“No voy a interpretar a una bomba sexual porque no dignifica mi género”

Cecilia Suárez, la divina pija de ‘La casa de las flores’, es una embajadora de la ONU comprometida con la mujer.

Cecilia Suarez

Falda morada de encaje y top blanco de flores verdes, todo de SANDRO. De venta exclusiva en Las Rozas Village y La Roca Village. Foto: Foto: ximena garrigues y sergio moya. Realización: natalia bengoechea

Gira la cabeza, nos saluda y rápidamente percibimos sus modales exquisitos, que entreteje con expresiones de cortesía y modismos locales. Todo muy al estilo mexicano. Capaz de convencernos de que las pijas pueden ser comprometidas, de que se puede llevar el género culebrón a su expresión más cool y responsable de convertir en fenómeno viral la dicción pausada y sobreactuada de su personaje en La casa de las flores (Netflix), Cecilia Suárez es mucho más que Paulina de la Mora. Conozcamos a la madre entregada, a la actriz implicada y a la mujer que ejerce con idéntica coherencia como embajadora de la ONU o madrina de un centro comercial, motivo que la ha traído estos días a Madrid. «Así es, he tenido el honor de amadrinar el tradicional encendido de luces navideñas que se hace de forma simultánea en Las Rozas Village, en Madrid, y La Roca Village, en Barcelona. Me ha parecido un acto muy cálido y una forma muy bonita de hacer, como dirían los gringos, ese kick off a la Navidad».

¿Se considera una compradora compulsiva?

En absoluto y, además, cada vez compro con mayor detenimiento, pensando antes si de verdad lo necesito. Apuesto por cosas que duren, que sea posible conservar en el tiempo.

Su personaje en La casa de las flores, Paulina de la Mora, se ha convertido en un icono de moda gracias a sus looks monocolor y sus outfits de working girl. ¿Cómo es el estilo de Cecilia Suárez?

Me gusta la ropa, me parece una expresión importante, un espacio creativo, y la disfruto. Eso sí, mi estilo pasa por la comodidad, solo así me siento yo misma. En las Rozas Village y La Roca Village he visto una oferta increíble en la que puedes encontrar prendas para toda la familia. Me gustaría volver en primavera.

¿Y cómo vive el momento alfombra roja?

Ahí tengo oportunidad de jugar porque puedes hacer cosas más extremas… aunque sigo considerando los tacones como un acto más de violencia de género porque atentan contra nuestro cuerpo. Son bonitos, pero tenemos que reconciliarnos con una verdad absoluta: no nos hace más bellas.

En ese aspecto coincide con su alter ego. Paulina apuesta por oxfords, cordones, mules y mocasines. Tan solo en una secuencia del último capítulo la vemos encaramada a unos stilettos.

Fue una percepción de la estilista… y yo la amo por ello. Esa apuesta habla del personaje desde un lugar que corresponde a lo que ella es: Paulina está todo el día resolviendo, no tiene tiempo para ir en tacones.

A diferencia de las telenovelas clásicas, la serie es muy coral… Sin embargo, su personaje eclipsa al resto y se ha convertido en la verdadera estrella. Paulina es carne de spin-off.

No, no. Me encanta que se vea al personaje así, pero no creo mucho en los spin-off y ella pertenece a ese universo coral, se construye a través de los otros.

Cecilia Suarez

Camisa semitransparente de flores de SANDRO. Foto: ximena garrigues y sergio moya

Como una familia. La serie ha roto muchos tabúes y, de forma espontánea, la opinión pública la ha convertido en abanderada de causas como la bisexualidad, el transformismo, etc. ¿Le ha sorprendido?

A mí lo que me llama la atención es que sigan siendo temas tabú cuando no tendrían que serlo y agradezco que Manolo Caro, su director, hable abiertamente sobre las cosas que le preocupan y ocupan. Nos toca a todos hacer coro a esa conversación que él está abriendo.

En apenas unos meses, además de La casa de las flores, otras dos producciones originales de Netflix, El Chapo y Luis Miguel, han puesto la ficción mexicana en el punto de mira en todo el mundo. ¿Por qué cree que han coincidido y qué papel cree que ha jugado la plataforma?

América Latina tiene muchas cosas de que hablar y sin duda el alcance y la inmediatez de Netflix ha sido crucial. Ellos han transformado la industria del entretenimiento con una visión clarísima de lo que es el mercado global. En México no sé decirte el número de producciones que van a lanzar y acá ¿qué?… si acaban de abrir unos estudios en Madrid.

Travestis cantando la Maldita primavera de Yuri, Verónica Castro trapicheando con drogas, un extransexual y la salida del armario más accidentada de la pequeña pantalla. Todo ese universo camp de La casa de las flores ha acuñado un nuevo género: el culebrón milénico. Todo muy revolucionario, ¿no le parece?

La casa… ha tocado ese lugar donde las telenovelas debieron haber ido para evolucionar y no lo hicieron. El melodrama en general y la telenovela en particular es un género indiscutiblemente latinoamericano que a nosotros que hablamos español nos toca una fibra que tiene que ver con nuestra idiosincrasia, con nuestra manera de ver la vida, se comunica directamente con nuestra sensibilidad… y no temerle a ello y retomarlo para voltear ese discurso merece que todos hagamos un alto para observar el trabajo del director. No sé si para bien o para mal, pero las telenovelas nos han educado sentimentalmente durante años. Mi generación se alimentó de eso mientras crecía.

Sincérese. Cuando Netflix le instó a que no hablase con la peculiar dicción pausada de su personaje fuera del plató… ¿suspiró de alivio?

Lo agradecí y lo sigo agradeciendo tanto… es una forma de preservar el personaje en el corazón de todos. Especialmente en el mío, porque la petición empezaba a ser muy insistente: cada vez que acudía a un evento o presencia pública era reiterativo. Esta decisión respeta al personaje y lo mantiene en el universo al que realmente pertenece.

¿Qué supone Paulina en su carrera?

No lo sé, tendría que mirarlo con un poco más de distancia. Todavía me quedan dos temporadas más de trabajarlo [comienzan a rodar a primeros de año].

¿Se siente abrumada, quizá?

Agradezco que me haya tocado vivir esto a una edad en la que me siento madura como actriz y como mujer y en la que esa veteranía me permite entender que todo lo que sube, baja. Estamos un ratito haciendo esto. Hay que disfrutarlo y dejarlo ir.

Fue la primera mujer de habla hispana en ser nominada a un Emmy y ha logrado popularidad global entonando de forma cantarina Olvidé cancelar el mariachi. ¿Le escuece en algún rincón de su prurito profesional?

No, cada cosa tiene su momento y cuando sucede es el preciso y el único para ello. Además, no considero ningún papel más importante que otro.

Ha trabajado a las órdenes de Tommy Lee Jones y James L. Brooks y compartido cartel con Anne Bancroft, Harvey Keitel, Téa Leoni… Después volvió a México. El viaje al sueño americano vino con billete de vuelta, ¿por qué?

A pesar de que los americanos me han tratado siempre muy bien y les debo mi educación como actriz, ya que me formé allí, me topé con que la realidad de las actrices latinas nos englobaba en una perspectiva que no comparto, absolutamente chata y que no implicaba un reto a nivel de interpretación. Las oportunidades que me llegaban desde México encajaban más con las necesidades que yo tenía como artista.

Cecilia Suarez

Traje negro con flores de ESCADA y camisa de flores de SANDRO. Todos los looks son de venta exclusiva en Las Rozas Village y La Roca Village. Foto: ximena garrigues y sergio moya

¿Le costó mucho tomar la decisión?

Con la madurez te pesa menos tomar estas decisiones: decir claramente no voy a hacer de bomba sexual, no voy a hacer algo que no dignifique a mi propio género y a mi propia gente… a mí no me llamen al casting para eso… Permite un diálogo con ellos muy honesto, abierto y mucho más fructífero.

Y ¿España? La amistad tan especial que tiene con Paco León… ¿podría dar sus frutos?

Adoro a Paco. Y ¡ay!, me encanta este país: aquí tengo amigos y familia. Y, aunque no se sabe, tengo pasaporte español. Es una raíz que no he explorado lo suficiente y que me encantaría explorar, claro.

¿Qué relación tiene con actrices españolas que también iniciaron la aventura hollywoodense?

Con Paz Vega trabajé en dos películas y es encantadora y aunque a Penélope Cruz no la conozco, coincidimos en el casting de Spanglish, con Jane Fonda. Es una actriz extraordinaria.

Este verano España ha descubierto dos monstruos de la interpretación mexicana: a usted y a Diego Boneta, protagonista de Luis Miguel. ¿Ha hablado con él de este boom mexicano que estamos viviendo aquí?

Estamos ambos muy agradecidos. Somos muy amigos y lo admiro. Además, y lo tengo que mencionar, esa serie es lo más grande de la mano de un actor tan potente como es Óscar Jaenada, por el que ustedes los españoles tienen que sentirse sumamente orgullosos.

Usted incluso colgó en Instagram una foto con una camiseta que rezaba «Odio a Luisito Rey», el personaje que interpreta Jaenada en la serie.

Es lo máximo, lo he conocido hace poco, coincidimos en un premio, y me pareció un tipo excepcional. Me emocionó Cantinflas y estoy deseando ver Camarón.

Es una persona muy comprometida con los derechos de la mujer. ¿Qué causas abandera?

Soy embajadora global de la ONU en la iniciativa Spotlight, un estímulo económico para países que viven la terrible realidad del feminicidio y entre los que, lamentablemente, está mi país. Llevo mucho tiempo metida en temas ecológicos; considero a Greenpeace mis maestros respecto al activismo. También llevo ocho años colaborando con un proyecto de parto humanizado para que las mujeres mexicanas puedan parir como ellas decidan.

¿Cómo fue su debut en la maternidad?

Mi parto fue bellísimo… en agua y sin una sola droga en el cuerpo, fue un acto revolucionario y lo que me llevó a hacer este proyecto con un grupo de mujeres en la Ciudad de México.

¿Qué opina de lo que está pasando en su país con la frontera con Estados Unidos? O igual no le apetece hablar de Trump…

Me parece muy pertinente tu pregunta, lo que pasa es que ese señor no tiene remedio. Es un punto bajo, una vergüenza para los gringos haberle elegido.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa