La cruel historia de cómo el cine jubiló a Anna Chlumsky, la prometedora niña de ‘Mi chica’, con 16 años

Anna Chlumsky se convirtió en una estrella internacional con solo 11 años por su papel de Veda en el melodrama que coprotagonizó junto a Macaulay Culkin. Después de desaparecer por completo de Hollywood, disfruta de una lenta, pero imparable, resurrección profesional.

Chlumsky y Culkin protagonizaron este clásico del cine de los años noventa. Foto: Columbia Pictures

Mientras Macaulay Culkin le rompía el corazón, ella encogía el de los espectadores de varias generaciones reclamando las gafas de su malogrado confidente. El estreno del popular melodrama noventero Mi chica, sobre dos amigos preadolescentes que durante el verano de 1972 deben lidiar con los rigores del salto a la vida adulta y su relación con el amor y la muerte, convirtió a sus jóvenes protagonistas en dos estrellas incontestables de Hollywood. Pero mientras conocimos al detalle las controvertidas andanzas del popular Culkin; Anna Chlumsky, la verdadera estrella y revelación de la película, no volvió jamás a disfrutar de las mieles de la fama. ¿Qué fue de ella?

A los 39 años, Chlumsky tiene claros los motivos de su súbita volatilización de la industria, cuando era una de las grandes promesas de la meca del cine. “Entré en la pubertad y ya no era mona en pantalla”, afirmó en una entrevista con la BBC la intérprete natural de Chicago, admitiendo que su retiro prematuro no fue voluntario sino forzado. Después de Mi chica y su secuela, una Chlumsky ya en plena adolescencia fue rechazada en decenas de audiciones, entre las que se encontraba la de un prometedor proyecto llamado Parque Jurásico. “Esas negativas dejaron huella en mí porque cuando eres adolescente es menos divertido que te digan que ya no gustas”. Cansada de que los directores de casting le cerraran las puertas decidió tomarse un descanso indefinido.

Tres décadas después de ‘Mi chica’, Chlumsky ha vuelto a brillar en Hollywood. Foto: Getty

Chlumsky, con 16 años, estaba jubilada de una industria en la que había empezado como modelo infantil con apenas diez meses de vida. Después de protagonizar un taquillazo que recaudó más de 120 millones de dólares, volvió a ser una estudiante anónima y pensó que jamás volvería a ser actriz. En la universidad de Chicago se licenció en Estudios Internacionales y conoció al que sería su marido y padre de sus dos hijas, Shaun Ho. Se mudó a Nueva York y entró en el mercado laboral de la mano del mundo editorial: como crítica gastronómica –su padre es chef– en una guía de restauración y como asistente editorial para HarperCollins, especializada en el género de la fantasía y la ciencia-ficción. “Me pasaba todo el día con princesas, alienígenas y duendes”, explica. Pese a su trabajo en el sello, Chlumsky no se sentía realizada y, motivada por las obras de Broadway que devoraba como espectadora, decidió apuntarse a clases de interpretación y darle una nueva oportunidad al oficio de su infancia.

No tardó en recuperar la forma. En 2007 comenzó a conseguir pequeños papeles en series de televisión y su encuentro poco después con el prestigioso guionista Armando Ianucci cambió para siempre su suerte. El escocés contó con ella para formar parte del reparto de In the loop, sátira política que se convertiría en una de las películas más alabada por la crítica en 2009. Tres años después, volvió a llamarla para ofrecerle formar parte del reparto de la serie Veep. Chlumsky ha dado vida a la jefa de gabinete de la vicepresidenta de Estados Unidos interpretada por Julia Louis-Dreyfus durante las siete temporadas emitidas por HBO de una de las comedias más celebradas de la televisión reciente. Un trabajo que ha hecho merecedora a Chlumsky de hasta seis nominaciones a mejor actriz de reparto en los premios Emmy y, pese a lo pedregoso del camino, ha terminado situándola en el lugar en Hollywood que anticipaba su meteórico comienzo.

La actriz ha puesto en práctica sus estudios universitarios en la serie ‘Veep’. Foto: hbo

Pese a lo cinematográfico de su historia de redención, para ella, los vaivenes de su trayectoria en el show business no están alejados de lo que vive cualquier veinteañera que busca su camino durante años y, con fortuna, termina encontrándolo. “Me alegro de haber dado ese paso a un lado. Me dio la perspectiva que necesitaba para volver por todas las razones correctas”, manifestó en una entrevista con la edición estadounidense de Esquire.

Una vez finiquitada Veep, lo próximo en su carrera será un papel protagonista una de las series más esperadas de 2021: Inventing Anna, producida por la todopoderosa Shonda Rhimes (Anatomía de Grey). La ficción de Netflix contará la historia real de Anna Delvey, una joven rusa de origen humilde que con solo 26 años logró codearse con las élites de Manhattan haciéndose pasar por una adinerada heredera alemana y tejiendo una red de mentiras que acabaría llevándola a prisión. Chlumsky interpretará a un trasunto de Jessica Presler, la periodista del New York Magazine que destapó buena parte del caso y que también firmó la historia de otro éxito reciente, el de la película Estafadoras de Wall Street. Si la intérprete busca documentación para afrontar el personaje, quizá pueda pedirle consejo a su antiguo compañero de reparto Macaulay Culkin, uno de los amigos más cercanos de la estafadora ahora entre rejas.

La intérprete de Chicago ha vuelto a brillar en la alfombra roja en los últimos años. Foto: Getty

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa