Unos jóvenes Brad Pitt y Christina Applegate posan en los MTV Awards de 1989. Foto: getty

Christina Applegate: la lucha contra la esclerosis de una actriz icono de los 90

A sus 49 años, la californiana ha anunciado que padece esclerosis múltiple. La ganadora de un Emmy, icono generacional en su adolescencia, atravesaba uno de sus momentos profesionales más dulces con la serie Muertos para mí de Netflix.

La actriz Christina Applegate eligió este pasado 10 de agosto el escaparate de su cuenta de Twitter, sobre el que se agolpan cerca de millón y medio de viandantes digitales, para comunicar públicamente que ha sido diagnosticada con esclerosis múltiple. “Ha sido un viaje extraño. Pero he recibido mucho apoyo por parte de otras personas que conozco y padecen esta misma enfermedad. Ha sido un camino difícil. Pero como todos sabemos, el camino sigue adelante. A menos que algún imbécil lo bloquee. Como dijo uno de mis amigos con esclerosis múltiple, ‘nos despertamos y seguimos las medidas indicadas’. Eso es lo que hacemos”, fueron algunas de las palabras con las que la intérprete, siete veces nominada a los Emmy y ganadora de uno de ellos, informaba sobre su estado de salud y pedía a los medios que respetaran su privacidad.

Applegate se une así a otras actrices como Jamie Lynn Singer (Los Soprano) o Selma Blair en la lista de famosas que conviven con esta enfermedad neurodegenerativa. Precisamente esta última coprotagonizó junto a ella y Cameron Díaz, La cosa más dulce, una infravalorada película de 2002 que se atrevió a darle una vuelta al género de la comedia romántica contando con tres personajes femeninos abiertamente lascivos y dueños de su actividad sexual, características habitualmente reservadas a los hombres en la ficción. Pese a pasar desapercibida en taquilla, abrió el camino a éxitos posteriores como La boda de mi mejor amiga, Y de repente tú o Malas madres –que también cuenta con Applegate en su reparto–, y es hoy reivindicada por medios como Refinery29 como un “filme de culto sobre la amistad femenina gestado por las adolescentes en sus fiestas de pijamas”. Desde su diagnóstico, Selma Blair ha documentado su experiencia conviviendo con la enfermedad, erigiéndose en una valiosa activista mediática. Su compañera le dedicó un mensaje en la red social tras conocer la noticia: “Queriéndote siempre. Siempre aquí. Como nuestros niños. Golpeándonos con su amor”.

Cameron Diaz, Selma Blair y Christina Applegate protagonizaron la comedia ‘La cosa más dulce’. Foto: Columbia Pictures

A sus 49 años, Christina Applegate es una de las caras más habituales y queridas de la televisión estadounidense. Hija de la actriz televisiva de escaso éxito Nancy Priddy y del productor discográfico Robert Applegate, su primer trabajo delante de una cámara tuvo lugar con tan solo cinco meses de vida, en un anuncio de biberones. Sus progenitores se separaron poco después y la joven se convirtió muy pronto en el sustento económico de su madre, apareciendo en series, anuncios radiofónicos y obras de teatro en Los Ángeles. Como no podía permitirse una niñera, Nancy decidió convertir las tablas en guarderías improvisadas y con solo siete años ya había participado en hasta tres producciones del legendario director John Cassavetes. “Para mi madre no fue fácil ser una actriz con problemas para trabajar y criar una niña. Éramos como dos vagabundas, sin saber nunca de dónde vendría el dinero”, revelaba la actriz.

Christina Applegate. Foto: Getty

Cuando apenas tenía 15 años, la californiana fue elegida para dar vida a la mayor de los dos hijos de la miserable familia Bundy en Matrimonio con hijos, una de las ficciones más populares en el mundo entre finales de los ochenta y mediados de los noventa y que se mantuvo diez años en antena. Su papel de Kelly, epítome satírico del cliché de la “rubia tonta”, la catapultó a la fama e hizo de ella todo un “sueño adolescente”, como prueba la mítica escena de Donnie Darko en la que el personaje interpretado por Jake Gyllenhaal habla sobre sus fantasías sexuales con la actriz. Tanto como para volver loco al mismísimo Brad Pitt, que con 26 años bebía los vientos por ella y cuyo corazón fue esta vez el destrozado al ver cómo ella le dejaba por otro, el cantante de heavy metal Sebastian Bach. Fue considerada una de las mujeres “más deseadas” del mundo en 1992 por la MTV, un premio que le arrebató una Linda Hamilton en modo Sarah Connor, y en el que compartía categoría con Kim Basinger o Julia Roberts.

Reparto original de la exitosa serie ‘Matrimonio con hijos’. Foto: getty

Con su melena rubia y su actitud madonniana, se convirtió en la it girl de su tiempo, poniendo de moda prendas características como los crop top florales, las medias negras, los chokers, los pendientes de aro o los vaqueros rotos. “Era la joven más sexy de la década. Solo hay que mirarla: ¡ella era los noventa!”, sostiene The Richest. Después llegaría su papel como la narcisista hermana de Rachel Green en Friends (que le valió un Emmy) o la serie Samantha, ¿qué?, pensada para su lucimiento personal y sacar todo el partido de su indiscutible vis cómica. Su último gran proyecto ha sido la serie de Netflix Muertos para mí, que acaba de congelar la producción de su tercera temporada tras conocer la situación personal de su estrella.

Su rol en la ficción, calificado como el mejor de toda su carrera, volvió a situarla en la primera línea de la industria, haciéndose merecedora de sendas nominaciones a mejor actriz en los Emmy y los Globos de Oro. La serie, en la que también ejercía labores de producción, suponía su renacer tras varios años apartada de la primera línea por cuestiones de salud. En abril de 2008 le fue diagnosticado un cáncer de mama y se sometió a una doble mastectomía para evitar una recaída. “Lloro al menos una vez al día al respecto porque es difícil pasarlo por alto cuando estás parada frente al espejo. Cuando miras hacia abajo, es lo primero que ves… Es un recuerdo constante del cáncer que tuve”, contó en el programa de Oprah Winfrey.

Applegate protagoniza junto a Linda Cardellini la serie ‘Muertos para mí’. Foto: Netflix

Una vez superado, en 2011 y con 39 años, fue madre por primera vez de una niña llamada Sadie Grace, fruto de su matrimonio con el rockero holandés Martyn Lenoble, el segundo para ella. En 2017 explicó a la revista Today que se había extirpado los ovarios y las trompas de Falopio como medida preventiva. “Mi prima murió de un cáncer de ovarios en 2008. Yo podía prevenir eso. Así es cómo he tomado el control de todo. Es un alivio”. A tenor de la ola de solidaridad y ánimos que ha despertado su última confesión en Twitter, con más de 55 mil ‘me gusta’ y subiendo, los fans de su trabajo pretenden devolverle con aliento la huella que Applegate dejó en ellos.

La californiana fue considerada una de las mujeres más deseadas de Hollywood a principios de los noventa. Foto: Getty

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa