones contra el productor. Grier ha mostrado su apoyo a las mujeres que han confesado los abusos y las palabras de referentes feministas como Maya Angelou o Gloria Steinem (íntima amiga de la actriz) le sirvieron de inspiración para plasmar sobre el papel los terribles episodios vividos. En unos meses los veremos también en la pantalla grande, en el filme que según Grier será “desgarrador, crudo, honesto y precioso”. Tanto como su propia vida.

La actriz acompañó a Tarantino en el descubrimiento de la estrella del Paseo de la Fama de Hollywood que lleva su nombre. Foto: Getty

Etiquetas: ,
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa