Edita Vilkeviciute: "Ahora lo bello tiene que ver con la actitud" | Celebrities, Vips | S Moda EL PAÍS

Edita Vilkeviciute: “Ahora lo bello tiene que ver con la actitud”

Frente a las facciones dispares o la tendencia a la androginia, Edita Vilkeviciute sigue defendiendo unos rasgos que parecen cincelados por algún escultor renacentista.

Edita Vilkeviciute: “Ahora lo bello tiene que ver con la actitud”

Cazadora (3.700 €), top (2.490 €) y pantalón de napa (3.300 €), todo de CARMEN MARCH. Foto: Marcus Ohlsson

Leal reflejo del mundo actual, la industria de la moda se polariza también con la elección de las modelos. Hoy triunfan con igual brío tanto los rostros catalogados de ‘atípicos’, como los que cumplen el canon más clásico de la belleza occidental. Edita Vilkeviciute es epítome de este último ideal. Lo sabe, y no tiene intención de cambiar ni un ápice de su imagen: «Siempre he soñado con cortarme el pelo muy corto, ¡pero mi melena es una parte tan fundamental de mí que nunca me atrevería!», confía a S Moda, días después de posar en Berlín para esta revista. Frente a las facciones dispares o la tendencia a la androginia, ella sigue defendiendo unos rasgos que parecen cincelados por algún escultor renacentista.

Camisa de CALVIN KLEIN 205W39NYC (700 €). Foto: Marcus Ohlsson.

Se ha ganado el privilegio de elegir qué camino seguir. Desde que debutara sobre la pasarela de Just Cavalli en 2006, con 18 años, ha hecho todo lo imaginable: campañas, portadas o desfiles para prácticamente cualquier firma de lujo. De Chanel a Giorgio Armani, pasando por Calvin Klein, Givenchy, Céline, Hemès, Miu Miu, Alexander Wang… Del mismo modo ha protagonizado momentos históricos. Recuerda con especial orgullo su primer trabajo para Balenciaga, en la primavera-verano 2008. Una colección con la que Nicolas Ghesquière homenajeaba los estampados florales del creador de Getaria, quizá uno de los desfiles más brillantes de su paso por la maison de origen español. «Fue impresionante ver cómo actuaba el diseñador, me sorprendió la precisión que le pone a su arte», dice.

Top de napa de manga larga de DSQUARED2 (1.050 €). Foto: Marcus Ohlsson

También presenció uno de los regresos más sonados de la última década. Cuando Tom Ford volvió a las pasarelas en 2010, seis años después de su abrupta salida de Gucci, decidió hacerlo con un show ante 100 escasos invitados. Un exclusivo espectáculo en el que las fotografías estaban prohibidas, frente a la exposición inmediata que empezaba a hacerse patente por aquel entonces. Edita compartía backstage con nombres icónicos como Daria Werbowy, Stella Tennant, Marisa Berenson o Amber Valletta. «Ese desfile fue el primero en el que me sentí como una supermodelo. Me dio la oportunidad de experimentar lo que vivían aquellas que me precedieron».

Cazadora (4.985 €) y leggings (4.305 €), ambos de LANVIN, y botines de GEOX (165 €). Foto: Marcus Ohlsson

¿La paradoja? El tejano no solo no logró frenar el ritmo, sino que solo tres semanas después de su evento en Nueva York nacía la disruptiva Instagram, que transmutaría para siempre el sistema acercándolo a la industria del entretenimiento y a una audiencia global. La tecnología es precisamente el elemento que más ha alterado el día a día de la modelo (y del sector en general): «Diría que el cambio más sorprendente es el poder y el impacto de las redes sociales». Pero, al igual que Ford, Vilkeviciute ha apostado por el misterio y el perfil bajo para guiar su trayectoria. La lituana rehúye las entrevistas y ha conseguido llegar a 2018 sin abrirse una cuenta en Instagram. «Cuando tenga una muy buena razón, quizá me haga una». De momento no la ha necesitado. Los castings que seleccionan en función del número de seguidores le son totalmente ajenos.

Cazadora de MIU MIU (c. p. v.), vestido corto
de MAJE (350 €) y botas de GUESS BY MARCIANO (185 €). Foto: Marcus Ohlsson

Lo que no puede negar es que el escenario de trabajo ya no es el mismo sobre el que se estrenó: «La pasarela cada vez pinta menos a la hora de dictar las tendencias. Ahora las encuentras en la calle. Las firmas se inspiran en la gente de a pie, en lo que está pasando en la actualidad, en el momento que vivimos…». Tampoco se ha mantenido la idea de belleza absoluta. «El negocio ha cambiado, pero también lo han hecho las mentalidades. Todo va muy deprisa y paralelamente a esa rapidez hay una gran apertura de mente. Eso hace que exista una nueva visión de lo que es bello. Algo que tiene más que ver con la proyección de una personalidad y una actitud que con unas medidas concretas y unas pautas estándar», opina la maniquí.

Chaleco de PALOMO SPAIN (1.200 €) y pantalón de piel de ELISABETTA FRANCHI (305 €).

Sus inicios suenan similares a los de sus compañeras de promoción: las rubias y etéreas mujeres procedentes de los antiguos países miembros de la extinta URSS que a principios de siglo conquistaron al fashion system, empachado de tops: «Nunca pensé en ser modelo, ni siquiera sabía qué ocupación era esta. Todo fue rápido e inesperado. Me descubrieron en las calles de un pueblo costero en Lituania y solo unas semanas después ya estaba en una producción».

Vestido de piel de SONIA RYKIEL (2.100 €) y botines de GEOX (165 €). Foto: Marcus Ohlsson

La diferencia con sus homólogas es que ella se ha sabido mantener en primera fila 12 años después. Inició sus andanzas en España y en poco tiempo cambió el piano que practicaba a la salida del colegio por un empleo que le permitiría conocer todos los rincones del planeta. «Mi primer viaje al extranjero fue a Barcelona. Creo que fue el mejor lugar en el que podía haber empezado: todo el mundo era muy amable, fácil y divertido».

Minivestido de MIU MIU (c. p. v.) y botas de GUESS BY MARCIANO (185 €). Foto: Marcus Ohlsson

De aquella época conserva muchos amigos y varias prebendas que le permiten saltarse las normas. También tener voz y voto en parte del proceso creativo. «Depende del diseñador y de su carácter, pero tengo mucha experiencia que he ido adquiriendo a lo largo de los años. Algunas tenemos increíbles mentes creativas y hay quien tiene en cuenta nuestra opinión». Quizá por ahí vaya su futuro: «Ya estoy estudiando varios proyectos personales que conjugan perfectamente con mi experiencia y que me mantendrán ocupada y sin parar», contesta escueta y enigmática. Ante el dilema clásico de adaptarse al flujo o nadar contracorriente, Edita Vilkeviciute se enfrenta plantando una férrea oposición. Ante el aluvión de retransmisiones en directo, ella opta por el silencio y el trabajo constante. Porque, aunque no lo muestre en ninguna historia de Instagram, Edita no tiene intención de frenar.

Mono azul marino de HERMÈS (c. p. v.). Foto: Marcus Ohlsson

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa